Lo comenta Miguel Ángel Yáñez… Desconocimiento, incultura y vandalismo animalista

En Mayo de 1964 y durante la celebración de la Feria de San Isidro en Madrid se colocó un busto del Doctor Alexander Fleming descubridor de uno de los primeros antibióticos como es la penicilina y que tantas y tantas vidas ha salvado en el mundo y por supuesto también en el taurino que tanto bien hizo a los toreros, consiguiendo que muchas infecciones por asta de toro dejaran de ser mortales.

Pues bien, siendo este doctor escocés quien con su aportación a la medicina y farmacopea moderna algún bárbaro repleto de desconocimiento, incultura y anafalbetismo lleva a cabo el acto vandálico de escribir con pintura en la peana sobre la que descansa el busto del Doctor Fleming la palabra: “ASESINO” (¿?)

No sabemos si es un activista animalista o imbuido por las consignas animalistas y antitaurinas en contra de la tradición, historia y cultura que representa la tauromaquia; en la que una de las grandes preocupaciones de los toreros -después de “«salir vivos de la plaza»- era no recibir una cornada, ya que los cuernos de los toros contienen gran cantidad de bacterias y una herida profunda podría generar una infección que acabara con la vida del matador o subalterno cogido.

Afortunadamente, todo cambió en la primera mitad del siglo veinte gracias a un médico escocés, el doctor Alexander Fleming (1881-1955). En el verano de 1928 este científico se fue de vacaciones después de cerrar su laboratorio y apilar diversos cultivos de estafilococos en una de sus estanterías.

Al regreso observó atónito que uno de aquellos cultivos se había contaminado con un hongo y que, curiosamente, alrededor del mismo no había crecido ninguna bacteria. Fleming identificó este moho como Penicilinum notatum.

Este hallazgo propiciaría la aparición de unos de los primeros antibióticos, la penicilina, que tanto bien hizo a los toreros, consiguiendo que muchas infecciones por asta de toro dejaran de ser mortales.

En 1948 Alexander Fleming –después de haber sido galardonado con el Premio Nobel de Medicina– visitó nuestro país durante dos semanas, a lo largo de las cuales fue homenajeado como se merecía: fue nombrado doctor honoris causa en la Universidad Central de Madrid, recibió la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio y fue nombrado académico de honor en la Academia de Medicina.

Quizás el más emotivo homenaje llegó años después –en 1964- cuando se levantó un conjunto escultórico dedicado al galeno escocés en un lateral de la plaza de toros de Las Ventas, una de las más importantes del mundo.

___________________________

Emotivo homenaje de los toreros al genio que inventó la penicilina, con la que se han salvado miles de millones de vidas… el inmenso Doctor Alexander Fleming

___________________________

La escultura consiste en un busto de medio cuerpo del doctor y frente a él un torero ofreciéndole un brindis. En la columna que lo sostiene aparecen una sentidas palabras:

«Al doctor Fleming, en agradecimiento de los toreros».

Un poco de cultura y conocimiento nunca vienen mal para todos e incluso para los animalistas, antitaurinos y especialmente para esos vándalos que no respetan lo que es de todos y para todos, como es la salvadora penicilina.

____________________________

@miguel_a_yanez 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________