En Rozo… Inesperado mano a mano de antología entre Castella y Joselillo de Colombia

En Rozo, Colombia, con una muy buena entrada este sábado 23 de febrero en la placita de Los Samanes, Criadero de la Madriguera, en festival taurino, se lidiaron novillos de Ernesto González y El Capiro que en general pelearon en caballos y dieron buen juego.

Joselillo de Colombia: Dos orejas y dos orejas, una se la guardó.

Sebastian Castella: Saludó en el tercio y dos orejas simbólicas.

El rejoneador Andrés Chica: Silencio.

Detalles:

Castella dio emotiva vuelta al ruedo con la ganadera María Fernanda González, hija del difunto ganadero Ernesto González, tras el indulto de Don Ernesto.

_________________________

Lo que originalmente sería un festival donde partirían plaza, Andrés Chica para ejecutar el arte de marialba y a pie Joselillo de Colombia, Sebastian Castella y Luis Bolivar, terminó en un inesperado mano a mano a pie entre Joselillo y Castella.

Hacía días que Luis Bolivar, según se comentó, estaba con exigencias de estrellita de rock and roll y cuál divo canceló de último momento, sin el más mínimo de los empachos y respeto a la tauromaquia, aduciendo con su manita caída, que se había lastimado la muñeca (SIC).

Mejor hablemos de cosas agradables, venga pa´lante al toro.

Joselillo de Colombia en el primero de su lote Viva Colombia, número 670 con 430 kilos de la  ganadería El Capiro, lo recibió al tercio para mostrarle el camino como se debe, desde dentro hacia afuera llevándolo con mimo hasta el segundo tercio con verónicas, rematándolo con una media que el respetable le jadeó. En varas el cornúpeta embistió desde largo y el piquero Rafael Torres González lo recibió con un soberbio puyazo que el respetable le reconoció. En banderillas Raúl Morales Llanos ha puesto dos soberbios pares de banderillas para salir al tercio.

Ya con la muleta Joselillo fue llevando al burel con doblones desde tablas al segundo tercio, sometiéndolo y mostrándole quien manda en el ruedo. Continuó con dos tandas por derecha rematando la segunda con un martinete, que emocionó a los presentes, para luego seguir con series de naturales muy sentidos.

Fue una faena llena de solera y sentimiento que los aficionados entendieron y sintieron. Tan fue así, que al momento de tirarse a matar Joselillo con el pecho por delante acertó un espadazo en todo alto, que hizo rodar al toro sin puntilla y el juez de plaza tras la contundente petición le otorgó las dos orejas.

En el segundo de su lote (4to. de la tarde) Valeroso número 26 con 440 kilos de la ganadería de Ernesto González, Joselillo de Colombia lo recibió con verónicas desde dentro hacía afuera, rematando con una media. El toro recibió «dos puyazos» quedándose el astado literalmente dormido en el peto.  Después de un quite por chicuelinas que remató con una revolera, vino el terció de banderillas por parte de los subalternos, el cual paso sin pena ni gloria.

Le brindó ha Sebastian Castella (no era para menos después del desdén que les hizo del nuevo divo del toreo, el señorito Luis Bolivar). El novillo pronto se rajó, pero a base de porfiarle logró robarle dos series sentidas por derecha para luego ligarle otras dos series por naturales rematando con un pase de pecho y un desdén que parecieron eternos. Se perfiló a matar, dándole un estoconazo ligeramente caído, y en un acto de pundonor torero cuando el público en su euforia y el juez presionado por los asistentes le otorgó las dos orejas, Joselillo de Colombia  discretamente sin evidenciar a la autoridad, regreso una.

Sebastian Castella en el segundo de la tarde, primer burel que le tocó en suerte de la ganadería de Ernesto González, Vivan las tradiciones número 44 con 450 kilos, lo recibió al tercio con verónicas acompasadas mismas que remató con una media. En varas, recibió el astado apenas un refilón. El tercio de banderillas estuvo cumplidor sin nada relevante a destacar.

Ya con la muleta Castella que venía con muchas ganas, intento crear una faena donde era difícil frente a un toro rajado. Intento tanto por derecha como por naturales, pero el cornúpeta terminó rajándose en tablas. Se tiró a matar en primer intento con un pinchazo  hondo, hasta pasaportarlo después de tres descabellos. El público en reconocimiento a su labor, le llamó al tercio.

En el segundo de su lote también de la ganadería de Ernesto González (cuarto de la tarde) Don Ernesto número 11 con 440 kilos, un cárdeno claro de bonita lámina. Castella lo recibió con verónicas muy sentidas, gustándose con el mentón al pecho para rematar con una media verónica. Llevó al astado al caballo con mandiles dejándolo como marcan los cánones y el cornúpeta arremetió con brío aguantado la vara en todo lo alto, apretando con los cuartos traseros para luego recibir un segundo puyazo el cual como buen bravo también lo peleó. Vino un quite por verónicas y chicuelinas el cual remató soltando por derecha el capote a una mano.

Después de un aseado tercio de banderillas, Castella inició su faena doblándose de adentro hacia afuera para proseguir toreando templado por derecha. Se llevó al astado a los medios y ahí le toreó en redondo dándose gusto, mientras el bravo cornúpeta se fue creciendo con la faena. Al tomar la muleta con la izquierda, le ha toreado tres tandas llevándolo cocido a la muleta rematando la tercera con un trincherazo. Se dio gusto a mas no poder y a placer, toreando como quiso al bravo astado el cual mantuvo durante toda la faena el hocico cerrado.

Al tomar el acero para perfilarse a matar, vino la petición unánime de indulto, el cual el juez de plaza otorgó. Le dieron a Castella dos orejas las cuales paseó dando emotiva vuelta al ruedo con la ganadera María Fernanda González, hija del difunto ganadero Don Ernesto González.

El rejoneador Andrés Chica quien lidio a Luna Nueva de la ganadería El Capiro número 380 de 430 kilos, al cual toreó muy bien a la grupa mostrando su inobjetable capacidad. Conectó con el tendido, quienes en todo momento estuvieron metidos en la faena realizada por Andrés Chica con sus caballos de alta escuela. Colocó dos rejones de castigo montado en un alazán con el que se dejó ver llevando al toro muy bien toreado.

Al montar su segundo caballo, un bellísimo tordillo lusitano, colocó banderillas a una mano en todo lo alto, destacando dos al quiebro. Con el tercer caballo un alazán de fina estampa, puso a la plaza de cabeza al colocar de forma espectacular dos banderillas al violín.

Para el cierre de la faena, monto otro tordillo con el cual colocó tres rosas en todo lo alto, siendo la tercera la que mas le jalearon. Fue una lástima el que haya malogrado todo lo realizado al ponerse pesado con los rejones de muerte, después de cuatro intentos, fue el sobresaliente quien se tiró a matar a pie para pasaportar a Luna Nueva después de dos intentos fallidos.

________________________________________

Fotos: David Calero

_________________________

________________________________________

@1AntonioDeCarlo

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________