Desde el tendido de Fernando Farfán… Así vimos los novillos de La Centinela

El cartel de la novillada, que dio inicio a la Feria del Señor de los Milagros 2017 el pasado domingo 29 de octubre, anunciaba por segundo año consecutivo novillos de La Centinela. Ganadería nacional conducida diligentemente por los señores Gabriel Tizón y Hernán Velarde, pero que lamentablemente a juzgar por sus dos últimas presentaciones en Acho, las cosas no les están saliendo bien. Este año tuvimos la oportunidad, gracias a una gentileza de su parte, de visitar la ganadería y observar los novillos que estaban reseñados para la feria. Comprobamos la dedicación y esmero con que cuidan el ganado. Fue una jornada de campo donde se corrieron los novillos y se les desparasitó. A cuarenta días para su presentación, los novillos lucían con un trapío acorde a la plaza donde iban a ser lidiados.

Dicen que el mismo animal es uno en el campo, uno en los corrales y otro en la plaza. Lo cierto es que de los seis que saltaron al ruedo bajopontino solo los tres últimos mantuvieron el trapío. A los otros tres se les vio muy justos.

En resumen, una mala corrida de La Centinela, mal presentada, dispareja de hechuras, y mansa en comportamiento, como se detalló en la crónica.

Novillo a novillo

Primero de la tarde de nombre Marqués con 390 kg. Negro de capa y herrado con el número 78. Novillo terciado y de escaso morrillo. Descastado, sale suelto del capote, reservón, no se entrega y embiste cruzado por el derecho. No mostró celo en el caballo, tomó una vara y se la puso difícil a los banderilleros. En la muleta manso y con la cara a media altura.

Segundo de la tarde de nombre Dormilón con 390 kg. Negro de capa y herrado con el número 82. Novillo terciado y de escaso morrillo. De embestida descompuesta y con más bríos que el primero. Empujó en el caballo y tomó una vara. Manso huidizo, sin duración. Se aplomó rápidamente.

Tercero de la tarde de nombre Pauqueño con 390 kg. Negro de capa y herrado con el número 83. Novillo terciado y de escaso morrillo. Mejor hecho que los anteriores. Empujó en el caballo y tomó una vara. Mostró peligro, se rajó, no tuvo recorrido, y sale suelto de los engaños.

Cuarto de la tarde de nombre Jabonero con 440 kg. Negro de capa y herrado con el número 76. Novillo bien presentado, cuesta arriba. Tomó una vara. Fijo, sin recorrido, y venido a menos.

Quinto de la tarde de nombre Presumido con 450 kg. Negro de capa y herrado con el número 87. Novillo bien hecho, bajo, con una expresión muy seria. El mejor presentado de la corrida. Salió con pies y empujó en el caballo. Tomó una vara y derribó la cabalgadura. Sin clase en la muleta. Tuvo movilidad, y fue de más a menos.

Sexto de la tarde de nombre Serranito con 475 kg. Negro de capa y herrado con el número 9. Novillo serio, montado y feo de hechuras. El único que tomó dos puyazos. Manso huidizo, y apretó por ambos lados.

___________________________

@torosconverdad 

___________________________

Foto: Martín Campos