En Lisboa… Los tiempos son otros

Plaza de toros Campo Pequeño de Lisboa (Portugal). Lleno. Toros de António Charrua, dispares de presentación. Sin raza. Se destacó el cuarto.

João Moura: Vuelta y vuelta.

Pablo Hermoso de Mendoza: Vuelta y vuelta.

Rui Fernandes: Vuelta y vuelta.

____________________________

Los tiempos son otros. En la sociedad, en la política, en la economía … y ¡hasta en el Toreo!

La bravura dio lugar a la «toreabilidad«; la emoción dio lugar a la estética; la exigencia dio lugar al facilitismo; y tantas otras cosas, en pro de la «modernidad«.

Hay quien gusta.

Hay quien acepta.

Hay quien «aprovecha» de todo.

¡Son otros tiempos (con los que cada vez menos me identifico)!

Me parece irremediable la presentación de los toros en la Catedral del Toreo a Caballo. El tema está gastado, pero la empresa continúa con la misma filosofía. Sin querer marcar la diferencia. Sin querer afirmarse definitivamente en el capitulo ganadero.

El primer toro de António Charrua que salió al ruedo  fue (uno más) de desmontable. No le servía de nada pesar más de 500 kilos, cuando le faltaba todo lo demás … De comportamiento, se salvó el cuarto de la orden, un toro que se arrancó de ancho dos o tres veces, y que tuvo más «picante» que los hermanos de camada. Los otros cinco fueron auténticos «hermanas de la caridad».

Si la emoción es parte fundamental del Toreo a Caballo. Fue João Moura quien más buscó ir a su encuentro. Con el cuarto, la excepción del encierro de Charrua, actuación encastada del jinete de Monforte, que con falta de juventud, le sobra otras virtudes. Montado en el Verdi, dejó venir el toro de ancho, y clavó una serie de cortas que movieron con la pasión de los aficionados, con destaque para el quinto. La actuación al primero resultó más discreta.

Pablo Hermoso de Mendoza sigue defendiendo su bandera. Con su primer, practicó un toro templado, con mucho de su Tauromaquia, a la base de la estética, pero con un toro completamente inválido, que cayó dos veces y no cayó más por suerte. Con el segundo, incluso en la recta final, con el craque de la cuadra, la actuación nunca llegó a levantar vuelo.

Rui Fernandes conmemoró 20 años de Alternativa, con el mismo cartel de la noche en que se doctoró. Fernandes se mantiene fiel a su concepto, consiguiendo estar más a gusto en su primero, en que los «ladeos» fueron la base de la actuación. Con el segundo, los quiebros no resultaron, pero con las piruetas consiguió calentar el «entendido» público de la capital.

Por los Amadores de Évora: João Madeira al cuarto intento, Dinis Caeiro a la primera y João Pedro Oliveira también a la cuarta.

Por los Amadores de Alcochete concretaron João Machacaz a la primera, João Belmonte a la segunda y Nuno Santana a la primera.

Solamente otra noche más en Lisboa….

_____________________________

@BexigaCatarina

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________