Carlos Bazán Zender deja la presidencia del Centro Taurino de Lima…

Luego de tomar recientemente la decisión de apartarse de la presidencia del Centro Taurino de Lima que ejerció durante los últimos seis años durante los períodos consecutivos del 2012 al 2017, el paso del doctor Carlos Bazán Zender a la cabeza de la centenaria institución es indudable que no pasará desapercibida.

Por tal motivo y a modo de homenaje personal, permítanme compartir con ustedes amables lectores, esta entrevista ─de la cual hemos tomado por razones de espacio la parte taurina─ que le hiciéramos hace un tiempo :

Reconocido cirujano pediatra, con amplia trayectoria privada como pública, cuya cúspide alcanzara  al ser nombrado ministro de Salud por el presidente Fernando Belaunde Terry durante su segundo gobierno, habiendo ocupado también otros muchos cargos públicos y privados de relevancia, como el de Secretario Ejecutivo del Convenio de Cooperación de Salud “Hipólito Unanue” del Acuerdo Andino. Presidente de la Asociación Panamericana de Cirugía Pediátrica, director del Hospital del Niño donde crea y gestiona el Servicio de Cirugía Neonatal. Fue director médico en la Clínica San Felipe. Ha sido destacado como uno de los 65 mejores médicos cirujanos dentro de los 58 países miembros del National Medical Association.

Ampliamente conocido aficionado, investigador, cronista y escritor taurino. Autor de una obra imprescindible sobre la historia de la presencia del toreo en el Perú, desde sus albores hasta nuestros tiempos, como es la portentosa De Toreros y Gitanos, el doctor Carlos Bazán Zender accede a nuestro requerimiento.

─¿Un aficionado cabal qué necesita o requiere para serlo ?

Primero, querer como nadie al toro. Elemento esencial de la Fiesta a la que se debe aceptar con toda su tradición y liturgia. Tal como es.

 ─¿Por qué la fiesta de los toros, perdura hasta nuestros días, pese a haber sido atacada prácticamente desde sus inicios ?

Si uno revisa la historia, los toros han recibido ataques desde su nacimiento, resurgiendo siempre mucho más sólida y fuerte. En el Perú felizmente se ha revalorado y tomado nuevo impulso.

─¿Me contaba que de muchacho hacia lo imposible por entrar a la plaza de Acho y no perderse una tarde de corrida, eso como muchos fieles aficionados

Cuando iba con mi padre mi abono era la escalerilla de la fila 4 del tendido 4, posteriormente, con mi gran amigo, Lucho Gamarra, vendíamos en Tacora la ropa usada de la casa y así nos procurábamos dinero para comprar entradas en la última fila del tendido 13, de allí casi siempre nos “bajábamos” unas cuantas filas más.

─¿Pertenecer a un ambiente mesocrático le hizo alguna vez sentirse diferente, digamos, más allá del natural orgullo de ser quién es por sus méritos propios ?

Para nada, todo lo contrario, al ingresar a San Marcos conocí y me identifiqué con “ese Perú de todas las sangres” que describió tan bien Arguedas. Supe interiorizarme en sus dolencias y necesidades.

─¿Como todo buen taurino que se precie de serlo, la afición le es inculcada por su padre y creo que un tío suyo?

Claro que sí, así es como nace la afición. De la mano de mi padre y también junto a dos tíos míos muy aficionados, uno joselitista, Jacobo Zender y el otro, mi tío Lucho, mexicanista a rabiar, fanático de Gaona, Procuna y Armillita.

─Tuvo el privilegio, siendo muy niño, de haber presenciado la corrida inaugural de la remodelada plaza de Acho…

Con mi padre, aún yo usaba pantalón corto y el año posterior nada menos que a la primera edición de la Feria del Señor de los Milagros como tal el año 1946.

Vi a Manolete, qué te puedo decir.

¿Aparte de su gran amistad con una figura del toreo como Ángel Teruel, Torero de Lima, y con José María Bernedo Bojilla, con qué otros famosos toreros guardó amistad?

 Solo con ellos porque aprendí que la amistad grande con un artista mata al artista por defender al hombre. Es siempre mejor no involucrarse tanto. Ciertamente, tengo amistad con muchos.

─¿Se atrevería a nombrar quién, bajo su concepto, fue el mejor de todos los tiempos y por qué?

 De los que yo vi, Antonio Ordoñez. Si sigo lo que decía mi padre, Juan Belmonte.

