En Bogotá… ¡Ahí están Juan de Castilla y Mondoñedo, señores empresarios colombianos!

Plaza de toros Puente Piedra de Bogotá, Colombia. Sábado 15 de Enero, 2022. Con casi lleno en la plaza se lidiaron seis toros bien presentados y de buen juego de Mondoñedo.

Román Collado: Silencio y silencio.

José Garrido: Oreja y silencio.

Juan de Castilla: Dos orejas y oreja.

________________________________

Con casi lleno en los tendidos y en tarde muy agradable, se celebró la corrida que reivindicaba de nuevo el tener toros en Bogotá o por lo menos muy cerca de la ciudad después del desaguisado de la licitación risible y preparada a modo por la alcaldía de Bogotá. De nuevo los politiquitos metiendo las narices donde no corresponde.

Se lidiaron seis toros de Mondoñedo muy bien presentados, tres negros y tres castaños, con presencia de plaza de primera, seguro varios cinqueños por su seriedad y cuajo, por momentos la presencia de varios toros empequeñecía un poco más el ruedo de la funcional plaza de Puente Piedra. Faltó, eso sí, más finura en algunos de los pitones de los Mondoñedos, se escobilló pronto el cuarto de la tarde, si todos hubieran salido como el quinto, miel sobre hojuelas.

Gran corrida de Mondoñedo, volviendo por sus fueros y saliendo del bache en el que estaba en los últimos años, con toros que no se definían y que embestían sin clase. Los que vimos hoy en el ruedo de Puente Piedra no abrieron la boca en ningún momento, ninguno de los seis. Fijos, prontos, con ganas de muleta, humilladores, alguno con fiereza, el sexto con complicaciones por ambos pitones pero con un empuje impresionante.

Todos los toros recibieron por lo menos dos varas, así la segunda fuera un picotazo cortito, el cuarto recibió tres, con dos tumbos incluidos. Empujaron con fuerza a los montados, están criados para eso y llegaron con fuelle a la muleta. Los seis toros fueron aplaudidos en el arrastre y al cuarto se le dio una aclamadísima vuelta al ruedo. Felicitaciones a Don Gonzalo Sanz por volver a la buena senda.

En el capitulo de los actuantes hemos de decir que a los dos toreros españoles les vino ancha la exigente corrida de Mondoñedo, más a Román que a Garrido, como que estos toreros jóvenes europeos ya no estuvieran acostumbrados a toros con este tipo de casta, a Juan de Castilla se le notaba mucho más suelto con estos toros que ha enfrentado ya varias veces.

Román no pudo con el gran cuarto toro, nunca le mandó y estuvo bastante por debajo del encastado toro y José Garrido tampoco pudo estar por encima de su primero en ningún momento, tampoco lo mandó del todo y perdió el duelo con el astado a pesar de cortar una oreja.

Román vio silenciada su labor en sus dos oponentes, toreó siempre muy al hilo del pitón y solo estuvo variado y pinturero con el capote, en la muleta estuvo fuera de cacho permanentemente y desplazando los toros muy para afuera al rematar los pases, en su primero lució un poco más y tuvo a la gente de su lado después de la tercera tanda con la mano derecha y de unas poncinas un poco impostadas, se quedó el toro por el pitón izquierdo y la faena también, como mató mal, el público se enfrió y el silencio se hizo presente.

Román está sin sitio con la espada, sino lo recupera pronto, algo que le puede resultar difícil dado el terrible cornalón que recibió en Madrid en 2019 al matar un toro de Baltasar Ibán puede quedarse estancado en ese escalafón medio por el que transita. Se sale mucho de la suerte en el embroque y se le nota desconfiado.

En el cuarto naufragó sin remedio ante un toro que tenía al público de su lado después de acudir tres veces al caballo con gran emoción. Román lo quiso lucir en varas, todo hay que decirlo, y luego lo pagó caro. No supo entender al toro, que tenía encantado al respetable y con justa razón, ni en distancias ni en mando, tampoco se colocó bien para poderle a un toro que seguía entero y con poder aún después de las tres varas anotadas.

Por el izquierdo estuvo aún más desconfiado y las voces de toro toro toro apabullaron aún más al valenciano que dubitativo pensaba que se podía llegar a indultar al toro. De nuevo mató sin convencimiento y mientras al toro se le daba una merecida vuelta al ruedo a él se silenciaba de nuevo.

