En la Monumental México… Un Estoque de Oro sin estoqueador; triunfa La Joya tras el indulto de Tocayo

Monumental Plaza de Toros México. Domingo 9 de Febrero del 2020. Décimo séptima corrida de la Temporada Grande. Cerca de un tercio de entrada, unas 12 mil personas. Se lidiaron toros en este orden: Julián Hamdan, anovillado, manso, descastado e inválido tuvo que ser devuelto y fue sustituido por uno de La Joya, al que no le encontró Ponce la lidia; el segundo de nombre Tocayo, perteneció a la ganadería de La Joya, encaste Parladé vía Domecq, que resultó bravo, encastado, cumplió en el caballo y se fue a más en la muleta, tuvo clase, calidad, mucha emotividad y recorrido, al final fue indultado; en tercer sitio apareció otro anovillado ejemplar, manso y descastado y debilucho de Javier Bernardo de Quirós; el cuarto ha sido de la ganadería de Xajay, justo de presencia, con movilidad; en quinto sitio salió un mansesco ejemplar de Reyes Huerta; y en séptimo lugar, un manso y toriciego astado de Las Huertas.

Enrique Ponce: Decidió -sin que nadie lo llamara- que lo correcto era salir al tercio.

Antonio Ferrera: Dos vueltas.

Morante de la Puebla: Bronca tras aviso.

José Mauricio: Oreja.

Joselito Adame: Dos orejas protestada la segunda.

Luis David Adame: Silencio.

Detalles:

De forma oficiosa, carente de todo sentido común y sin una lógica ni argumento, Paco Dóddoli, en su calidad de dirigente de la Asociación Mexicana de Toreros, fue a obsequiarle el Estoque de Oro a Antonio Ferrera, haciéndolo triunfador sin haber estoqueado.

Fernando García hijo ha pareado estupendamente, escuchó batería de júbilo en el tercio.

Rindieron homenaje a Juan Vázquez por 60 años en el redondel.

¡Pifias!

El buenazo de Jorjazo nuevamente más pifias, regaló la segunda oreja a Joselito Adame y le echó encima al público. Primero y tercero eran impresentables.

El gran público sigue esperando que la Comisión Taurina de la Ciudad de México cuyo patriarca es, Vicentico Bandín, se pronuncie y eche los buenazos que han dañado la verdad desde el palco de la nula autoridad.

___________________________________

De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas”: Salvador Dalí.

Justamente, sí justamente de surrealismo puro se puede definir lo acontecido en el festejo de este domingo, carente de sentido común, sin lógica y hasta de cierto grado de servilismo hacia con el improvisado triunfador; lo que se percibe fuera de toda dignidad personal.

El Estoque de Oro fue concedido a un torero que no estoqueó a su toro.

¿Bajo que concepto se le juzgó?

Se entiende que en toda premiación el que conquista el más importante galardón, es porque hizo una faena importante. Sí, destacó desde con el capote, pasando con la muleta hasta rubricar con el estoque. Tras esto se le conceden orejas y hasta el rabo.

A quien se le regaló el Estoque de Oro, ni rubricó con el estoque ni le dieron una sola oreja, porque cuando se indulta un toro se entiende que el que triunfa es el ganadero por preservar la casta y la bravura en su ganadería.

Por ello en la Monumental México no se da nada, ni los trofeos simbólicos que al fin y al cabo no son nada, porque lo simbólico no existe.

En medio de todo esto, comentaremos que, Tocayo, que así se llamó el toro de la ganadería La Joya, encaste Parladé vía Domecq, desde salida ha sido un toro pronto, con emotividad, recorrido, casta, clase y calidad. Peleó en varas.

El señor Ferrera al inicio dejó horrendas, en verdad horrendas verónicas sobre piernas, esto es, sus zapatillas nunca…

… nunca pudieron estar quietas en la arena, y anduvo a velocidad de vértigo.

Mi vecino de lugar quien estaba muy feliz con su familia, me comentó al estar viendo al señor Ferrera:

Este torero me divierte y nos divierte a todos. Mire, Ponce ya es un anciano que sólo vive del recuerdo, Morante si no le sale su torito bobo no hace nada, y este Ferrera me divierte, es un torero muy divertido”.

A lo que de inmediato le repuse:

¿Los toreros divierten? ¿son cómicos? ¿son payasos?”.

Y, respondió:

Bueno, no todos, pero este -el señor Ferrera- sí divierte, y por lo menos el público está feliz”.

Qué pena que un torero destaca por ser divertido y no por ser torero.

Y eso se apreció durante la faena de, Antonio Ferrera, muchos reían y les gustaban sus cosas chuscas, aunque no estuviera toreando, sino desperdiciando a tan magnífico toro.

Así vimos tras el brindis al público, que comenzó con pases por abajo, y apenas había iniciado derrumbó al toro, lo que efectivamente a la gente le causó hilaridad.

Luego vendría una serie a velocidad de vértigo, sin temple ni mando ni nada de nada, y lo importante está en que el extraordinario toro iba aguantando la pésima lidia a la que era sometido.

Por supuesto que de las cinco series que aparecieron por la derecha y otras tantas por el lado natural, vimos algunos pases correctos como ráfagas navideñas, pero no se trata de eso, sino de hacer una gran faena consagratoria con sólido argumento imponente estructura y fina como cristalina arquitectura, no sólo de mero divertimento.

El público en verdad enloqueció tras la cuarta serie con la derecha y continuó apoyando al gracioso torero, quien al darse cuenta que estaba muy por debajo del toro, del gran toro, decidió -así pareció- buscar el indulto.