─El toreo como concepción artística ha evolucionado mucho, de hecho, hoy en día se dice que se torea mejor que nunca, ¿coincide con esta aseveración ?

Sí, plenamente. Nunca antes se toreó tan cerca con tanto temple, arte y despaciosidad. Claro, habiéndose adaptado para ello al toro actual.

─Usted ha escrito una obra estupenda, un libro que se hace indispensable en las bibliotecas de los aficionados, “De Toreros y Gitanos”, el cual se lee con mayor fruición conforme se van devorando sus páginas ¿piensa en editar una segunda edición ?

 Pues fíjate, estimado Martín, ahora que lo preguntas ya mismo no lo sé. Una investigación así requiere mucha dedicación y absorbe demasiado tiempo y recursos. Mi esposa me empuja todos los días a que lo haga. Tendría que revisar desde el 2010 para adelante. Nunca hay que decir nunca. Ya se verá.

─El libro detalla el amplio recorrido histórico taurómaco en nuestro país, como dije, una obra esencial por su carácter enciclopédico rigurosamente bien documentado

Sobre todo ese paralelismo entre Perú y España. El anverso y reverso de la misma moneda. Concatena lo de allá y lo de acá. Como dice Vargas Llosa, el toreo en América un poco refleja lo que sucede allá (España). Hay que ver la incidencia en lo político con la España de la primera república. En América se mexicaniza el toreo y surgen grandes maestros, Lorenzo Garza, Procuna. El Sargento, entre otros.

─La post guerra española marcó una gran influencia en la América taurina, principalmente en México y el Perú. ¿Cómo así esas llamadas “dos Españas” configuraron la presencia de los más afamados diestros por aquí ?

México se beneficia más que el Perú pues Cagancho se afinca y deja sentada las bases de esa magnífica escuela capotera mexicana que es y ha sido símbolo del toreo mexicano que mostraron los grandes maestros que esa tierra ha dado.

─Ese “vínculo antiguo y poderoso entre la tauromaquia y la medicina” al que refiere el doctor Max Hernández, nunca lo sedujo como para especializarse en cirugía taurina o más osadamente aún, llevarlo a soñar con la fama y la aureola que suelen cubrir a los toreros ?

No pensé nunca en ser cirujano taurino, sí en cambio, como bien dices, de niño habré soñado alguna vez con ser torero pero todo no pasó de una tienta con mis primos, de ir en busca de algún torete brabucón por ahí.

─¿A su juicio, realmente peligra la fiesta de los toros, por lo menos en nuestro país ?

Siempre la violencia anti taurina solventada por esas ONGs representarán un peligro para la fiesta de los toros. No deberíamos minimizar su accionar que del discurso agresivo están pasando a las acciones mucho más violentas como lo vivido recientemente en Bogotá. Por lo pronto en nuestro país se experimenta un auge en la afición, felizmente.

─¿Qué urge hacer, ante este panorama? vemos cierta desunión entre los gremios profesionales, cada quien tirando para su lado sin llegar a ponerse realmente de acuerdo

Toda división es mala, más aún entre nosotros, los taurinos, que debemos hacernos fuertes. Los gremios deben ponerse a conciliar criterios y unir esfuerzos.

─Otro problema grave es la informalidad aún persistente en los pueblos, urge una reglamentación nacional adecuada y coherente, sabemos de su gran preocupación y compromiso al respecto

Hacer un reglamento único nacional no es tarea fácil. Implica mucha paridad de criterios y una visión objetiva de ver y entender la realidad. No obstante, urge promoverlo y materializarlo cuanto antes.

Involucra muchos factores a tener en cuenta, nos solo desde cómo catalogar las plazas, en 1ra, 2da. o 3ra. categoría, si no que es necesario partir por cosas mucho más importantes que casi siempre se dejan de lado. Por ejemplo, que se cuente con una enfermería adecuada, un tópico o siquiera una ambulancia debidamente equipada capaz de atender lo básico como una estabilización.

Todos los estamentos debemos ponernos a conversar dejando de por medio protagonismos mezquinos. Nosotros hemos sido convocados por una iniciativa periodística muy seria la cual nos proponemos llevar a cabo contando con la ayuda de todos aquellos que quieran sumarse.

─Los niños y jóvenes ven como algo atingente la presencia de Andrés Roca Rey y Joaquín Galdós, hoy ya no quieren ser tanto futbolistas sino toreros gracias a ellos dos.

Claro, sin duda, y está fomentando más afición. La presencia de Roca Rey y Galdós fortalecen este logro. Justamente, el año pasado (2016) se generaron muchos beneficios económicos y aumentaron los festejos taurinos en todo el territorio nacional.

