En Aguascalientes… Román una oreja; las cuadrillas como en antaño

Tarde de mucho viento en la última corrida de la Feria de San Marcos 2019. Más de un cuarto de aforo en la Monumental de Aguascalientes, se lidiaron astados de Piedras Negras, bien presentados, que fueron complicados.

Fabián Barba: División de opiniones y silencio

Fermín Rivera: Al tercio y leves palmas

Román: Leves palmas y oreja.

Detalles:

Destacó por demás el picador Guillermo Cobos que protagonizó un espectacular puyazo, saludó en el tercio.

Los subalternos Gustavo Campos, Alejandro Prado y Ángel González tuvieron actuaciones destacadas, saludaron en el tercio.

____________________

El primer toro de la tarde saltó al ruedo lesionando al fotógrafo taurino Armando Landín Miranda, a quien reportan con herida en región parental del lado derecho, fractura expuesta de tibia y peroné y fuerte golpe en la región torácica. Fue llevado al Hospital Hidalgo para su atención médica.

Gran expectativa había generado el encierro de Piedras Negras, la legendaria ganadería tlaxcalteca que tras 42 años de ausencia volvía a la Monumental, pero no todo salió a pedir de boca. La mayoría saltó al ruedo con brío, rematando a los burladeros y peleando en varas, pero luego su comportamiento se tornó complicado y no todos los toreros ahí presentes tuvieron las cartas fuertes para sopesarlos.

Lo que sí se vivió fueron momentos espectaculares por parte de picadores y banderilleros, como las que contaban los viejos revisteros, como apuntaban las añejas crónicas, como cuando uno se imaginaba cómo sería aquello… y hoy se dio, las retinas hidrocálidas constataron un auténtico puyazo de bandera, como era ayer, como nos gustaría que siempre fuera hoy.

¿La diferencia?

Un toro poderoso que embiste con fuerza, al que no estamos acostumbrados, puesto que tarde con tarde se aplauden micro puyazos, apenas si se parte el pelo. Hoy la afición hidrocálida vivió y constató el contraste.

La única oreja de la tarde fue a parar a manos del español Román en el sexto de la tarde, un astado que asistió a la cita con los burladeros al salir de chiqueros, y que empujó de largo al caballo de Guillermo Cobos, éste le aguantó la vara, desde uno de los burladeros en la querencia natural hasta la puerta de cuadrillas.

¡Vaya momento torerísimo!

Ahora sí vimos un auténtico primer tercio y no la simulación de la vara (como la mayor parte de las corridas de esta y muchas ferias) Cobos, le aguantó como los grandes.  Las palmas y el aficionado de pie no se hicieron esperar, luego saludó en el tercio y los sombreros volaban a su alrededor.

¡Qué momento, qué belleza, ésta es la fiesta que nos gusta!“, afirmaban los habitantes del tendido!

Luego en banderillas Alejandro Prado y Gustavo Campos se lucieron dejando pares en lo alto, también saludaron en el tercio

Luego de vivir ese elixir, se esperaba que Román tuviera los argumentos sólidos en su muleta, pero no fue del todo así. Román toreo acelerado y sin tomarle el ritmo a las embestidas fuerte, continuas y nada dóciles del astado. Éste le exigió y no siempre el español tuvo la respuesta adecuada. Una faena enjundiosa pero poco estructurada, aunada al viento que jamás paró de soplar.

Al final al astado le faltaron fuerzas, algunas manoletinas muy ceñidas y a otra cosa. Tomó la espada de matar dejando estocada contraria. La afición pidió el apéndice y el juez se la otorgó.

A su primero, un bien presentado que peleó en varas, lo quitó por medias verónicas, rematando con revolera y brionesa.

De muleta se tornó un tanto peligroso por derecha, el español estuvo empeñoso por ambos lados, unas veces bien otras en el revolú. Mató de tres cuartos de espada caída para leves palmas.

Quien tuvo una tarde intensa fue Fermín Rivera, con su primero comenzó doblándose con el astado, enseñándole por dónde había que ir. Le bajaba la muleta, aunque había que llevarlo a media altura porque de bajarle de más doblaba.

Se dio a torear por ambos lados funcionando mayormente el diestro. Por izquierda intentaba, pero sin cosechar.  Esta vez vimos a un Rivera muy guerrero, obvio, lo que tenía en frente no era para menos.

Generalmente le vemos la faceta del toreo vertical y largo, pero si las peras estaban a 20 pues él ponía hasta los 30. Lástima de las fallas con la espada, aun así la afición le recomendó su esfuerzo.

El segundo de su lote un toro débil con el que estuvo deslucido, al igual que las embestidas del astado, mal con la espada y las leves palmas.

A Fabián Barba le correspondió la papeleta difícil, dos astados complicados que poco le dejaron estar. El primero de la función un astado muy bien presentado que saltó al callejón, ahí se encontraba nuestro buen amigo Armando Landín Miranda, quien se llevó fuertes lesiones, mismas que lo tienen en un estado de salud complicado.

El de Piedras Negras dejó claro que no pondría las cosas fáciles, aguantó la vara provocando un tumbo. En banderillas se lució Gustavo Campos.

Para el último tercio el astado ya se quedaba parado, sin ir a la tela y Barba batalló para hacerlo pasar, en situación muy rara ya que Barba es un excelente lidiador, pero esta vez le vimos sin encontrar el camino adecuado para hacerlo pasar. Falló con el acero dejando un bajonazo terrible y se ganó así la división de opiniones.

El segundo de su lote fue otro imposible, Barba lo veroniqueó un tanto acelerado. Luego de la vara en la que empujó, el astado ofreció medias embestidas, algunos muletazos aislados, el astado iba sin humillar, pasaba sin trasmitir. El torero esforzado, por momentos desesperando a la afición de la cual no obtuvo respuestas. Mal con la espada y el silencio.

____________________________

@AnaDelgado28 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________