Desde el tendido de Fernando Farfán… Acho 2018 no fue la Feria del Toro

La Feria del Señor de los Milagros 2018 se vendió como la Feria del Toro y no fue así. Cuando se lee eso se piensa en toros con un buen trapío, serios de cara, ofensivos y con las defensas intactas. De eso se vio muy poco, nada o casi nada. La llamada Feria del Toro fue solo un bluf.

Si bien todos los toros lidiados han tenido la edad reglamentaria, eso no bastó para que la feria haya siso anunciada como tal y en muchos casos no han sido aptos de una plaza de primera. Acho como todas las plazas tiene su tipo de toro. Teniendo esto en cuenta, de treinta toros lidiados, siete tuvieron un trapío indigno (23.33%). Unos por falta de remate y otros por estar muy pobres de cara, y otros seis lo tuvieron muy justo (20.00%). Quiere decir que solo diecisiete toros tuvieron una presentación adecuada (56.67%).

Aunque no se cumplió con lo ofrecido, esto representa una mejora con respecto a la feria pasada. Parece que la estrategia de importar los toros de novillos ha funcionado, pero de nada servirá si no se cuida mejor lo que se compra. Acho es plaza de primera y en muchos casos se han comprado animales que en España solo podrían ser lidiados en plazas de tercera. En el plano ganadero Casa Toreros – Consorcio Perú sigue estando en deuda con el aficionado.

Mal la empresa entonces que vuelve a presentar animales sin el trapío adecuado y peor la autoridad que les dio pase en los reconocimientos. Mal también esta última que en ningún caso ordenó los análisis post mortem para descartar las sospechas surgidas en la manipulación fraudulenta de las astas.

La oferta de la empresa incluyó una novillada fuera de abono y cinco corridas de toros.

La novillada muy pobre en cuanto a ganado y novilleros escogidos. Si se quiere hacer atractivo el inicio de temporada se tiene que volver a considerar novilleros punteros en el escalafón que despierten el interés del aficionado. Aun así, la entrada para esta primera tarde fue aceptable.

Los carteles de las corridas de toros más allá de gustos se tornaron atractivos. Lo demuestra la buena asistencia en cada una de las tardes. Media plaza las dos primeras, más de tres cuartos en la tercera, tres cuartos en la cuarta y lleno de no hay billetes en la última. La feria fue de menos a más y así lo evidenció el público pasando por taquilla.

Siete toros destacaron del resto por su bravura y a ocho se le cortaron las orejas. Se concedieron un total de dieciséis, incluyendo las dos simbólicas al indultado la segunda tarde y la puerta grande se abrió todos los domingos.

Todo esto en virtud de un benévolo y poco exigente juez de plaza que repartió orejas a diestra y siniestra, ordenó la vuelta al ruedo a reses que no lo merecían y en el colmo de lo ridículo concedió un indulto absolutamente inmerecido. Decisiones populacheras que lejos de hacer un bien hacen daño. Si se quiere que Acho recupere su prestigio se tiene que volver a la exigencia.

En el plano artístico Acho pudo ver en plenitud a siete toreros que destacaron sobre los demás. Emilio de Justo en la segunda. Antonio Ferrera en la tercera. José María Manzanares y Joaquín Galdós en la cuarta, y la terna completa en la última. Hablamos de Enrique Ponce, Julián López El Juli y Andrés Roca Rey que demostraron porqué son máximas figuras del toreo.

No podemos decir de lo mismo de los españoles Román Collado y Álvaro Lorenzo. El primero por efectista y su quehacer festivalero en busca del triunfo fácil y el segundo por forzar un indulto cuando sabía bien que lo que tenía que hacer era entrar a matar. Ninguno de los dos se permitiría esas actitudes en España. Pues que sepan que Acho se respeta.

Mención aparte para Morante de la Puebla que desató una bronca monumental en la cuarta. Al sevillano no le gustó el toro que sorteó y sin intentar nada lo pasaportó. Actitud reprobable y falta de respeto a un público que pagó por verlo y termino viendo sus ya acostumbradas majaderías.

El resto de toreros cumplió en la medida de sus posibilidades, salvo el mexicano Diego Silveti que fue lo más bajo en los carteles y no estuvo a la altura.

Hay que destacar el buen nivel mostrado por la ganadería nacional El Olivar. A la postre fue el encierro mejor presentado y el qué mejor juego dio.

Haciendo un balance de lo bueno y lo malo podemos decir que la presente feria ha sido buena. Con cosas por mejorar de cara al futuro y pendiente aún de cumplir la promesa de hacer una feria asequible a todos los bolsillos. Reto para Casa Toreros – Consorcio Perú que tiene adjudicada la plaza hasta el año 2020.

El cuadro a continuación muestra al detalle la valoración del trapío y juego en la plaza de cada toro lidiado. En la columna trapío figuran en rojo los toros mal presentados, en amarillo los justos de presencia y en verde los de correcta presentación. En la columna promedio figuran en verde los toros que destacaron por su comportamiento.

Para esto último se consideraron los siguientes ocho criterios de bravura: Fijeza, movilidad, acometividad, embestida al caballo, embestida a los engaños, nobleza, fuerza y fiereza cada uno con un peso específico, obteniendo así un promedio ponderado. Tanto en la valoración de trapío como en la de comportamiento la escala va del uno a cinco.

____________________________________

_________________________

Foto: Martín Campos

_________________________

@torosconverdad 

_____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_____________________________________________________________________________