Sí, el indulto…

… y el gran público le volvió apoyar hasta que el buenazo de Jorjazo lo indultó.

Sin que nadie le llamara porque se percibió hubo un acto de reflexión en el público, Ferrera, se dio una primera vuelta al ruedo, el público le ovacionó, y decidió darse una segunda más rápido, y la gente rió.

Y me volvió a decir mi compañero de asiento:

Ya vio como divierte”.

Tenía razón, y es una pena porque no ha logrado trascender como un buen torero; y eso…

… eso debe de ser demoledor.

José Mauricio, ha hecho una de las faenas más suaves y mejor estructurada, infinitamente superior a la del señor Ferrera.

El toro justo de presencia, ha sido de Xajay, se llamó Coco, al que lanceó correctamente con sus habituales buenas maneras.

El quite ha sido una bien consolidada combinación por chicuelina, tafallera y caleserina, con dos contundentes recortes.

El prólogo de su faena fue concebido con pases por abajo del tercio a los medios, invitando y convenciendo a su toro para colaborar, lo que hemos visto con series tanto con la derecha así como con la mano zurda de impecable creación, suaves y cristalinas.

Provocando el reconocimiento ante un toreo serio, sobrio, elegante y trascendente.

Dejó una rúbrica entera trasera tendida, que ha sido suficiente para pasear merecida oreja.

Joselito Adame llegó junto con su hermano Luis David, con el corazón maltrecho, ya que la esencia de su abuelita había trascendido al universo, por lo que respetuosamente les envío mi más sentido pésame.

Bien…

… les decía que a, Joselito, le correspondió un toro de Reyes Huerta de nombre Cinco Estrellas, al que el torero de Aguascalientes lo metió correctamente en su imperio.

Al inicio con la capichuela no se entregó, así que José decidió esperar la suerte de varas en donde se defendió y al final, sólo recibió un pellizco.

Aparecieron unas gaoneras que les faltó mayor contenido, y sobre todo, el farol que antecede al quite detrás por delante, porque así, con el farol lo creó Don Rodolfo Gaona y Jiménez.

José Tomás lo ha reducido porque físicamente no puede hacerlo completo.

Joselito, invitó a banderillear al señor Ferrera, quien dejó un par a toro pasado y trasero, pero divierte; Luis David Adame, quien también ha estado invitado cuarteó perfecto por el pitón izquierdo asomándose al balcón; y Joselito intentó de poder a poder, sólo que el astado no respondió, el torero hizo un mayor esfuerzo y dejó el par caído.

La faena tuvo como muestra de intenciones, dos pases por alto, pero se derrumbó el animalito. De ahí el mérito de la faena que José, le supo entender las distancias, darle su respiro y consentirlo, el instinto del toro percibió confianza y se fue para más.

Así no sólo dejó series plausibles con la derecha sino de notable esfuerzo con la izquierda, hasta aparecer milagrosamente redondos y dosantinas.

Acto seguido, tiró el estoque para torearlo al natural por ambos lados. Volvió a insistir con una dosantina y el toro aventó feo derrote a la pantorrilla izquierda tirándole a la arena.

Por fortuna sin nada que lamentar.

Se levantó y extrajo pases de mérito, de sumo mérito.

Dejó una entera trasera contraria, para que le autorizara el buenazo de Jorjazo dos orejas, siendo la segunda sumamente protestada.

¿Qué decir de la ancianidad por la que transita, Ponce, como señaló mi compañero de asiento?

Nada, sorpresivamente le salió un caramelillo, un lindo e inofensivo pequeñajito de Julián Hamdan, que fue tan inválido y manso…

… manso de solemnidad, que se devolvió más por la presión del público que por otra cosa, ya que el Reglamento no contempla esa decisión.

Así que salió uno de La Joya, encaste Parladé vía Domecq, y el señorito Ponce, simplemente no pudo.

Al final, en medio del silencio sepulcral mientras se esperaba que saliera el siguiente torero, decidió el señorito Ponce que lo correcto era salir al tercio, para que el público le aplaudiera.

De Morante, otro caso para Harry Potter, porque le salió gracias al mágico sorteo, un pequeñajillo, de Bernardo de Quirós, los famosos bernalditos, tan insignificantes como mansos y bobillos. No pudo hacer nada el señor nacido en la Puebla del Río, y fue abroncado.

Penosamente, a Luis David Adame que es tan gran torero, le salió un toriciego de Las Huertas, de nombre Palomito, aunque más parecía una violenta hurraca trasnochada.

El esfuerzo de Luis David, ha sido notable y cuando no se puede, pues no se puede y lo demás es imposible.

Al final, cuando el surrealismo cobraba mayor ilógica al estar entregando un Estoque de Oro al único torero que no estoqueó esta noche, los oficiosos de siempre, lo sacaron en hombros, a pesar de que no hubiera cortado un trofeo, porque cuando se indulta a un toro, el que triunfa es el ganadero, no el torero, y por ello en la Monumental Plaza de Toros México, no se les da nada

… absolutamente nada a los toreros.

Así que de acuerdo a la tradición, a la liturgia, quien debió haber salido en hombros, fue Joselito Adame, pero solo.

No fue así le acompañó un torero, cuyo mérito más importante, según el público, es divertir.

¡Vaya surrealismo!

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

– En breve la galería del Maestro Sainos

________________________________

@PERIODISTAURINO 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________