En Sevilla… Tomás Rufo hizo lo más sólido; lo demás sólo un espejismo

Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Viernes 23 de septiembre de 2022. Primera de la Feria de San Miguel. Cerca de dos tercios de entrada. Toros de Hermanos García Jiménez y Olga Jiménez -que hizo 6º-. Muy justos de presencia en su conjunto; primero y cuarto, auténticos pequeñajos, con estentórea sospecha de cornicure. Mansos, descastados, debiluchos, sosos y deslucidos. El cuarto tuvo en medio de su invalidez, un lento caminar, pero nada sobresaliente.

Morante de la Puebla: Ovación y oreja tras aviso.

Juan Ortega: Silencio y silencio.

Tomás Rufo: Ovación y silencio.

Detalles:

El gran José Antonio Carretero después de que claudicó el sexto se ha cortado el añadido, siendo testigo del hecho su hermosa hijita.

Tomás Rufo le rindió emotivo homenaje al brindarle la faena del sexto.

Después de banderillear al tercero, han saludado Sergio Blasco y Fernando Sánchez.

__________________________________

Si pasas por el infierno, sigue adelante”: Winston Churchill

  • Advertencia: Siempre es oportuno advertirle tanto a ganaderos como a toreros que esta crónica no es apta para ellos, porque aquí no aparecerán ni los falsos elogios ni las inútiles justificaciones para acomodar todo en una artificiosa ficción y así dañar al arte del toreo. Para ello, existe la prensa corrupta, la que enaltecerá el engaño e intentará convencer a la buena fe de los lectores de lo que no ocurrió en el redondel. Bajo advertencia… no hay engaño.

Toda apreciación que uno tenga, siempre debe tener un sustento. Por ejemplo, lo ocurrido en el coso sevillano al pretender hacer de Morante el espejismo de arte, cuando de eso… nada existió esta tarde.

Este tipo de situaciones, comportamiento de los públicos tienen como todo en la vida una explicación:

El fenómeno de la sicología de masas, puede producir a un conglomerado percibir como supuesta verdad algo que está alejado de la realidad. El sociólogo Gustave Le Bon, comentó al respeto, “Con relación a la exageración y la ingenuidad de los sentimientos de las masas. Tanto si los sentimientos exhibidos por una masa son buenos o malos, en todos los casos presentan el doble carácter de ser muy simples y muy exagerados. En este aspecto, como en tantos otros, un individuo en una masa se parece a los seres primitivos. Incapaz de distinciones sutiles, percibe las cosas como un todo y se vuelve ciego ante las gradaciones intermedias. La exageración de los sentimientos de una masa aumenta por el hecho de que cualquier sensación, una vez exhibida, se comunica muy rápidamente por un proceso de sugestión y contagio, aumentando considerablemente su fuerza por la evidente aprobación de la cual es objeto”.

Que por otra parte, si se equivoca el público, está en todo su derecho; ya vendrá la reflexión y se dará cuenta que todo fue un simple espejismo.

Justo en esta sentencia pensaba cuando veía pasarse a su animalito a, Morante de la Puebla, sobretodo su segundo; un animalillo que desde salida mostró su mansedumbre, descastamiento e invalidez. Su caminar era lento por consecuencia necesaria, no peleó en caballos y mientras la concurrencia pedía se cambiara, el único que se resistía a ello, fue, Morante.

Era lógico, desde que salió de toriles observó que el pequeñajo con escandalosa sospecha de cornicure, se movería con suma lentitud por su evidente invalidez y con este inadmisible defecto podría acompañar, sin fatigarse, su caminar.

_______________________________

_______________________________

Morante carece de mando y aguante, y tenía justo ahí esa “alma de Dios” casi en etapa mortuoria.

Y así lo hizo.

Morante se volvió un acompañante del caminar de un inválido y la gente supuso que eso era sinónimo de arte.

Bueno, lo supusieron los casi dos tercios de entrada, se veían muchas calvas, como dicen en España, en los tendidos. La mayoría del gran público ya no está dispuesto desde hace varios años a que le vendan espejitos, y por eso no fueron en gran cantidad.

