En Lima…Paco Ramos estrena la puerta grande de la remozada La Esperanza

Lima, 29 de junio del 2019. Abrió, bajo cielo nublado en la capital peruana y con un tercio de entrada, para la primera corrida de toros del ciclo de la Feria La Oportunidad donde hicieron el paseíllo por primera vez tres matadores de toros: el español Paco Ramos; el francés Thomás Duffau y el local César Bazán El Yeta haciendo frente a un encierro de seis toros bien presentados de Villa Graciela, el primero; y los cinco restantes de Campo Bravo, de buen juego en general, que se emplearon, tuvieron condiciones de bravura y colaboraron.

Paco Ramos, silencio y  dos orejas.

Thomás Duffau, oreja y palmas.

César Bazán El Yeta, silencio y silencio.

Detalles:

Los tres espadas hicieron desmonterados el paseíllo.

El español Paco Ramos abrió la puerta grande tras cortar dos orejas a su segundo, convirtiéndose en el primero en hacerlo en la remodelada plaza La Esperanza.

La joven amazona Andrea Sampértegui anudó una pañoleta de la casa al diestro Paco Ramos antes de iniciar la vuelta al ruedo.

Los seis toros fueron recibidos con fuerte ovación por parte del respetable, por sus hechuras. Acudieron dos veces al encuentro con los montados que cumplieron gran labor.

Se desmonteró el banderillero Eduard Jorge Valdez, al colocar buen par en el tercero de la tarde.

El matador Emilio Serna saltó al ruedo para hacer oportuno quite en ayuda del de plata El Rata que al ser arrollado quedara a merced, sin consecuencias, felizmente.

______________

El primero fue uno de Villa Graciela, un toro que por hechuras presagiaba servir, sin embargo, resultó una prenda. Imposible estarse con él. Incierto y mirón, manso con peligro, se paraba y en una hace por el matador Paco Ramos, que vistió de catafalco y plata, y que entró por vía de la sustitución al cubrir el puesto del colombiano Sebastián Ritter. No brindó mayores opciones. Infumable. Silencio.

Con el segundo de su lote, el salido cuarto, uno bueno de la ganadería viraquense Campo Bravo que puso en el ruedo cinco astados de nota muy aceptable, exhibió mucho poder y oficio. Doblándose con él en los medios inicia una faena que estructuró con mando, siempre con la muleta por delante, embarcando y llevándolo toreado. Buen toro y mejor torero, haciendo las cosas que gustan. Toreando para él y para el toro. El derecho es el pitón de calidad. Al natural son protestados de inicio y en uno aguanta un parón para concluir el pase. Prácticamente le roba el remate con el de pecho. Faena jaleada por el público que tras la estocada entera, porfió por pedir las dos orejas que le fueron concedidas. El matador onduense se justificó plenamente.

Thomás Duffau, que volvía a Lima tras el 2010 cuando se presentó como novillero en Acho, ha vestido de purísima y oro, mostrando su corte estético y de depurada técnica. Tuvo su labor buena conexión con el público.  También justificada su inclusión en el serial con la labor realizada en el ruedo lurinense. Recibió a su primero, “Fanfarrón” de Campo Bravo, de buen tipo, por verónicas empleándose el viraquense tomando bien los vuelos. Buen puyazo de Rafael López. Su alternante, César Bazán lo quita por chicuelinas. Inicia dudando el diestro de Mont de Marsan que retrasa la pierna pero ya luego a medida de irle ganando confianza, planta zapatillas y asentado, va metiendo en muleta al torito que lleva buen tranco, se desplaza y es noble. Ya acoplado, el francés, remata cada muletazo hasta el final. ompone la figura y el trazo que lleva su muleta es fino y templado. Suena la música con “La Giralda” que acompañan los olés. Mata traserilla y tendida pero lleva mucha muerte la espada.  Oreja.

Al quinto, “Impostor” de 445 kgs., que sale marcado con el número 71, hizo pasar apuros a las cuadrillas que alteraron el orden de lidia. Aseado y en el orden fiel de sus conceptos, el matador galo hilvanó las embestidas del toro que mientras tuvo fondo colaboró para terminar rajadito, aquerenciado. Estocada entera ligeramente tendida. Palmas.

César Bazán El Yeta, de canela y plata, encontró, como con él suele suceder, un lote propicio. El tercero, su primero, galopaba y tenía buen tranco. Se luce Santiago La Rosa con el par. El matador peruano hace derroche de entrega y pundonor. Como así mismo en el que cerraba tarde, un muy buen toro de nombre “Mistiano”, sale con mayor determinación al recibirlo con larga de rodillas en un lance cerrado en la valla y al quite se lo pasa por gaoneras. A diferencia de lo hecho en su primero, esta vez fue menos bullidor y trató de acoplarse supliendo alguna carencia con entrega y decisión. Suena “Paquito el chocolatero” cuando aguanta firme algunas protestas. Eduard Jorge Valdez se desmontera tras ser ovacionado luego de un muy buen par. Hubo tela pero el sastre estuvo flojo. Estocada algo delantera. Silenciado en ambos.

Muy buena tarde de toros, con tres astados importantes, dos buenos, y con todos yendo a los caballos dos veces peleando, algo que ya casi es inusual hoy en día. El público Salió satisfecho y reconoció el mérito de todo lo bien organizado con sus aplausos. Realmente una muy buena corrida, con sabor y gusto. El que no vino se la perdió.

___________

_____________

_______________

 

@TorosenelMundo_

__________________________

 

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV