En Cenicientos… Lamelas y Venegas cortan pelo, vuelta para Chacón

Cenicientos. Miércoles 15 de agosto de 2018. Segunda de la Feria del Toro en honor a la Virgen del Roble. Se lidiaron toros de Conde de la Maza seriamente presentados todos, inmensos de cornamenta, pero mansos y duros. Mas de tres cuarto de aforo.

Octavio Chacón: Pitos y vuelta al ruedo tras petición.

Alberto Lamelas: Ovación y oreja.

José Carlos Venegas: Oreja y silencio.

Detalles:

Saludo tras banderillear el tercero David Adalid.

Parte médico de José Carlos Venegas: Cornada envainada de 8 centímetros en antebrazo derecho, que es operado en el quirófano de la plaza tras la muerte del terero.

_____________________________

Abrió la tarde el gaditano Octavio Chacón ante un animal de imponente arboladura que recibió una ovación de respeto. El toro fue mal picado y arrancó el caballo a los pechos, fue muy castigado, lo que encendió al respetable. En la muleta fue descastado total, impidiendo cualquiera opción y cuando Octavio se fue por la espada, el toro se echó, imposibilitando la suerte suprema. Fue apuntillado. Un espectáculo muy triste que generó el enfado del público y una innecesaria ovación al toro.

Alberto Lamelas recibió al segundo a la verónica aguantando cuchilladas del toro sin mirarse. El del Conde no rompió y el jienense se la jugó en el centro del ruedo aguantando auténticas cuchilladas por ambos pitones. Una labor heroica, con el miedo en cada arrancada del toro, que solo afeó un espadazo muy bajo. Fue ovacionado.

José Carlos Venegas, muy arropado por sus partidarios, toreó con buen son a la verónica al precioso tercero. En la muleta el coso corucho rugió con las arrancadas poderosas del animal que duraron un suspiro. Las ganas del torero ahogaron al animal y la labor se diluyó. Durante la parte final de la faena fue empitonado en el antebrazo de una cornada envainada. Un espadazo certero levantó una benévola petición que fue atendida entre protestas. Se le concedió la oreja. Y paso por el quirófano.

El cuarto fue un animal vacío de casta con el que Octavio pasó el episodio con ganas, fue castigado en vara una sola vez. El toro resultó nada fácil en la muleta, con el que Octavio se entregó cruzándose, y con su estilo lidiador saco todo lo que podía ante tal ejemplar. Mató de una estocada entera en lo alto y tras petición de trofeo dio una vuelta al ruedo.

El quinto fue un inmenso manso con el que Alberto Lamelas volvió a jugársela. Si bien debió ir antes a los terrenos que quería el toro, chiqueros, todo lo que hizo allí fue con verdad aguantando un tren con soberbios pitones. Por el derecho mandó con firmeza con un valor espartano que puso a los tendidos de su parte. El espadazo fue fulminante tirando al toro patas arriba al instante. Oreja.

José Carlos Venegas cerró la tarde con un animal muy simple de comportamiento con el que puso más ganas que cabeza ahogando demasiado las embestidas. Pincho y mato de una estocada contraria y tendida. Fue silenciado.

_____________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

_____________________________

@PhilippeGilMir

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________