En la Opinión de Pepe Mata… Aquel 1989 cuando rescatamos a la Monumental México; ¿es tiempo de rescatarla nuevamente?

Todo tiene solución en esta vida, sólo hay que poseer la suficiente humildad para aceptar las limitaciones, entender del fracaso y ser capaces de escuchar a la gente que sí puede apoyar para transformar los errores, los fracasos, en venturosos aciertos y así comenzar a caminar por la senda del éxito”.

Que la Monumental Plaza de Toros México esté cerrada no es exclusivo de esta época de pandemia. Siempre hay una historia que contar. Ya hice lo propio en mi Comentario de Reflexión en la emisión de esta semana de TorosenelMundo-TV -les invito a escucharlo- ahora haré lo conducente aquí, maravillosos amigos.

Y, sí, sí, siempre hay una historia que contar… como la de aquel 43 Aniversario de la Monumental México.

Era la década de los años 80 cuando el doctor Alfonso Gaona dirigía los destinos del coso mayor del mundo, tiempo en el que también estaba como Regente de la Ciudad de México, Ramón Aguirre Velázquez -quien presumía de su taurinismo-; hasta su hijo, Rodrigo Aguirre, consolidó una ganadería de toros bravos.

Un buen día nos amanecimos con la noticia de que supuestamente al doctor Gaona se le había vencido el contrato, pero a decir del abogado del arrendador “… él insiste en seguir con la plaza”, a pesar de que Cosve -empresa arrendadora- de Antonio Cosío le había solicitado entregar el coso.

Sólo…

… sólo que como ocurre en estos casos, se les había olvidado a los abogados informarle de tal hecho al doctor Gaona en tiempo y forma, para que no se prorrogara el contrato; así que Don Alfonso, viejo lobo de mar, al no ser notificado -en tiempo y forma- dio por prorrogado el contrato.

El muy inteligente empresario Gaona, les comunicó que una vez que terminara la temporada 1987, con gusto devolvería el inmueble taurino.

Sobrevinieron las demandas, las contrademandas y demás, y sólo hubo dos festejos en ese suspiro de temporada y…

… se cerró la Monumental México.

Tras más de un año sin toros en la capital de todos los mexicanos, en 1989 antes de celebrar el 43 Aniversario de la inauguración de la Monumental México, apareció un emotivo artículo del Maestro Pepe Alameda que tituló Un crespón de luto lucirá la Plaza México.

En dicho artículo animó a los grupos taurinos inflamando nuestros espíritus, con el fin de que nos uniéramos -por aquel entonces yo presidía la Peña Joselito Huerta- y así junto con la Porra Libre, Humanismo y Arte, y varios más, comenzamos el movimiento de recuperación de la gran plaza.

¡Por supuesto!, contamos con el total apoyo del licenciado Julio Téllez -mi maestro y amigo-.

¡Qué maravilloso movimiento de los aficionados taurinos!

Planteamos el objetivo a seguir, las metas para consolidarlo y apoyados en las bien pensadas estrategias.

Todos unidos fuimos a ver al Regente Manuel Camacho Solís -quien se estaba estrenando en ese puesto-, así como al Delegado de la Benito Juárez Roberto Ortega Lomelí, y…

… el 5 de Febrero de ese 1989, convocamos en la puerta de El Encierro de la Monumental Plaza de Toros México a los legendarios Maestros Luis Castro El Soldado -con quien me unía una bonita amistad- y Luis Procuna,  sobrevivientes del cartel inaugural, quienes accedieron de inmediato.

Al ver que las cosas habían tomado un rumbo diferente por la acción de nosotros los aficionados, las autoridades representadas por la Comisión Taurina, de inmediato informaron a Camacho Solís que ya estábamos en la plaza, el Regente de inmediato fue a nuestro encuentro y con el apoyo de Ortega Lomelí, la gran plaza fue reabierta.

¡La habíamos reabierto los aficionados!

En 5 minutos formaron un Patronato con el claro objetivo de devolverle toda grandeza a la Plaza México y que ejerciera las labores de empresa, dirigiéndolo, Jesús Arroyo Aguirre y Joselito Huerta.