José Garrido tuvo una actuación de altibajos, se le notan bastantes progresos desde hace cuatro años que le vimos en La Santamaría, muy torero y con gusto en el capote, está toreando muy encajado y con arte con el percal, tanto en los dos de su lote como en el quite por chicuelinas al primero de Román. Un par verónicas fueron de cartel.

Los inicios de sus faenas también estuvieron en tono alto, trincherazos con clase exquisita hacían avizorar una faena grande pero luego faltó consistencia, le faltó mandó sobre un toro que se revolvía rápido y a las series les faltaba sabor, por el lado izquierdo los pases resultaron trompicados y solo vino a aprovechar al toro en tres naturales a pies juntos cuando la faena se había descosido en su parte fundamental y fue una estocada certerísima la que llevó a que el extremeño cortase la oreja.

En el quinto volvió a estar bien con el capote, sin duda una asignatura en sobresaliente para Garrido, el inicio de faena de nuevo tuvo entidad pero no hubo total entendimiento con un toro que punteaba un poco al rematar el muletazo. Garrido estuvo más centrado por la derecha pero al natural la faena bajó muchísimo y los muletazos finales al toro mostraron que el torero no le había logrado entender todas las teclas al toro, en este pinchó y descabelló después de una entera contraria y fue silenciado.

El gran triunfador de la tarde fue Juan de Castilla que cortó tres orejas y les pudo a sus dos oponentes, dejó en claro que es el torero más en forma del escalafón colombiano y salió a hombros saludando a sus partidarios que estaban felices, al igual que él, de volverlo a ver triunfar en este ruedo.

En su primero se vio un poco sorprendido por el ímpetu del Mondoñedo de salida, la larga vino a calmar todo. Luego en la muleta lo entendió muy bien de inicio y dio un par de tandas vibrantes aunque de poco ajuste con el toro, defecto por corregir si quiere entrar con fuerza en territorio europeo y sobre todo en Madrid, si está tan despegado del toro no le van a dar paso. Al natural, la segunda tanda terminó de convencer a todos y los circulares encandilaron al público sabiendo que ya el toro se estaba quedando. Mato de entera al encuentro y llegaron las dos orejas.

En el sexto estuvo muy solvente ante el toro más exigente de toda la corrida, se le coló de inicio por el derecho y por el izquierdo tenía peligro. Juan se mostró muy valiente y por encima de las complicaciones del burel. El toro se le seguía venciendo en el tercer pase por la derecha con evidente peligro y Juan lo llevó sin inmutarse. No fue el “Tocayito” indultado en la Santamaría hace unos cinco años pero generó interés por que Juan no le dudó. Como mató de un estoconazo muy efectivo cortó otra oreja merecida.

Ha estado muy firme y convencido Juan de Castilla, al que sus mentores le deben hacer ver que sus formas pueden refinarse un poco más, se ve un poco basto en algunos momentos y movimientos, podría trabajar bastante en eso para que las formas acompañen del todo al fondo. En el toreo esto es muy importante.

Después de la tarde que vivimos en Puente Piedra la gran pregunta que queda es: En esta coyuntura tan comprometida para la torería nacional como se puede explicar que Juan de Castilla, el mejor torero colombiano del momento, no estuviera anunciado en por lo menos dos tardes en Cali y en Manizales, no se ve una explicación coherente para dejar aparcado de las dos ferias más importantes del país al torero a potenciar en Colombia.

Juan había triunfado de manera importante en la Santamaría bogotana en el cierre de la temporada antes de la covid y ha demostrado continuamente que puede con toros de todo tipo, los comerciales y los duros. Nos lo explican por favor señores empresarios.

Y la otra pregunta para los empresarios de las ferias colombianas es que sabiendo que la ganadería de Mondoñedo es la ganadería más encastada de la cabaña brava colombiana, de las pocas que acuden con prestancia y bravura al caballo, de las que los nuevos aficionados que están tan pendientes (en buena hora) del comportamiento tanto en los montados como en la muleta, como no es anunciada en el ciclo caleño o manizalita. No se entiende tampoco.

Al menos los pudimos ver, a Juan y a los mondoñedos, en Puente Piedra. Chapeau para los jóvenes empresarios que lo supieron intuir.

___________________________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario

___________________________________________

@TorosenelMundo_

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________