En Guadalajara… Miguel Aguilar salva la tarde

Guadalajara, Jalisco. Domingo 13 de Marzo de 2022. Tarde soleada con algo de viento y una entrada similar al domingo pasado, unos 4,000 espectadores, en la cuarta corrida del serial conmemorativo del 55 Aniversario de la Plaza de Toros El Nuevo Progreso de Guadalajara. Lidiaron cinco toros de la ganadería de Fernando de la Mora que resultaron mansos, reservones, complicados con genio, salvo el lidiado en sexto lugar que fue el clásico bobitoro de esta ganadería; y un toro de la ganadería de Julio Delgado que ha sido también manso.

Octavio García El Payo: Aplausos en sus dos toros.

Leo Valadez: Salida al tercio y dos avisos con bronca.

Miguel Aguilar: Salida al tercio y dos orejas.

Detalles:

Octavio García El Payo, salió fuertemente golpeado por el cuarto de la tarde y hasta este momento se le está revisando en el hospital.

Al escribir esta crónica me llega una nota del Dr. Francisco Preciado que dice: “Buenas noches, están terminando de operar. Entró Urología y Cirugía General a exploración. No hubo lesiones graves. Sólo una herida en el dorso del pene y contusiones. Se escapó de una cosa más grave”.

Durante toda la tarde se insistió por el megáfono que los asistentes usaran el tapabocas pero casi el 100% de los asistentes hizo caso omiso. Una lástima el poco respeto a los demás.

Ya funciona el reloj de la plaza.

________________________

Con esta ya van tres tardes que los jóvenes matadores salvan la tarde y hoy le tocó a Miguel Aguilar hacer lo propio con el toro Jimador de Fernando de la Mora, un astado noble que pasaba sin transmisión y al que toreó Miguel de capa con tersura a la verónica recortando soltando la punta del capote para llevarse los Olés.
Lleva al burel al caballo con chicuelinas andantes entre los Olés para que solo recibiera un picotacito en buen sitio y continuara con un quite con afarolados de pie que le fueron muy aplaudidos.

Ya con su muleta en mano citó de largo y se lo pasa por la espalda para proseguir con pases de tanteo enseñando al mansito a seguir su muleta en series de derechazos largos, templados a su muy personal estilo, a veces un poco exagerando la figura, pero que trasmite e impacta al respetable, alterno los lados logrando tandas de naturales de muy buena factura aprovechando que el bovino pasaba con dulzura, por las mismas condiciones de falta de transmisión del de Fernando de la Mora y antes de que se le cayera la faena se pone de hinojos toreándolo con manoletinas logrando subir la expectación para entrar a matar y dejar un estoconazo de efectos inmediatos para llevarse las dos orejas.

Con el tercero de la tarde, (primero de su lote) no se acomoda de capa ante las embestidas broncas y descompuestas de este manso con genio, lo lleva al caballo y el astado se defiende tirando cornadas, incomprensiblemente los asistentes apenas si se les señala la vara y comienzan a chiflar al picador. Miguel quita por chicuelinas entre los Olés.

Su faena de muleta es corta pero con transmisión por parte de él ya que pisa los terrenos del toro obligándolo a pasar más que embestir, arriesgando pero se le ve con seguridad y logra esa comunicación para matar de pinchazo y casi entera caída para salir al tercio entre los aplausos.

A, Octavio García El Payo, le tocó en suerte el toro de Julio Delgado un mansito sin transmisión que se dejó torear de capa sin levantar mucho el interés de los asistentes, lleva al caballo para apenas ser picado y quitar por chicuelinas ceñidas entre los Olés.

Su faena de muleta la inicia con pases de tanteo para seguir con series cortitas de derechazos ya que el astado se amarraba al piso y había que insistirle para que pasara y así trató de sacarle lo que tenía pero no duró mucho por lo que decide entrar a matar dejando entera defectuosa que fue suficiente para llevarse los aplausos.

Con el cuarto de la tarde un marrajo complicado con genio que desde salir punteaba y se defendía Octavio trató de buscarle el lado pero siempre se topó con esa embestida brusca por lo que no pudo acomodarse de capa.

Con la muleta se complicó aún más ya que el manso le buscaba las pantorrillas, se sentía en la plaza el peligro y era incomprensible porque El Payo insistía ante ese animal que en cualquier momento se lo podía echar encima, cosa que terminó por suceder y lo prende trayéndole colgado del pitón derecho por unos interminables segundos para soltarlo y todos en la plaza esperábamos lo peor, pero después de unos minutos Octavio se repuso y aunque con visible dolor se hizo cargo del marrajo para llevarse los aplausos de reconocimiento y dirigirse por propio pie a la enfermaría.

Leo Valadez estuvo desconfiado toda la tarde y no supo lidiar a los mansos de su lote. A su primero lo dejó crudo en varas y se le complicó peor ya que no tenía lado. Equivocadamente intentaba torearlo con derechazos o naturales cuando a estos animales hay que lidiarlos con poder para doblegarlos. En fin, no lo entendió y sólo sacó uno que otro pase que le fue jaleado. Mata mal y a pesar de esto el público lo sacó al tercio.

Con el quinto de la tarde no quiso ni verlo, se le vio desconfiado, con miedo y sin saber qué hacer. Qué daño hace a los toreros estar toreando corridas comerciales con toritos a modo, porque cuando les sale un marrajo, no saben lidiarlos y sucumben entre la rechifla. Para acabar el cuadro se eternizo con los aceros y recibió dos avisos. Bronca.

_______________________________________

Ir a la galería de David Serrato

______________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

___________________________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________