En la Opinión de Pepe Mata… Al bombo le faltó la frescura irreverente del genial Simón Casas

Simón Casas se llama productor, bueno así le diremos, aunque un empresario, como bien dice el calificativo es el que emprende una acción, una actividad y, si posee sólidos argumentos, inevitablemente hallará el éxito, como muchas ocasiones lo ha hecho Simón.

Un acierto fue la primera edición del bombo (sorteo), cuando contendieron todo el elenco de toreros con todo el elenco de las ganaderías (comerciales y las llamadas duras), y…

… fue un éxito.

La plaza lució llena en más de las ocasiones y hubo una aportación importante en el orden artístico.

Para el inminente San Isidro, intentó hacer lo mismo, pero, inexplicablemente, se acabaron programando 10 ganaderías, de las cuales 9 son de procedencia del encaste comercial Domecq, y sólo una proviene de las llamadas corridas duras encaste Saltillo vía Albaserrada.

Tras dimes y diretes, muchos públicos con, Julián López El Juli, y seguramente, muchos más, en el sigilo del despacho de Simón con los restantes figurines; el bombo acabó siendo, un buen pretexto para justificar la presencia de los figurines con las ganaderías comerciales, y así el gran público no tendría la opción de protestar.

¿El público, el gran público no tiene en la realidad esa opción de protestar?

¡Por supuesto que sí!

Hubo voces que hicieron trascender sus dudas en las redes sociales, ante tal inverosímil situación, comentando que los figurines presionaron al productor para que el ya famoso bombo, no fuera de acuerdo a su planteamiento, que resultaba estupendo: todas las ganaderías (comerciales y duras) con todo el elenco de toreros, incluidas las figuras.

Por ello, según se dijo, entró con singular alegría el señoritingo Ponce, porque la probabilidad de que le tocara en «suerte» una corrida dura, era del 1 %, y le salió su premio: Juan Pedro Domecq.

_______________________

_______________________

Según se dijo antes de iniciar el sorteo, “Victoriano (Valencia) -suegro y apoderado de Enrique Ponce- nos recordó que tan pronto se anunció el bombo Enrique (Ponce) fue el primero en apuntarse”, bueno en este contexto de tanta certeza para la comodidad, pudieran tener razón los comentarios que surgen imparables, en las redes sociales.

El que se ha salvado o lo salvó la suerte o le salvó la insistencia de los figurines porque sólo apareciera una ganadería dura, fue, Andrés Roca Rey, quien es el único que llena plaza a donde vaya por la gran expectación que causa, y tendrá frente a él un lote de adolfos.

Ahora bien, si él quisiera dar una lección a los que sólo buscan perpetrar la comodidad del bobitoro, debería enfrentar en solitario seis imponentes dijes de Adolfo Martín y ampliar consecuentemente el número de ganaderías que puede enfrentar.

En fin…

Una cosa queda clara, al bombo en esta ocasión le faltó la frescura irreverente del genial Simón Casas, porque si hubiera impuesto su proyecto, los figurines habrían salido como base de cartel en donde se leyeran el nombre de ganaderías como Miura, Victorino Martín, José Escolar, Baltazar Ibán, Palha, Dolores Aguirre, en fin.

No fue así, bueno, el público, la sabiduría del gran público, ya tiene su veredicto inapelable.

Ya estaremos comentando lo que ocurra en la presentación el próximo 22 de marzo de los carteles de la Feria de San Isidro; y por supuesto, en el propio serial isidril.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

Notas relacionadas:

Tras la gran expectación para el sorteo de #SanIsidro2019, así quedaron las bases de cartel

Galería: Así vio Muriel Feiner el bombo de San Isidro 2019

________________________________

@PERIODISTAURINO 

_____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_____________________________________________________________________________