El espíritu indómito de Alejandro Lima ‘El Mojito’ no ha claudicado en la pandemia

Me obliga a redoblar esfuerzos y conquistar mi más caros anhelos, consolidarme no sólo en México sino en España, Francia, Portugal y Sudamérica, porque tantos meses de autocrítica en medio de la soledad a la que nos llevó la pandemia, me hizo ver que mis cualidades sí tienen fundamento”: Alejandro Lima El Mojito.

El Matador Alejandro Lima El Mojito tuvo, como muchos, un año difícil por la pandemia; así que mientras los dos primeros meses se anunciaban muchas oportunidades para que toreara, tan pronto en Marzo comenzó el coronavirus a invadir la vida de muchos mexicanos, como era obvio y tras la imposición del semáforo epidemiológico, sobretodo, en rojo, se redujeron los festejos.

Alejandro, nos cuenta la historia, su historia de este año tan complicado, en el que tuvo que afrontar como torero muchos retos y por lo que su indómito espíritu le mantuvo con firmeza y así no claudicar.

– ¿Cómo fue tu año Matador?

Comencé el año con mucha ilusión porque los primeros dos meses del 2020 seguía haciendo lo que más me gusta: torear. Así que Xalostoc, Tlaxcala, me regaló una tarde, en donde apareció un indulto en mi primero tras una faena que me emocionó mucho más ver cómo la gente se me entregaba, me felicitaba eufóricamente, en el segundo tras otra faena que impactó al público, corté una oreja, y así salí en hombros de los aficionados que se bajaron a cargarme y ahí estuve con ellos recibiendo su inolvidable apoyo.

Todo iba muy bien, veía un año con un futuro más que sólido para mi carrera, esperando que sumando triunfos pudiera pensar en cruzar el charco y así llegar a España, Francia y Portugal, así que en febrero disfrute de un festival en Lázaro Cárdenas, Tlaxcala, en donde corté dos orejas y volví a salir en hombros.

Marzo, un mes de preparación con las intenciones puestas en Abril, ya que mi apoderado Lázaro Rosas, me tenía firmadas tres corridas en Campeche, seguidas de otros cinco festejos en Mayo en los Estados de Campeche, Yucatán e Hidalgo; por lo que me preparé con toda la entrega que mi corazón exige y asistí a varios tentaderos.

Pero, llegó Abril y con este mes la más incierta realidad que he vivido, la pandemia, la COVID-19. Esta difícil prueba que afrontamos en el mundo, no me llevó a claudicar en mis objetivos. Por el contrario, me obligó a tener fe ciega y entrenar para un cartel sin fecha.

Gracias a la invitación del escrupuloso ganadero Don Antonio de Haro, se sucedieron una serie de tentadores con el toro con edad, lo que le agradezco profundamente a Don Antonio quien confía en mi.

Si bien, no vi al toro en las plazas con público, si lo vi en la plaza de tienta. Debo comentar, que no sólo en esta prestigiosa ganadería tuve la importante oportunidad de torear, sino con toros de Magdalena González, La Trasquila, Los Rodríguez, me apoyaron con más de 30 toros a puerta cerrada. Con sinceridad les agradezco que hayan pensado en mi.

____________________________________

El Matador Alejandro Lima El Mojito, reflexionando sobre el reto que ha vivido en este complicado 2020

____________________________________

La incertidumbre aumentó en Mayo y Junio, sin  embargo, el número de toros en la casa de De Haro también; vaya banquete que me di, enfrentado toros con edad, encastados, algunos complicados, pero es la mejor manera de ir avanzando, hallando mis errores para convertirlos en aciertos y los aciertos mejorarlos para darles más sustento.

El mes de Julio en medio de la pandemia, apareció un oásis gracias al apoyo del Senador Don Pedro Haces, ya que toreé en el Torotón; lo que me dio nuevamente la oportunidad de alternar con compañeros, algo necesario para aprender y crecer.

En Agosto continuó mi preparación con toros de mi apoderado, Lázaro Rosas, y así pude torear el primer festival con público; sí, ya con medidas sanitarias que exigían poco aforo, sana distancia, uso indispensable del cubrebocas que tapara nariz y boca. En esta experiencia aprecié mucho a la afición taurina, porque su pasión y entrega es única.

El Mes Patrio de México, Septiembre, ya que celebramos el inicio de nuestra Independencia, me trajo un festival taurino y también la noticia de que mi apoderado había firmado la primera corrida después de muchos meses de ayuno debido a la pandemia.

Al llegar Octubre, el destino me llevó a Estados Unidos, para ahí tentar en la ganadería Pico Dos Padres, en Peterson, California, más de un par de docenas de vacas y dos sementales; así mismo, significó volverme a vestir de luces para la Feria Tlaxcala, pero la circunstancia de una corrida con poca movilidad, hizo que no llegara el triunfo como lo estaba deseando.

Sin embargo, una cosa que fue aleccionadora para mi, ha sido el darme cuenta de algo que percibo muy importante; en estos meses en los que no se detuvo mi preparación, había madurado más como torero al imponerme a estos toros complicados y con poca movilidad.

Noviembre un mes de mucha concentración. El mes que me puso en el segundo Torotón y en el certamen de La Florecita, saliendo airoso de estos compromisos gracias a esos importantes tentaderos de la casa de De Haro, con mi apoderado, de El Vergel, de Magdalena González, de La Trasquila, en fin, de todos los que tuvieron a bien apoyarme para seguir consolidando mi tauromaquia.

Cerré el año con la ilusión de iniciar el 2021, sí toreando el primero de enero en mi tierra, Tlaxcala. Sin embargo, el mundo había cambiado. Mientras en Europa comenzaba el rebrote porque ya habían controlado la pandemia y volvió a brotar; en América vino un repunte porque aquí  lamentablemente, todavía no llegamos al pico de la pandemia.

Tengo mucha fe en que la humanidad podamos superar esta crisis, se hace necesario para que todos volvamos a nuestra normalidad. Tengo también mucha fe en que encontremos con las vacunas esa añorada luz al final del túnel, y esto me conduzca a retomar mi profesión con la devoción acrecentada por la experiencia que nos está dejando la pandemia, de no perder ningún segundo de nuestra existencia en aras de la desidia.

Esto me obliga a redoblar esfuerzos y conquistar mi más caros anhelos, consolidarme no sólo en México sino en España, Francia, Portugal y Sudamérica, porque tantos meses de autocrítica en medio de la soledad a la que nos llevó la pandemia, me hizo ver que mis cualidades sí tienen fundamento.

Antes de concluir quiero enviarles a todos los que tengan a bien leer mi sentir, que tengo fe que no claudiquen, en medio de esta pandemia. No podemos claudicar y nuestro éxito será superar esta tremenda prueba que Dios nos ha dado para ser mejores.

Así que les invito, les pido respetuosamente usen el cubrebocas, porque la parte más expuesta es nuestra cara, ya que a través de las conjuntivas de los ojos, de la nariz y de la boca puede hallar camino el coronavirus e infectar; y si por el momento pueden quedarse en casa, será lo mejor para ganarle la batalla a la pandemia.

Dios los bendiga a todos y nos de un gran 2021”.

Nos despedimos de, Alejandro Lima El Mojito, quien nos hizo notar con solidez que es un espíritu indómito que con honestidad y firmeza, busca consolidar su luminoso futuro.

#Quédate_En_Casa

____________________________________

 

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________