En Madrid… La torería de Rubén Pinar y Gómez del Pilar

Las Ventas. 12 de octubre de 2018. Corrida por la festividad del Día de la Hispanidad. Media plaza. Toros de Partido de Resina y José Luis Pereda (4º). De buena presentación pero mansos todos ellos. El tercero tuvo algo más de celo.

Rubén Pinar: Ovación cuando se retiraba a la enfermería en el único que enfrentó.

Javier Cortés: Ovación; silencio; y silencio en el que toreó por Rubén Pinar tras haberse corrido turno.

Gómez del Pilar: Vuelta al ruedo y silencio.

Detalles:

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la Mallorca por sus inundaciones.

Partes médicos:

En el primero de la tarde, fue prendido Rubén Pinar propiciando una fea cornada con el siguiente parte médico:

“Herida por asta de toro en el tercio superior de la cara interna del muslo derecho con dos trayectorias; una de 25 centímetros hacia arriba que contusiona el isquion y otra hacia atrás de 20 centímetros que bordea el fémur produciendo destrozos en los músculos abductores y contusiona paquete vasculonervioso. Pronóstico: Muy grave”.

El banderillero José Antonio Prestel, durante la lidia del segundo:

“Contusión en el primer dedo de la mano izquierda y contusión en el muslo derecho. Pronóstico reservado, le impide continuar la lidia”.

Ambos firmados por el doctor Máximo García Leirado.

____________________________

Astifino en apariencia era el toro que abría la corrida, recibido con el capote por Rubén Pinar. En el caballo empujó. El toro era de complicada embestida ya que no era fácil bajarle la cabeza. Al natural recibió una fea cornada en el muslo, aunque siguió toreando. Pudo dibujar muletazos de gran valor, bien reconocido por la afición por la gravedad de su situación. Tomó la espada y entró a la segunda, con varios descabellos posteriores. Recogió una merecida ovación y pasó directo a la enfermería.

El segundo toro de la tarde, para Javier Cortés, fue manso y con genio desde los inicios. Tuvo momentos continuos de echar la cara por arriba y alardear de mansedumbre y poca clase. Durante el tercio de banderillas empotró a José Antonio Pestrel contra uno de los tejados del burladero, y saltando al callejón, con lo que se organizó un revuelto enorme. El toro, a pesar de su condición, fue cogido con ganas en la faena por parte de Cortés, pero sin éxito alguno ya que el astado no humilló en ningún momento de la faena, y la embestida con clase brilló por su ausencia. Varios pinchazos tuvo que dar el madrileño.

De similar condición fue el cuarto, para Cortés. Era de la ganadería de José Luis Pereda, y tampoco quiso pelea en ningún momento de la lidia. En cuanto al tercio de muleta, a este astado lo vio un poco mejor el diestro, y a pesar de intentar equilibrar con ambas manos e intentarlo a base de derechazos y naturales, la falta de conexión hizo que el triunfo fue imposible, ya que el toro, con su escasa condición, no permitió la ligazón.

El sexto, al igual que el resto de la corrida, fue manso, pero aplaudido en la salida. Se estrelló en el peto, y su condición fue similar a los del resto de lote de Cortés, quien tuvo que matarlo en lugar de Pinar. Igual que con el cuarto, Cortés puso actitud y aplomo, pero resultó imposible sacar en claro pases de provecho, ya que el toro adolecía de fuerzas en demasía. Poco pudo hacer, y su comparecencia quedó silenciada.

Gómez del Pilar recibió al tercero, un toro serio de hechuras y bien presentado. Se fue el torero a la puerta de toriles para dejar posteriormente un gran lucimiento con la seda rosa con delantales y chicuelinas. La condición parecía diferente a la de sus hermanos. El diestro al observarlo lo aprovechó para apretar un poquito más. Sin embargo, el toro fue a menos y terminó parándose a medio recorrido complicándose así los muletazos. El matador supo darlos con temple y serenidad dejando buenas sensaciones en el tendido madrileño.

Volvió a recibir al quinto a porta gayola. Manseó desde los inicios. Lo intentó con su torería ya demostrada en su primero pero fue imposible ligar dos muletazos. La mansedumbre se convirtió en peligro y tuvo que dar fin tomando la espada. La estocada fue caída y cosechó el silencio.

En conclusión, una tarde con percances y poca raza en los astados. Esto no quiere decir que la raza no estuviese presente en los toreros, al contrario, Rubén Pinar y Gómez del Pilar supieron estar muy toreros en sus actuaciones. La tarde festiva se vio reducida por los toros pero no quitó la ilusión de la gente por haber asistido a su Fiesta en el día en el que celebramos todas nuestras costumbres y tradiciones. Por todo ello, hoy concluyo diciendo bien orgulloso, y como diría un compañero mío, ¡Viva la Fiesta!

_____________________________________

_____________________________________

@pablobielsa5

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________