En Pachacámac… Alfonso de Lima declarado triunfador

Pachacámac, Lima (Perú). En tarde nublada se dio la tradicional corrida de toros montada en la portátil El Toreo, con tres cuartos de su aforo, en la localidad arqueológica de la capital peruana. Lidiáronse cuatro astados de San Pedro, anovillados, desiguales, de comportamiento variado, sobresaliendo en el lote una chispa de genio y casta. Complicado el primero y más el segundo. Buenos el tercero y cuarto que se desplazaron y permitieron.

Paco Perlaza: Dos orejas.

Israel Téllez: Silencio.

Rafael Orellana: Saludo al tercio.

Alfonso de Lima: Dos orejas.

Detalles :

Es tradicional la Pamplonada soltada en las calles del distrito previa a la corrida.

Pese a ser día laborable en Lunes, mucha gente tomó la oportunidad de pasear y disfrutar de la oferta festiva.

Se cuidaron todos los detalles por parte de la organización, salvo el pequeño retraso para el inicio de la corrida lo demás impecable. Se nota la diferencia cuando el tema es manejado por gente del toro experimentada.

En la oferta gastronómica destacó la tradicional sopa seca, los chicharrones y el chancho al palo.

Alfonso de Lima declarado triunfador de la tarde.

El de plata Alonso Mamani, premiado como mejor banderillero.

David de la Barra llevó el premio a la mejor vara.

Salvo el nacional que brindó a su cuadrilla completa, los demás espadas lo hicieron al público.

Actuó de Juez el matador retirado Daniel Palomino.

____________________

Como todo fervor que alimenta pasiones, el fútbol, qué duda cabe, resulta ser innegable protagonista en estos momentos que los peruanos nos encontramos pendientes de las horas que separan a nuestro seleccionado por obtener un cupo para el ansiado mundial de Rusia. Por esa misma razón la tarde de hoy se vivió de manera diferente, digamos que con un plus adicional de emotividad y pasión. Desbordada pasión. El factótum de tal sentimiento fue la ocurrencia del matador nacional Alfonso de Lima, de cielo imperial y oro, quien fue vitoreado al cambiar de la muleta clásica por otra cruzada con una línea blanca a modo de la camiseta alterna de la selección nacional. Más todavía cuando la banda de música se lanzó a interpretar la clásica polka criolla del Perú Campeón −que es patrimonio de las arengas del fútbol− , a ritmo de paso doble.

Inaudito por lo asombroso e insólito por fuera de lo común, pero efectivo para calar en la sensiblería bullanguera del tendido.  El espada de casa, que es una de las figuras nacionales, sabe muy bien administrar esos tiempos inflexos: el del toreo, que de su oficio surge poderoso y mandón, con el del bullidor y conectado con los públicos.

Cerró la tarde con el cuarto al que, tras brindarlo a su cuadrilla completa, le colocó la muleta siempre de largo dando el recorrido que su oponente trazaba pues fue bueno, noble y boyante. Un torito con condiciones con el que nuestro diestro supo gustarse y gustar. Tan noble fue éste que cerraba la tarde entre sus casi desvanecidas luces que no hizo por Camuchito cuando el de plata cayó quedando a merced completamente del noblón que la Virgen del Rosario, en primer lugar, y en segundo el atinado gran quite de Alonso Mamaní, se interpusieron para evitar el percance.

En los medios todo lo hizo bien Alfonso administrando y consintiendo el desplazamiento del sanpedrino. Siempre el cite de largo y el bicho fijo en el engaño. Un par de buenas series por ambas manos dan fe de ello.  Quizás le haya faltado un poco más de asentamiento en el trazo de cada pase pues el bicho tuvo el defecto de tardear cada que quería y en alguno dejar la carita arriba al final del pase. No dejando por ello comportarse colaborador.

El matador, que pese a estar diagnosticado con fractura de costilla tras haber sido trompicado duramente en su pasada actuación en Santa Cruz, se muestra ganoso y admirablemente en facultades, conduce tandas de tres pases algunos muy buenos y encajados para echar también mano en el repertorio que alegra. Torero enrazado le señalamos y él nos contesta, es lo que corresponde. Son con mando los derechazos y remates por los de pecho que trocan la música por una melodía ampliamente conocida, ese himno del balón que los peruanos amamos y evocamos cada cuatro años con las ilusiones truncas y desengañadas que han reverdecido en la hora actual como presagio que nos da esta tierra del gran oráculo del señorío pachacamino.

