En el tintero del Abogado Pérez-Palma… Tauromaquia, mi derecho, mi preferencia, mi decisión

El don más preciado del ser humano es ser libre. Libre de pensamiento, libre de decisiones, libre manifestarse y tener la capacidad única y personalísima hacer o dejar de hacer, Libre sin ser juzgado o señalado por intolerantes o por minorías.

¡Si!

¡Así es la libertad!

En estos momentos donde al Arte de la Tauromaquia es señalado, juzgado y hasta prohibido, me pregunto:

¿En dónde están los que han vivido y viven de ella?

Simplemente no se han visto, o…

… quizá su zona de confort y de privilegios es muy cómoda y suficientemente amplia, que se dan el lujo de permitir que la fiesta brava sea agredida y pisoteada sin hacer nada por defenderla.

Es triste ver como la fiesta brava no tiene voz, y me permito ejemplificar el caso Hidalgo, donde se llego hasta el cabildo para reformar un reglamento y prohibir la entrada de niños, niñas a los festejos Taurinos. Todos los taurinos festejaron como un triunfo la decisión del cabildo, por desechar esta propuesta.

__________________________________

__________________________________

En lo personal y como ciudadano libre de ejercer mis derechos, el hecho de haber permitido que esta propuesta llegue hasta una autoridad para que esta decida… de ninguna manera es un triunfo y menos considerando en la suma aritmética de los votos; cuando hubo cinco votos a favor de coartar un derecho y seis abstenciones para no reconocer  un derecho humano.

Insisto no es Triunfo

Claro pero con eso fue suficiente para que los taurinos de confort y los que saquean el arte de la tauromaquia lo festejaran como logro de ellos.

Esa propuesta de minorías intolerantes, como muchas simplemente no deben de llegar a ninguna autoridad (Cabildos, Congresos etcétera), por el simple hecho de que estas limitan y/o coartan el derecho humano de la libertad, consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

___________________________________

___________________________________

La libertad es un derecho sagrado e imprescriptible que todos los seres humanos poseen.

La libertad es la facultad de obrar según nuestra voluntad, respetando la ley y el derecho ajeno, y esta liberta incluye el Arte de la Tauromaquia, y el que no la comparta esta su libre derecho de no compartirla, pero nunca sobre el derecho de atacar mi libre decisión que me otorga mi libertad.

Como aficionado taurino, si ese que paga una localidad,-nada económicas por cierto-, ese aficionado que tarde a tarde ocupa un lugar en los tendidos de sol, que de manera solitaria defiende su derecho a la fiesta, solo sin eco, cual quijote. Defendiendo lo que considera suyo.

¿En dónde se encuentran los toreros, ganaderos y empresarios, si esos los que viven del pago de las localidades?

¿Alguien los ha visto en algún tribunal defendiendo este derecho?

¿Han agarrado algún podio para externar su inconformidad?

Y, si lo han hecho, parece que sólo fue un simple suspiro de intención o un espacio para la foto.

Es gratificante ver y escuchar a quienes defienden el Arte del toreo, si los verdaderos taurinos, los que no se llevan la nóminas más jugosas, los toreros de plata, los monosabios, los torileros, la afición y el universo de invisibles que le dan vida a la fiesta.

Muchas veces el zona de confort nos hace perder piso o ver otra realidad, la realidad que solamente uno quiere acorde a su zona, pero entre esa realidad y la realidad hay una abismo tan grande que ha puesto a la tauromaquia vulnerable.

¡Sí! vulnerable por que se ha permitido, vulnerable por que no se le ha defendido.

Y el hecho que cada vez que llegue una petición para prohibir la fiesta brava la vuelve más vulnerable, más frágil.

_________________________________

_________________________________

No exagero el comentario, está en su justa dimensión, ya que la intención de vulnerar un derecho nunca debe de llegar a ninguna autoridad.

Y, no se ha hecho nada para tal fin, seguimos sentados esperado y esperando, pero no se qué.

Nuestra gusto y afición al arte de la tauromaquia se debe defender con respeto, pero con contundencia, sin miedos, un derecho es una razón para la justicia. Nuestra libertad es una razón para defender nuestra identidad taurina.

Es irrisorio pensar que a estas alturas de humanidad toda vía existen grupos intolerantes, extremistas que pretenden abolir y exterminar cual nazis, formas de convivencia social si estas no les complace, es inevitable ser juzgado por lo que comes o como lo comes, eres señalado al ejercer libremente tus decisiones, si es irrisoria e incomprenciblemente absurdo, pero real, al grado que si no te defiendes pierdes.

Y lo más perverso es que autoridades de todos los niveles de gobierno y hasta organismos de protección a los Derechos Humanos, por ignorancia e intereses desconocidos pretenden de manera artera limitar  o coartar un derecho consagrado en la Declaratoria Universal de los Derechos Humanos:

¡Nuestro derecho a la Libertad!

Luego entonces claro que hay que defenderse de las minorías intolerantes y de las autoridades ignorantes, no debemos permitir su avance siniestro, el derecho asiste nuestra razón.

___________________________________

___________________________________

Toreros, ganaderos y empresarios:

¡No podemos permitir que se pierda una cultura que le pertenece a la humanidad, una tradición viva, real y forma parte de nosotros; no podemos seguir en zona de confort y ver como se lleva a una mesa de cabildo o a un congreso nuestro derecho, nuestra libertad, salgamos y defendamos lo nuestro!

Sí, este es un llamado a la Unidad y Defensa Taurina, podemos hacerlo tan grande y universal como los es la Tauromaquia, va un granito de arena,  dejemos esa zona de confort que tanto daño le ha causado a la fiesta, y defendamos nuestra libertad, nuestra decisión.

El filósofo y escritor español dijo: “Yo creo que los anti taurinos, no se si todos, utilizan la cabeza para embestir y no para pensar“.

Y recordando a Antonio Chenel Antoñete: “La fiesta de los toros tiene futuro, siempre habrá locos maravillosos”.

¡Defendamos nuestra Libertad taurina!

____________________________________

@ALBERTO_SERFIN

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

____________________________________________________________________________