En Pamplona… La Presidenta Ana Elizalde y las orejas de las maravillas

Pamplona. Domingo 10 de Julio, 2022. Sexto festejo de la Feria del Toro. Lleno. Toros de La Palmosilla, correctos en presentación, no pelearon en caballos -se estrellaban en el peto y quedaban a dormir el sueño de los justos-, pero tuvieron movilidad.

Rafael Rubio Rafaelillo: Dos orejas y oreja.

Manuel Escribano: Dos orejas y vuelta tras petición y aviso.

Leo Valadez: Dos orejas y silencio tras aviso

__________________________________

El humano es un ser que está constantemente en construcción, pero también, y de manera paralela, siempre en un estado de destrucción”: José Saramago

  • Advertencia: Siempre es oportuno advertirle tanto a ganaderos como a toreros que esta crónica no es apta para ellos, porque aquí no aparecerán ni los falsos elogios ni las inútiles justificaciones para acomodar todo en una artificiosa ficción y así dañar al arte del toreo. Para ello, existe la prensa corrupta, la que enaltecerá el engaño e intentará convencer a la buena fe de los lectores de lo que no ocurrió en el redondel. Bajo advertencia… no hay engaño.

Este domingo en Pamplona el protagonismo no recayó en los toreros ni en el toro -como debería de ser-, sino en una risueña, graciosa, alegre, dicharachera Concejala, impuesta como Presidenta del festejo. Sí, Ana Elizalde, quien cada vez que los toreros acababan sus faenas ondeaba el blanco pañuelo como si estuviera en el país de las maravillas.

No. No había un sustento real para sacar tantas veces el blanco pañuelo, pero la Concejala hecha Presidenta, estaba feliz, muy feliz.

Qué le vamos hacer.

La primera parte de la corrida dio tantas orejas, pero tantas orejas, que con ello devaluó el sexto festejo y lo convirtió en la mejor representación del país de las maravillas.

La divertida asistencia disfrutaba de todo, reía al ver cómo podía hacer que una Concejala se moviera como si estuviera en Disneylandia.

Increíble, pero cierto.

Hasta que alguien, posiblemente, le debió haberle hecho entrar en cordura y fue cuando comenzó a medir su desatada euforia a partir del quinto toro; no obstante, ya era demasiado tarde había convertido la corrida en la tierra del nunca jamás.

Al margen de este lamentable hecho, hubo un cumplidor encierro de La Palmosilla, que si bien es cierto, no peleó en caballos, tuvo casta y su bondad -por no decir buena mansedumbre-, ya que mostró obediencia sin chistar.

Por supuesto, que el verdadero toro, el toro bravo, no es obediente ni una dulce ovejita. El toro bravo pelea y cuando el torero se impone sigue peleando para ir a más.

No fue el caso, han sido toros con movilidad franciscana que permitieron estar a gusto a los toreros, bueno, un poco menos a Rafaelillo su segundo; pero no fue porque el toro resultara complicado ni mucho menos, sino por un exceso de confianza que dio paso a un error, que por fortuna no llevó a más tras ser cogido con fuerza inaudita el torero. Según se dijo, algún dolor en la zona lumbar por lo que pasó, después de terminar su faena, a revisión a la enfermería y se vio todo normal.

La historia de este cuarto toro -segundo- de, Rafaelillo, dio inicio al ver la notable obediencia del astado. Así consumó una faena plena de tranquilidad, correcta y pulcra. Y cuando conducía al toro por el lado natural, dejó tremenda luz que hizo voltear la mirada del toro topándose con el cuerpo del toreo, al que encunó y le dio feos y fortísimos guantazos.

__________________________________

___________________

__________________________________

Por fortuna, como ya escribí, sin consecuencia.

Después de ser auxiliado y recibir breve asistencia, regresó al redondel para continuar la faena, dejando una estocada trasera baja. La conmovida masa pidió una oreja, la alegre y generosa Presidenta, de inmediato la concedió.

Con su primero que marcó el regreso de, Rafaelillo, a Pamplona después de la grave cornada que tuvo justo aquí, ha estado bien. Su toro no había peleado en varas, pero tuvo movilidad. Y en este contexto, después de haber brindado su faena al equipo médico, estuvo muy digno.

__________________________________

__________________________________

Siempre adelantándose a las intenciones del toro que tuvieron tintes de violencia, además de conseguir series pulcras y plausibles, que indudablemente han sido del gusto de la asistencia. Tras estocada caída el público pidió una oreja, pero la generosa Presidenta del país de las maravillas, juzgó que lo correcto era una más, como si tratara con ello de darle una feliz bienvenida a casa.

Y así fue.

Manuel Escribano como siempre fue a recibir a sus toros hincado y cerca de la puerta de toriles, bueno, en el tercio próximo. Una larga cuando el toro estaba pasando, otra más al hilo de las tablas, y luego algunos lances. El toro -segundo del festejo- tampoco peleó en varas.

