En Medellín… solitaria oreja y una desacertada presidencia

Plaza de Toros La Macarena, de Medellín, Colombia; primer festejo de La 27 Feria Taurina de La Macarena, correspondiente a una corrida de toros, se lidiaron astados de la dehesa de Juan Bernardo Caicedo, encaste Domecq. bien presentados, pero de mal juego, carentes de casta, fondo y celo, salvo el lidiado en tercero aplaudido en el arrastre. Debido a que se malograron dos astados se tuvo que recurrir a un astado de reserva, y a un remiendo proveniente de la extinta ganadería de La Carolina.

Sebastián Castella: Palmas y palmas tras aviso.

Sebastián Ritter: Oreja y palmas.

Andrés Roca Rey: Vuelta y palmas.

Detalles:

Saludo desde el tercio el buen rehiletero Carlos Garrido.

______________________

En punto de las cuatro de la tarde se dio inicio a La 27 Feria Taurina de La Macarena; en los tendidos poco más de media plaza y en los corrales un encierro del doctor Juan Bernardo Caicedo; bien presentado, pero carente de casta y fuelle, toros de lámina, pero sin fondo ni bravura; salvo el tercero. Realizado el paseíllo se procedió a guardar minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño, un torero muy apreciado por la afición de Medellín, sentido homenaje en el que debió incluirse, por respeto a su reciente fallecimiento, al torero Manizalita, Andrés de los Rios.

Una tarde contradictoria en la que los toros prometían mucho, pero al final solo quedaron en siluetas vacías; en la que una presidencia, sin unidad de criterio, entregó y negó trofeos, en unas cedió a la presión de los tendidos y en otras les dio la espalda; una tarde en la que dos toros regresaron a los corrales, uno por la presión del público, otro por descuido de las cuadrillas; en fin, una tarde para tomar nota y corregir, máxime en el inicio de una Feria que promete mucho más.

Sebastián Castella: El torero de Bèziers se siente en casa en Medellín, y pese a las múltiples dificultades de sus astados, la afición le supo cobijar. Con su primero Navideño (494 kilos) se prodigó con imponentes ayudados por alto, que hiló en una primera y única tanda por la derecha, pues el jabonero se vino a menos y terminó parándose impidiendo ligar y mucho menos gustar; con los aceros tras desigual estocada despacha; palmas y pitos en el arrastre.

Su segundo, Espartero (470 kilos) pese a prometer todo de salida, se malogro el pitón izquierdo al rematar con violencia en las tablas, siendo reemplazado por un bovino que desentonó en presentación y en comportamiento, un anovillado remanente de la extinta ganadería de La Carolina, que pese a tener movilidad y acometividad, afeó la actuación del francés dadas sus pobres hechuras, que a razón de la falta de un segundo toro de reserva tuvo que ser sacado al ruedo. Con la tizona deja una tendida, que le obliga a descabellar y tras escuchar aviso despacha, palmas y de nuevo pitos en el arrastre.

Sebastián Ritter: el voluntarioso torero antioqueño afincado en España, ante Volador (455 kilos) mostró una expresión más madura y centrada que en la temporada pasada, se observan mejoras en su concepto, buscando un toreo más clásico y ortodoxo; sin embargo, chocó con un toro de cuatro pases, que se diluyó muy rápido y que le negó toda posibilidad; se le abona la voluntad por agradar y por extraer pases, incluso pisando terrenos comprometidos; con la espada deja buena estocada, que convence al público haciéndolo merecedor de una generosa oreja.

Recibió a porta gayola, su segundo, Gorrito (483 kilos) burel que desentonó totalmente con la corrida, feo de hechuras, cornigacho y desigual, acudió sin voluntad al caballo, permitió el lucimiento de Garrido en el segundo tercio, y se empleó en un par de tandas por la derecha; finalmente se terminó apagando, pasando obligado y quedándose a medio viaje, acusando la falta de casta; con la espada, tras pinchazo, deja un espadazo en lo alto; palmas y pitos en el arrastre.

Andrés Roca Rey: Su primero Aristócrata (445 kilos) acusó debilidad en su remo delantero izquierdo siendo regresado prematuramente a los corrales, por una presidencia que cedió a la voluntad del público; en su lugar salió el segundo de su lote Cara Hermosa (478 kilos) el toro del encierro, empleándose correcto, con celo y fortaleza al caballo; luego compareciendo correcto ante las vistosas suertes capoteras, tomadas de la tauromaquia azteca, de las que tanto gusta el peruano; y finalmente llegando a la muleta con generoso, recorrido y acometividad a veces rayana con la nobleza borreguna.

Un toro de los que tanto gusta Andrés, que dio todas las ventajas y permitió el lucimiento, empleándose por las dos manos, permitiendo su ya conocida y reiterativa tauromaquia, temeraria y de transmisión; sin embargo, los aceros se llevaron el triunfo pues tras mete y saca y un feo bajonazo, despachó; el público pidió la oreja, pero la presidencia se negó en medio de la bronca, todo quedó en una vuelta al ruedo y palmas en el arrastre.

Su segundo, el astado de reserva, Melocotón (498 kilos) sin duda fue el más imponente del festejo, un jabonero sucio aplaudido de salida que se empleó en un vistoso quite por chicuelinas, pero con la muleta le planteo serias dificultades a un ya desangelado Roca Rey, que no se encontró con la compleja embestida ni supo dominarla, parece que su temple y mando está ligado a la catadura del rival, o el peruano ya esta acusando desgaste de su incansable periplo por los ruedos de la América Taurina.  Con la toledana funcional y correcto, palmas.

El próximo sábado 3 de febrero

Toros y novillos del Manzanal para los matadores Guerrita Chico, Moreno Muñoz, David Martínez y Guillermo Valencia, junto a los novilleros Andrés Bedoya y Juan Sebastián Hernández.

______________________

@Manzanarestoro

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________