Así los aficionados, el gran público taurino, una vez que recuperamos el coso taurino, celebramos el 43 Aniversario, ahí adentro de La México, con una corrida de rejones en bicicleta.

Sí, en bicicleta.

Los aficionados nos habíamos unido para recuperar a nuestra Monumental México, y lo habíamos conseguido, porque la unión hizo la fuerza y condujo a la realidad luminosa.

Cuatro años después llegaría, Rafael Herrerías y todo lo que se había logrado en beneficio de la Fiesta, lo acabaría fastidiando, y por ende a la Plaza México; pero esa…

… esa ya fue otra lastimosa historia, muy lastimosa historia, que ahí está y luego les contaré.

Una cosa debe quedar clara, muy clara para continuar con este periplo…

… si el gran público decidió alejarse de la Monumental Plaza de Toros México en esas dos décadas que hicieron tanto daño, fue porque se olvidó de que el público existía y de que tiene el derecho de opinar, simplemente porque es el que paga y mantiene al espectáculo

… se olvidaron de que el público es el que le da razón de ser al arte del toreo como espectáculo de masas; y entonces no sólo empequeñecieron al toro, no sólo empequeñecieron a la casta y a la bravura…

empequeñecieron a la Fiesta.

Se olvidaron que esa esencia, la esencia que siempre debe prevalecer por los ordenamientos de la liturgia para que el rito se produzca con inobjetable verdad, luz y grandeza, debe estar sustentada -un día sí y otro también- por el toro auténtico para el torero de verdad.

¡Sí!, el toro auténtico, ese mitológico toro bravo y encastado que enfrente un héroe investido en ese torero de verdad, y que una vez que ha dominado a la naturaleza instintiva; se transfigure en artista para crear luminosos momentos escultóricos.

Cosas veredes.

Al olvidarse de la existencia del gran público taurino y de la verdad que debe prevalecer en el redondel, se provocó el consecuente desinterés y el lamentable alejamiento.

Tras esas dos décadas de desastre, llegó la actual empresa conformada por el licenciado Alberto Baillères González y Javier Sordo-Madaleno, empresa que hasta el momento no ha conseguido otra nueva época de gloria ni mucho menos.

Una pena.

El objetivo planteado y las metas para conseguirlo, no pudieron ser realizables.

Le encomendaron la tarea a, Mario Zulaica, y como ya lo escribí en el artículo del 75 Aniversario de la Monumental México, en Mario puede existir la buena voluntad, las buenas intenciones, pero el equipo que le rodea, todo hace ver que carece de los elementos mínimos necesarios para conquistar el objetivo, y el fallido esfuerzo ha quedado en eso…

… en las buenas intenciones.

Y, reitero de buenas intenciones están llenos los caminos al infierno.

Mientras no se posea la suficiente humildad para aceptar el fracaso, difícilmente podrán hallar las soluciones; porque siempre aparecerán presurosas las justificaciones por los errores cometidos y la Fiesta, allí seguirá durmiendo el sueño de la incomprensión.

En este contexto, todo hace ver que podría ser el tiempo nuevamente de los aficionados.

Sí, de los aficionados unidos, de los grupos taurinos que tomen al toro por los cuernos.

Don Alberto Baillères, así como Alejandro Baillères y Javier Sordo-Madaleno, son personas inteligentes y sensibles, y dentro de su sabiduría también está la de saber escuchar a la voz del aficionado; para así conocer cómo resolver el problema que provocó el alejamiento del público.

Nadie somos poseedores ni hacedores de la verdad, tampoco indispensables y no se debe -aunque muchos sí lo hacen- imponer por encima de todo y de todos los propios intereses. Ni tampoco se puede alterar una tradición para imponer ideas extranjeras que sigan consolidando el alejamiento.

No obstante, todo tiene solución en esta vida, sólo hay que poseer la suficiente humildad para aceptar las limitaciones, entender del fracaso y ser capaces de escuchar a la gente que sí puede apoyar para transformar los errores, los fracasos en venturosos aciertos y así comenzar a caminar por la senda del éxito.

¿Podrán hacerlo?

Ese es el reto.

#Quédate_En_Casa

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

________________________________

Nueva cuenta de Twitter síganme

@PEPEMAT91688656

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________