Resultaba una vergüenza, una auténtica vergüenza ver la escena que producía Morante y el pequeñajo que hizo cuarto, que tenía frente a él y que apenas podía mantenerse en pie.

No dejó nada para el recuerdo al inicio con la capa, y después del simulacro en los quites, pasó -que no es lo mismo que torear- al pequeñajo en dos chicuelinas porque el torillo iba despacio, no obstante, en la tercera, al no tener mando se revolvió y se fue contra Morante. Sin embargo, la gente, que veía todo maravilloso, le coreó hasta eso.

_______________________________

_______________________________

La faena fue insustancial con pases que no acababan el trazo, en algunos le alcanzó la muleta el torillo y en otros iba contra el torero. Pero… el pequeñajo no podía ni con su alma, así que iba con sumisión franciscana poco a poco; lo que posiblemente, la gente supuso que eso era torear con despaciosidad, pero… no.

El pequeñajo caminaba lento, no por el torero, sino por la invalidez manifiesta que tenía y le impedía ir a más.

La gente estaba percibiendo como verdad algo que no estaba ocurriendo, y esto ocurre en la sicología de masas, tergiversar la realidad.

Cuando pase el tiempo y vuelvan a ver la faena con tranquilidad, incluso no con crítica, sino simplemente con tranquilidad, descubrirán que no fue todo lo que supusieron.

El arte es algo mucho más complejo, intenso y natural que lo que hace Morante.

Para empezar, algo que exige el arte es la irrevocable verdad, incontestable honestidad y absoluta sinceridad.

En la tauromaquia para que pueda producirse el arte se requiere necesariamente del toro bravo, que es el que le da razón de ser como arte; y ese elemento imprescindible, el toro bravo y encastado, no fue invitado en este festejo.

Puede haber sido una parodia, un simulacro, pero nunca una aportación artística.

Dejó dos pinchazos y una estocada casi baja, y así le regalaron inmerecida oreja.

Con su primero, algunos lances estropeados y dos recortes que ahora mismo cualquier novillero los realiza infinitamente mejor. La faena le faltó dimensión, un prólogo contundente para ahormar la cabeza que la llevaba suelta y una estructura contundente. Y nunca apareció porque ese aguante y ese mando no existen en Morante y, por ello, no puede conseguir faenas que vayan a más, cuando el bobitoro no aparece en el redondel.

_______________________________

_______________________________

Quien sí estuvo muy bien, fue Tomás Rufo, un joven de reciente alternativa, pero que ha ido evolucionado, y se hace necesario que ya deje este tipo de carteles con los figurines, porque no le aportan nada para enriquecer a su tauromaquia.

Tomás tiene poder, aguante, mando y dominio, y lo enseñó con creces con su primero; sin embargo, el público estaba pensando en, Morante, y no comprendió en toda su dimensión lo que hizo el joven Rufo.

Se fue a los medios con un toro que parecía no acudiría, le citó y de inmediato la mano diestra comenzó a mandar y templar, dejando una primera serie contundente, que seguiría en ese mismo nivel con otras dos, justo al rematar la tercera, la mansedumbre del toro provocó que ahí comenzara a intentar huir.

_______________________________

_______________________________

Vino la mano izquierda y le costó acudir al toro, yendo soso y deslucido; Tomás porfió pero el toro huyó y buscó el refugio de las tablas, y ahí justamente apoyado en las tablas, tuvo que oficiar la suerte suprema, después del pinchazo una entera, para escuchar ovación.

El sexto fue otro manso de solemnidad, hubo evidente esfuerzo del torero, pero cuando no se puede a pesar de la notoria disposición, no se puede y lo demás resulta imposible.

_______________________________

_______________________________

Estuvo, Juan Ortega, con dos toros que no sirvieron para nada, y a Juan esta tarde le faltó más.

_______________________________

_______________________________

Al final, la gente festinando como si hubiera estado en el redondel un torero que había enfrentado un gran toro bravo.

Lamentablemente, eso, la gran faena, el toro bravo, no existieron, sólo fue un espejismo; y eso sigue haciendo daño a la grandeza de la Fiesta.

¡Dígase la verdad… Aunque sea motivo de escándalo!

___________________________________________

___________________________________________

@PERIODISTAURINO  

___________________________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

___________________________________________________________________________