Debe quedar claro que una cosa es llegar y estrellarse en el peto y otra cosa, es llegar, al peto y ponerse a pelear. Aventar cornadas arriba del peto, es defenderse para deshacer el encuentro y buscar la salida hacia la ganadería.

Bien, después de recordar esto… continuamos con nuestro periplo por el festejo.

Manuel invitó a Leo Valadez a banderillear, y los pares del anfitrión quedaron a toro pasado, el primero al cuarteo y su segundo que fue al violín; mientras que Leo, impuso uno correctamente.

__________________________________________

__________________________________________

Pasados los trámites del segundo tercio, Manuel, se fue a los medios, citó al toro que se fue de largo, y consumó un cambiado por la espalda a prudente distancia porque se movió. El toro, como era de esperarse, se fue viniendo poco a poco a menos, se observó deslucido y el señor Escribano le hizo faena correcta.

Sí, una faena sin grandes alcances arquitectónicos, pero que cumplía cabalmente su misión de torear bien. Puso punto final con una estocada tendida y caída, y tras claudicar el de La Palmosilla, la maravillosa Presidenta sacó sus mágicos pañuelos y así las estadísticas del señor Escribano sumaron dos más.

Con su segundo, también fue a recibirlo a porta gayola. La larga cambiada le resultó mejor, al igual que le siguiente al hilo de las tablas, aunque los lances parecieron de mero trámite. Su toro para variar no peleó en varas, durmió en el peto. Banderilleó con más voluntad que certeza.

Con pases cambiados por la espalda, ajustados, dio inicio a su faena a donde acudió con docilidad el de La Palmosilla. Prosiguió con la mano derecha en bien logradas series por la inequívoca bondad del bovino.

Intentó con la zurda, pero ahí el toro, se resistió a acudir con franqueza.

El de La Palmosilla se acabó, Escribano, se había pasado de faena y era obvio que el burel no le iba a responder. Así que todo quedó en un pinchazo y en estocada trasera.

Hubo petición de la alegre concurrencia, pero en esta ocasión y ante la sorpresa generalizada, la generosa Presidenta, decidió negarla, por lo que fue protestada. No se puede ser manga ancha y luego la reminiscencia de la implacable verdad. Dio vuelta Manuel.

Ahí estaba el hidrocálido, Leo Valadez. Le correspondió el tercero, un manso deslucido al que recibió con lances cumplidores. El toro cumplió en el caballo sin más. Como quite aparecieron unas zapopinas nerviosas, a las que les faltó la necesaria paz espiritual, para recortar con un manguerazo de Villalta.

Voluntarioso estuvo el joven Valadez con la muleta. Así que inicio se puso de hinojos para aparecer un molinete seguido de un pase con la derecha y, de pronto, cuando se esperaba que prosiguiera… se incorporó.

El toro atendió con obediencia a sus invitaciones para ir a su muleta, aunque lo hizo con evidente deslucimiento y sosería. Finalizó con manoletinas rodillas entierra que dieron el paso a una entera tendida que fue suficiente y la mágica y maravillosa Presidenta del país de las maravillas, también le regaló dos orejas.

__________________________________

__________________________________

Salió el sexto para el entusiasta, Leo, quien lo saludó con lances que no pasarán a la historia. El toro -como sus hermanos del festejo- llegó al peto y no peleó. Leo quiso animar a la alegre concurrencia que comenzaba a ser presa del aburrimiento, así que puso banderillas pero desacertadamente.

Inició con pases por abajo que no consiguieron domeñar la desordenada embestida. A la mano derecha fue protestando, mientras que al lado natural, con la cara alta y deslucido. Leo insistió conduciendo a la faena a lo anodino. Volvió a intentar levantar los decaídos ánimos, por lo que como epílogo hizo joselillinas. Empuñó la espada dejando medía casi baja, cuatro descabellos y todo quedó en el silencio.

Al final, cuando veíamos retirarse a los toreros en volandas acompañados por el Mayoral de La Palmosilla, deseamos con vehemencia que visiten la autocrítica, con el fin de que construyan un futuro mejor; y no lo destruyan con el espejismo del engaño.

¡Dígase la verdad… Aunque sea motivo de escándalo!

___________________________________________

___________________________________________

Notas relacionadas

Entrar a leer y ver al primer encierro con toros de Núñez del Cuvillo 

Entrar a leer y ver al segundo encierro con toros de Fuente Ymbro

Entrar a leer y ver al tercer encierro con toros de José Escolar

Entrar a leer y ver al cuarto encierro con toros de La Palmosilla

Entrar a leer y ver al quinto encierro con toros de Cebada Gago

Entrar a leer y ver al sexto encierro con toros de Jandilla

Entrar a leer y ver al séptimo encierro con toros de Victoriano del Río

Entrar a leer y ver al octavo encierro con toros de Miura

_________________________

Entrar a leer la crónica del 5 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 6 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 7 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 8 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 9 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 11 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 12 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 13 de julio 2022

Entrar a leer la crónica del 14 de julio 2022

___________________________________________

@PERIODISTAURINO  

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

___________________________________________________________________________