Estocada y dos orejas en plenitud del fervor futbolero, si se permite usar el término en esto del toro. Guste o no así fue y que el entusiasmo perdure por unas horas más, para devolvernos esa fe perdida en el abrazo con la gloria que hasta ahora nos ha sido esquiva.

Abrió plaza el colombiano Paco Perlaza, de sangre de toro y azabache. Lo recordamos de sus actuaciones pasadas, una de ellas en Palca hace unos años. Diestro de oficio y buenas maneras. Paró a Voluntarioso de 470 kgs. un encastado y con genio que sale rematando tablas, a por verónicas. Le pide a su varilarguero Cahuantico –qué gran puyazo te echaste Cahua el otro día en Canta− que le pegue corto, sin embargo el puyazo es trasero y recargando pues el morito se crece. Sale perdiendo las manos.

Brega Pedro y a los palos van El Rata y Cebollita Canales, cumpliendo.  El trasteo empieza doblándose en el tercio, atemperando la embestida del que acusa poca fuerza en las manos. Con la derecha le pone la muleta por delante y ligados son los pases por alto que dejan sonar palmas. De rodillas un par y al levantarse le golpea en los cuartos traseros en un alarde innecesario. Tiene buena condición el torito aunque nunca humilla y no termina por entregarse. Molinetes de rodillas y el forzado de pecho que liga. Cambio de mano y abaniqueo poncista antes de ir por el acero. Manoletinas a rodillas. Estocada traserilla y tendida que basta. Dos orejas caen simultáneas.

Israel Téllez, que trajeó de purísima y oro, está con el santo de espalda en esta última etapa de su temporada peruana. Le ha tocado cada marrajillo y en cada cual le hemos visto salvando la papeleta con denodado oficio. Recibe al echado segundo que en la romana acusa 420 kilos, negro, basto y cerrado de pitones, por verónicas.

En la monta de David de la Barra recibe dos picotazos bien señalados. Sobrio se muestra David con la vara y Alonso Mamani aseado en la brega. Vistoso es el quite del mexicano por navarras. El toro las coge con alegría y a su turno con los palos Camucho y Salvador Díaz se los ceden a su matador que pasa en falso al primer encuentro haciendo hilo. Coloca arriba y el segundo par es con sus colores, los del llamado Ejército Trigarante, antes se lo dejó pasar ceñido.

Al doblarse en la primera tanda el moro berrea, lo lleva a los medios pero acomete descompuesto y tosco, acusa genio y pega la cara arriba. En una le planta los pitones en el pecho de forma espeluznante. No se amilana el azteca y a base de poderle consigue meterlo en muleta más por la izquierda por donde pasa mejor y son de uno en uno. Parece componerse y venirse arriba el morlaco, de nuevo por derecha son más prolijos los muletazos.

Estocada ligeramente pasadita que debería hacer efecto pero de la que tarda en ver a los ángeles negros. Golpes con la cruceta de los que por fin se echa ante el desconcierto del buen diestro venido de la tierra de Moctezuma. Silencio.

El venezolano Rafael Orellana, ha dejado en alto el cartel que ostenta. Torero placeado que viste de obispo y oro, ha salido a recibir a Libertad de 450 kilos, negro zaíno, con vistosas verónicas y la revolera ídem. Parece romanear en el caballo de Cahuantico del que sale acusado y se echa. Son de trámite el tercio con los rehiletes.

En los medios le ha instrumentado derechazos despaciosos siempre llevando el son en cada muletazo. Por la izquierda ha cuajado mejor en series ligadas de naturales cadenciosos con sabor. El torito embiste con prontitud y se desplaza.

Doblones de rodillas y el desplante. Vuelve por el derecho acoplándose en la última serie. Faena construida en base a saber administrar cada pase. Hay acople y las bondades del toro son vistas y recogidas para estarse con él. Faena hecha. Bernardinas para el colofón. Pinchazo y los suspiros suenan a mal presagio. Segundo intento espadazo hondo pero desprendido del que se amorcilla pegado a tablas complicando echarse a por él con el descabello pues no baja el morro que permita el crucetazo. Saludo sobre las rayas. Lástima pues fue faena buena y toro para tocarle pelo.

__________________________

____________________________

Fotos de la galería: Martín Campos

____________________________

@TorosenelMundo_

________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________