El licenciado Julio Téllez tuvo un emotivo día en Piedras Negras

En punto de las 10 de la mañana ha llegado a la legendaria ganadería Piedras Negras, el Maestro Julio Téllez en compañía de su esposa Angie. Fue recibido con la calidez que se acostumbra por estos lares, por el propietario de esta prestigiada vacada, Marco Antonio González.

Después de los saludos de rigor vinieron los recuerdos, los míos entre los de todos. Aquel programón, Toros y Toreros, que creó, dirigió y condujo el licenciado Téllez -acompañado de nuestro compañero y amigo D. Pepe Mata- vino a la memoria de todos.

Fueron 40 años de historia taurina en donde se transmitió la evolución del toreo, porque el licenciado Téllez, cuenta con la mejor filmoteca taurina del mundo.

La primera película que se hizo a finales el siglo IX en Tijuana por Edison, la época de Oro, Gaona, Gallito, Belmonte, y después de estos revolucionarios todos los grandes toreros mexicano, españoles, franceses, venezolanos, colombianos, ecuatorianos, y por supuesto, peruanos resumidos en la actual figura del toreo, Andrés Roca Rey, a todos ellos les vimos pasar en este inolvidable programa dirigido por el licenciado Téllez.

Muchos y grandes recuerdos en la persona que es toda una institución de la comunicación, que le dio un sólido argumento cultural al arte del toreo, a través de las transmisiones de Toros y Toreros en el primer canal cultural de América, el Canal Once del Instituto Politécnico Nacional.

¿Qué pasó? ¿Por qué lo dejó el licenciado Téllez?

Simplemente comentó que un buen día sin más le dijeron adiós, a pesar de que “… aún hay sol en las bardas”, dijo de forma poética Don Julio.

Todavía tiene mucho que aportar al arte el toreo, como el haber donado al Museo Taurino de Huamantla parte de su extensa biblioteca.

Ahora lo tuvimos en Piedras Negras, Marco Antonio González, se sentía feliz, sobretodo, cuando se recordó a su inolvidable padre el gran ganadero, Don Raúl González.

¡Vaya que fue un día emotivo en Piedras Negras!

Luego vino una tienta muy importante, en donde participaron Jerónimo -quien ya está en su campaña de despedida-, Arturo Macías El Cejas y el torero de la tierra, Gerardo Rivera. Salieron tres vacas de la ganadería anfitriona y tres de De Haro, a cual más de bravas, con casta y codicia, arrancándose de largo al caballo y dando excepcional espectáculo en los engaños.

Cuando el sol cedía los trastos a la luminosa luna, en una noche en donde tiritaban intensamente las estrellas, se despidió, Don Julio Téllez, un gran amigo de sus amigos, un magnífico ser humano y una auténtica institución taurina, a quien, Marco Antonio González, le hizo pasar, como gran anfitrión, un día inolvidable.

Se lo merece esto y más D. Julio Téllez.

___________________________________________

___________________________________________

___________________________________________

@angelsainos 

___________________________________________________________________________