La opinión de Muriel Feiner… Gran conferencia de Andrés Amorós en la emblemática Peña Taurina Los de José y Juan

La conferencia titulada Dos centenarios: Pepe Luis Vázquez y Antonio Bienvenida, ofrecida por el escritor Andrés Amorós no pudo ser más amena y más edificante. Fue otro gran acierto de la Peña Taurina Los de José y Juan que llenó la Sala Bienvenida, de la plaza de Las Ventas, y que contaba con la presencia entre el público de muchos miembros de la segunda dinastía de ambos toreros.

Comenzó Amorós hablando de Pepe Luis, diciendo que pertenecía a ese grupo de privilegiados que no necesitan apellido (como José, Juan, Luis Miguel…). Destacó de Pepe Luis que «… no se debe considerarle solo como un torero artístico, como tampoco a Antonio Bienvenida sólo como un torero clásico. Ambos poseían múltiples facetas. Pepe Luis me dijo que no había pensado nunca en adoptar poses bonitas porque la verdadera estética reside en la naturalidad, una cualidad que compartían ambos toreros«.

Añado, que, curiosamente, Pepe Luis Vázquez era el torero predilecto para dirigir las tientas en la finca Zahariche, de la ganadería de Miura.

Otro torero que Amorós conocía muy bien era Marcial Lalanda, y asegura que era extraordinariamente inteligente: Gallito era el Dios del Toreo para Marcial, pero después de Gallito venÍa Pepe Luis y por eso el torero sevillano ganó el apodo del Sócrates de San Bernardo.

Repasó también la carrera de Antonio Bienvenida y comentó que “El Papa Negro me enseñó a mi y a todos sus hijos, que hay que transmitir una sensación de tranquilidad al toro para que te embista con temple, a la vez de comunicar emoción al público.

«Pepe Luis y Manolete torearon 120 corridas juntos y sentían una profunda admiración mutua. Muy conocida es la anécdota de Manolete: Si ese rubito torease así todos los días, nos mandarían a todos a casa«.

Y Andrés compartió un comentario de Pepe Luis: “Manolete quiso ganar ‘manteca’ muy rápido, pero yo en cambio me conformaba con hacerlo más lentamente. ¿Por qué no mandó Pepe Luis en el Toreo? Porque le faltó ambición, carácter y empeño… características que sobraban en cambio a Luis Miguel. Como dijo Juan Belmonte: ‘Se torea como se es’«.

Torero de larga dinastía, Antonio Bienvenida, actuó por primera vez en público en la plaza de La Pañoleta de Sevilla a los cinco años de edad. Según Amorós: «El patriarca obligaba a sus cinco hijos toreros a andar a veces por casa y hasta comer con los vestidos de torear puestos, para que se acostumbraban a llevarlos… y en el ruedo delante de los toros no les pesarían. En esa casa, la naturalidad y la torería eran las normas y mandaban en todo”.

Andrés Amorós lució en su charla la misma naturalidad que él destacaba de los dos protagonistas titulares de la conferencia… y yo añadiría, también, la misma torería.

_______________________________

_______________________________

_______________________________

@murielfeiner

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________