En Aguascalientes… Miguel Aguilar, en busca de la fórmula perfecta

Otro lleno se registró en la Plaza de Toros San Marcos de Aguascalientes, sexto festejo menor de la temporada. Se lidiaron astados de Arellano Hermanos bien presentados de juego complicado. Hubo un regalo de Santa María de Xalpa, bien presentado, bueno.

José Sainz: Palmas y al tercio.

Alfonso Ortiz: Leves palmas y silencio.

Miguel Aguilar: Al tercio y silencio; y oreja en el de regalo.

Detalles:

Saludaron en el tercio los subalternos Jonathan Prado y Aldo Navarro luego de dejar buenos pares.

__________________

La fórmula del éxito es repetir, asegundar, triunfar una tarde y la otra también, quizá unas veces con mayor rotundidad que otras, pero en todas ser protagonista y hacer que se corra tinta de lo hecho en el ruedo, esa es la receta.

Hoy Miguel Aguilar cortó una oreja en su segunda comparecencia en el coso sanmarqueño, esta vez a un astado de regalo de Santa María de Xalpa.

El novillero de Aguascalientes regaló un séptimo debido a que las orejas no llegaron con los de su lote. Saltó a la arena un negro de bella estampa proveniente de la dehesa de Santa María de Xalpa, un novillo bien presentado, brioso, alegre, y de fuertes embestidas.

Aguilar lo recibió con larga afarolada rodillas en tierra, cerca de las tablas. Fuerte la pelea de astado en las varas, al salir de la puya, el novillero quitó por ajustadas chicuelinas para rematar con media e ir metiendo a la afición a su labor.

Para el tercio final, Aguilar se fue a los medios y desde ahí citó de largo al astado, mismo que se arrancó a su llamado y éste se lo pasó por la espalda, por alto y nuevamente el escalofrío al repetir la dosis. Por derecha el novillo fijo y el novillero sereno, paso a paso y poco a poco, pero la emoción decreció y Aguilar tuvo que cruzarse en la cara y optar por las cercanías, sin enmendar el terreno, dejándole la muleta en los belfos para conseguir así los pases en redondo.

Unas veces centrado, otras desviando la vista al tendido. Para finalizar Miguel Aguilar se lo pasó por manoletinas, seguido de detalles, cambios, remates y desplantes. La espada no estuvo de su lado, pinchazo arriba y media saliendo trompicado, se llevó el susto al tirarse a matar sin que corriera la sangre.

Mucha actitud por parte del novillero, quizá esta vez sin rayar la perfección como hace ocho días, pero hoy en el de regalo, Aguilar mostró una faceta más guerrera, más de lucha. Una labor no de total arte y sentimiento, quisiéramos que fuese siempre así, pero las tardes y los toros son distintos al igual que las emociones y los estados de ánimo.

Hubo petición que finalmente fue concedida, unos la aplaudieron y unos cuantos la protestaron…

¿Por qué?

Porque en Aguascalientes la exigencia es mucha, y aún más para los de casa. La faena de Aguilar fue sincera y de valía, sin llegar a los niveles del paroxismo.

Su mal uso de la espada le impidió que fuera redonda. Lo que tal vez suceda en la mente del aficionado que protesta, es quizá su miedo a que los buenos toreros se contaminen y que “el mundillo taurino” los envuelva y desvirtué su andar, y bajen las manos. Por eso les piden más, porque saben que quieren y que pueden.

Ojalá que estos buenos prospectos se quedarán en una bola de cristal, en un laboratorio donde exploraran la fórmula perfecta para el cultivar el espíritu y llenarlo de verdadera torería.

Alejarles de la lisonja, que no los toquen los coberos, que se alejen las gachís y las distracciones. Para ver por fin que un torero mexicano, se consolide y resulte ser mandón aquí y allá, ese es el único método, la fórmula adecuada, la suma de lo bueno y la resta de lo vano.

Con su primero tuvo una labor interesante ante un astado muy bien presentado que buscó las tablas al saltar al ruedo. Las verónicas no se le acomodaron a Aguilar, interpretándolas un tanto acelerado. Luego de que el novillo recibiera fuerte puyazo, el de Aguascalientes se lo llevó con doblones toreros de tablas a tercios serios y de firmeza.

Por derecha le protestaba, no era fácil y le exigió a Aguilar, por naturales hubo algunos eternos y de alto quilataje. No se iba de la pelea Aguilar y por quedarse en sus terrenos, el burel le prendió dándole paliza en la arena; sin embargo, el joven se puso de pie para proseguir con su quehacer muleteril, algunos detalles finos más por la derecha, pero todo se esfumó por el mal uso de la espada, sólo palmas.

El segundo de su lote fue imposible, Aguilar se deshizo muy pronto de él al escuchar las protestas. Otra vez de malas con sus aceros y el silencio a sus oídos.

De José Sainz hay que decir que tiene madera, sin embargo, esta tarde no tuvo rotundidad en sus faenas ni logró convencer del todo al pópulo. Con su primero en un principio estuvo aseado de muleta, por alto sacándolo de las tablas, un novillo no fácil, que estaba pendiente de él, que se quedaba y exigía.

Aguerrido estuvo el potosino, pero el astado le pidió poder en su tela, prosiguió el joven, pero sin encontrarle la cuadratura al círculo. Aislados los muletazos, sin asentar del todo las zapatillas, tres cuartos de acero caídos para escuchar palmas.

En su segundo la narrativa no cambió mucho, un novillo que buscaba pelea desde el inicio, un novillero dispuesto, con garra, pero sin conseguir los olés sonoros. Doblones toreros en el amanecer de su faena, luego por izquierda queriendo domeñar, pero las embestidas iban al cielo.

Por derecha tandas a media altura y otras rematadas a mucha distancia entre ambos cuerpos. Quiso cambiarlo de terrenos, pero no consiguió un mejor rumbo, sin decir mucho decidió despachar al astado dejando entera muy caída, algunos insistieron en provocar la salida al tercio que finalmente se dio.

Otro que le vimos poco fue al español Alfonso Ortiz, su primero un negro muy bien presentado remató fuerte en los burladeros y peleó en los caballos. El español comenzó su labor con ayudados por alto con torería y finos trazos, por derecha trataba de bajarle la mano, pero el novillo protestaba y le puso difícil la situación. Por naturales algunos buenos momentos de estilo y clase, pero lo hecho se fue a la nada por sus muchas fallas con la espada. Leves palmas.

El quinto del festejo jamás se empleó, pegando arreones y no dejando estar a Ortiz quien finalmente lo despachó pronto para irse en silencio.

____________________________

@AnaDelgado28 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________