─El Centro Taurino de Lima lo tiene presidente por tres períodos consecutivos, algo poco usual. ¿Qué le representa a Ud. ser parte de la historia de esta señera institución nacional ?

Muy orgulloso porque he conocido prominentísimos socios de la talla de don Rafael Puga Estrada, Alfredo Sarmiento, mi gran amigo; Enrique Arámburú, Raúl de la Puente, Moisés Espinoza, entre muchos otros. 

─Es reconocido el  prestigio recuperado bajo su gestión que ha apostado por destacar al elemento nacional del toro

Prácticamente cuando recién asomaron como una esperanza los hoy consagrados Andrés Roca Rey y Joaquín Galdós, el Centro Taurino de Lima organizó concurridos eventos con ellos, actos de gran nivel acorde a la relevancia de lo que estos toreros iban a representar en el futuro cercano. Antes inclusive que ellos se fueran para España como novilleros y luego cuando regresaron ya consagrados, fuimos nosotros quienes los tuvimos en casa con la deferencia que merecían.

─Usted reiteradas veces ha manifestado que declinaría acceder a un nuevo período en el CTL. Pero, vox populi, vox dei, y las peñas taurinas no tendrían por qué ser ajenas a dicho aforismo. ¿En ese sentido reconsideraría aceptar dirigir los destinos del Centro un periodo adicional?

Tan sabio como ese dicho lo es saber en qué momento retirarse. Estoy plenamente confiado que quiénes asuman la responsabilidad de dirigir los destinos del Centro Taurino lo harán acertadamente. Hay muchos socios experimentados y nuevos que bien pueden asumir esos roles. Pienso que yo ya cumplí una etapa y me retiro satisfecho y agradecido con todos.

─¿Y en cuanto a la política?

Habiendo tenido la suerte y el privilegio de llegar a ser ministro nombrado por un presidente como el Arq. Fernando Belaúnde Terry, y ser consciente de no haber defraudado ese tan elevado honor, creo que ya alcancé la mayor de las distinciones. Sin embrago, sigo pendiente del quehacer político.

─Muchos extrañamos sus crónicas taurinas así como su columna “Evocaciones” en la página taurina del diario “Expreso”; ¿si le ofrecieran volver al papel impreso en algún medio, aceptaría escribir de nuevo ?

(Risas) Eres muy gentil, no sé, ya te dije, nunca hay que decir que no…pero lo veo difícil. Es una labor, si bien es cierto, muy apasionante, demanda tiempo y más de un sacrificio. Especialmente cuando estamos en la plaza que dejamos de ver cosas por tomar apuntes y luego salir apurado para enviar el reporte, como tú bien sabes.

─Hoy en día con la masificación del Internet parecería que estamos todos condenados a sufrir del arrebato por escribir. Se critica mucho que surjan opinólogos y enterados por doquier en las redes sociales; ¿qué tan pernicioso, si acaso lo sea, resulta esto ?

Te respondo con óptica médica: los padres de familia creen que Google es el pediatra de sus hijos. En igual medida, en temas de actualidad o política, uno se siente ser el salvador del país y luego tenemos 300 candidatos a todo, desde alcaldes, congresistas y presidentes. En lo taurino, que es por donde va tu pregunta, no sucede lo contrario. Da mucha consternación observar que muchos “entendidos” ni saben diferenciar un lance de un pase. Se debe ver todo en su exacta dimensión y en el internet lamentablemente todo está permitido.

─Personajes como Ud., Moisés Espinoza, Víctor Castañeda, o los recordados Raúl de la Puente, César Terán, Bartolomé Puiggrós, Valero de Palma, entre otros, marcan un referente. Algún consejo para aquellos que nos aventuramos al propósito de emularlos?

Simplemente, revisar mucho, documentarse adecuadamente. Es fundamental conocer la historia, el pasado, de lo contrario es imposible hablar de toros.

─¿Siente que logró todo cuanto se propuso, doctor ?

Creo haber tenido logros importantes en mi vida, en lo familiar y profesional, pero puedo afirmar categóricamente como Neruda: “confieso que he vivido”.

─Pero a diferencia del Nobel que dijo: “mi vida la viví en la de muchos otros”, usted la vive en sí mismo…muchas gracias doctor.

Agradecerte a ti, la gentileza de hacer esta entrevista que he disfrutado sobremanera.

_______________________________

________________________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________