En Bogotá… Arcila en hombros y tres toros de Vistahermosa para tomar nota

Bogotá, Colombia. Sábado 29 de Febrero. Casi media plaza en la corrida de los toreros colombianos, la lluvia fuerte previa al inicio del festejo hizo que la corrida iniciara veinte minutos después cuando el ruedo fue arreglado por los monosabios. Se lidiaron siete toros de Vistahermosa muy variados de presentación y de juego, sexto y séptimo anovilladitos, el resto muy bien presentados. Los cárdenos un primor. El gusto de volver a saborear los santacolomas. Tres toros para tomar nota y romper ese odioso duopolio que los figurines han montado en las ferias colombianas en donde no matan nada que no sea lo de Gutiérrez o lo de Caicedo. Esto de Vistahermosa, que volvía a la Santamaría después de muchos años, está para seguir con interés. Todo un acierto de la empresa.

José Arcila: Dos orejas y oreja

Moreno Muñoz: Palmas y silencio tras tres avisos; silencios tras dos avisos en el que regaló

David Martínez: Silencio y silencio

Detalles:

Al inicio de la corrida se les entregó una placa a los valientes novilleros que participaron en la huelga de hambre cuando el mal recordado alcalde de Bogotá cerró la plaza Santamaría.

Garrido, subalterno muy querido en Bogotá, puso un gran par de banderillas en el sexto toro, y realizó un quite a una mano a un compañero a la salida también de un par de banderillas que fue una delicia.

____________________________

Muy Interesante corrida de Vistahermosa. El primer toro de la tarde ha sido el mejor, con cara de toro, mirada de toro y embestida de toro, el segundo también fue bueno aunque le faltó un poquito más de codicia, el cuarto también un toro de verdad, con picantito, no se dejaba de nadie y se cargó en sus lomos a Granerito primero y a Arcila después, toro para poderle, el sexto también tuvo lo suyo aunque un escalón por debajo de estos tres.

Todos los de Vistahermosa, tuvieron la virtud de no abrir la boca y de generar interés en el ruedo, las cuadrillas tuvieron que estar siempre muy atentas, no eran para nada tontos.

Lastima los tres de Moreno Muñoz que se rajaron sistemáticamente, como si Moreno tuviera un gafe o no les hubiera gustado algo del bogotano porque no quisieron ver su muleta y salían mirando a tablas totalmente desentendidos, el quinto, segundo de Moreno, manseó descaradamente en el caballo.

José Arcila ha ratificado en la Santamaría su buen momento y su reconversión, que se había visto ya con gran impacto en el festival de la Feria Manizales y que generó expectación por verlo en la capital, se le nota la mentoría de El Dandy, ha dejado de ser ese torero que daba buenos naturales pero más frío que una nevera. Ahora se le nota suelto, seguro, sabiendo que hacer y toreando muy bien por bajo con la muleta. Y con el mérito añadido de prácticamente no haber toreado durante del 2019.

Ha matado supremamente bien a sus dos toros, lo mejor de su tarde, entrando derecho, echando  la muleta al hocico de sus toros y clavando en todo lo alto. Tremendo ha estado con la espada. Un cañón.

Se está sintiendo y gustando al torear, aunque también hay que decirle que torería no es dar verónicas ni muletazos mirando al tendido, eso le sobra.

Ha dado un par de tandas por la derecha en su primero, y dos al natural en su segundo de gran calidad, especialmente después de embarcado el toro en su muleta.

Porque no se puede dejar de anotar que en sus dos actuaciones no se colocó bien, citó siempre al hilo del pitón y dejando la pierna de salida atrás, si se queda solo con el triunfo y la salida a hombros y no corrige esto no va a trascender en plazas europeas, que es lo que siempre ha querido.

Aunque este triunfo le debe servir para entrar en todas las ferias colombianas, porque hoy por hoy puede ser el torero colombiano con más interés por ver en las ferias de primera.

Su faena a su primero tuvo calidad pero el defecto anotado de citar siempre al hilo del pitón, era faena de oreja y ratificada con semejante espadazo era una oreja de peso, pero la presidencia flaqueó esta vez en su criterio y concedió la segunda que sobró.

En su segundo volvió a salir muy decidido, la variedad de su capa así lo dejo ver, aunque las cacerinas no salieran muy lucidas del todo. El toro tenía mucho que torear, no había que dudarle, la faena navegaba por aguas normales y corrientes hasta que una tanda de naturales larga y bien construida elevó el listón, pero aún faltaba mando total del torero, por esto el toro atacó cuando pudo y lo levantó del suelo cayendo de mala manera sobre el cuello y recibiendo un pitonazo en la cara que pareció peor de lo que fue.

Arcila se levantó desorientado pero con ganas de rematar su tarde, dio una tanda de mérito sobre la derecha con el público muy de su lado como es costumbre cuando el torero es cogido y vuelve a la cara del toro.

Mató de nuevo muy bien y llegó otra oreja merecida. Las mieles del triunfo las pudo probar con el público entregado en las vueltas al ruedo en las que paseó las orejas y en la salida en hombros hasta al hotel aunque algunos antis se opusieran en el camino.

Bien José, pero ojo a la colocación al citar.

Moreno Muñoz tuvo mucha voluntad pero se llevó el peor lote del festejo. Moreno es un torero al que las cosas no le salen fácil, siempre todo es cuesta arriba, reaparecía después de la fea cornada en el cuello de Puente piedra y se le vio que la ha superado a pesar de inhibirse un poco en su primero cuando con el capote no le podia meter mano y su subalterno llevaba la lidia. Sus tres toros, porque regaló uno, fueron calcados. Bravuconeaban en el caballo, parados en banderillas y rajados en la muleta. El primero con mucho por torear, complicado.

Moreno que se veía que quería sacarse la espina de su faena de hace dos años que no remató con la espada no pudo lucirse, no mató bien y escuchó los tres avisos en su segundo y dos más en el de regalo. Lastima. Si hubiera más corridas en la provincia colombiana podría resarcirse rápido, pero no es así. Habrá que ver si tiene alguna oportunidad más en Bogotá.

David Martínez confirmó su alternativa y dejó escapar un toro muy bueno para triunfar a lo grande, quien sabe cuando pueda volver a tener una chance de esas para poder reventar la primera plaza del país, le vino muy ancho el toro, lo dejó ir con las orejas al desolladero y eso en estos tiempos de tan pocas corridas en el país es todo un pecado. Le dio un par de buenos muletazos pero no fueron para nada suficientes y aprovechar con rotundidad las magníficas embestidas del gran toro de Vistahermosa. Fue silenciado cuando el toro se fue con los honores de la vuelta al ruedo. Elocuencia pura de lo que había pasado en el ruedo.

En su segundo descubrió tarde que el toro en el tercio, a una distancia media y por el pitón izquierdo era por donde mejor iba, a pesar de que se había puesto de rodillas para impactar al público al iniciar la faena. Quiso volver a la diestra y el toro le protestó. Ya luego no pudo remontar su faena. Mató de un bajonazo muy feo. De nuevo silencio a su labor.

Tuvo el gesto de invitar a banderillear a dos subalternos, Garrido y Santana y le mojaron la oreja, en una suerte que domina pero en la que no destaca. Está aún muy verde.

Una tarde interesante, por los toros y porque pudimos ver los progresos de Arcila, la gente salió contenta de poder comprobar que hay más ganaderías con interés en el país y que a las figuras las deben sacar de su par de ganaderías fetiche en Colombia.

¿Vendrían?

Sería bueno saberlo.

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________