En Huelva… Rejones de puerta grande para Lea Vicens y Andrés Romero

Plaza de toros de la Merced. 6 de agosto de 2017. Último festejo de la Feria de las Colombinas. Tres cuartos de entrada. Toros de Los Espartales. Fueron de variado juego y condición. El quinto fue devuelto por inválido. En general mansos y con querencia.

Pablo Hermoso de Mendoza: Ovación y ovación.

Andrés Romero: Oreja y oreja.

Lea Vicens: Dos orejas y oreja.

____________________________

Pablo Hermoso de Mendoza comenzó con el primero de la tarde a lomos de Barrabás. Recibió a un toro algo manso y con querencia, al cual debería tratar de forma que pudiera sacarle algo de esencia a través del buen trato con sus caballos. Con un ejemplar de mucha clase, Brindis, puso pares de banderillas de mucha categoría y luciéndose él mismo ya que el toro no le permitió mucho más. En seguida cambió por Juncá, con el que siguió la misma tónica de su actuación acercándose al toro y buscando el riesgo para brillar en la medida que pudo.

Con el segundo para él, Hermoso de Mendoza tuvo que emplearse más debido a la exigencia del toro. En ésta segunda ocasión, con Alquimista comenzó su labor poniendo los primeros rejones. Seguidamente, tras torear de forma muy cercana al toro con  Disparate, puso banderillas con Donateli, con el que finalizó su actuación conectando con el público por su entrega en la faena y su implicación en sacar todo lo que podía del astado. Cabe destacar la quietud de formas, el equilibrio y la elegancia de Pablo en la faena al cuarto, lo que le habría valido una oreja de no ser por el rejón de muerte, que no fue del todo justo y tuvo que utilizar el verduguillo.

En segundo turno iría Andrés Romero, con un toro nuevamente manso y con querencia que buscó las tablas. Comenzó con Kabul, con el que comenzó a arrimarse en un intento de lucirse debido a la poca condición del astado. Más tarde con Guajiro realizaría lo propio, poniendo banderillas y arriesgándose en la medida que le era posible. No hubo toro en ningún momento de la faena, y rematando ésta con Chamán, con medio rejón, el público concedió una oreja al rejoneador debido a la actitud y valentía que puso en el desarrollo de su actuación.

El quinto fue devuelto por inválido, y el sobrero, del hierro titular, también sería de poca condición para el término de su faena. Romero hizo todo lo que pudo, y puso de su parte casta y corazón para poner en pie al público onubense. A lomos de Perseo comenzaría su actuación para pasar rápidamente a Kabúl, el que tan buen resultado le habría dado en su primer toro. Puso banderillas conectando con el respetable, y tras hacer lo que podía con el animal, ya que cabeceaba y ponía genio, se puso a lomos de Hidalgo, con el que redondeó su actuación. Finalmente, Bambú y Chamán cerraron su comparecencia, ganando una segunda oreja que le aseguraba el triunfo en Huelva.

Lea Vicens comenzó su actuación con el tercero dejando claro su clase y elegancia. Sin despeinarse galopaba poniendo corazón en todo lo que hacía, y dejó símbolos de mucha pulcritud en sus formas con su primer toro. Empezó a lomos de Bético, realizando lo anteriormente expuesto templando a su toro. Con Gacela más tarde, culminaría los primeros tercios, comenzando a acortar distancias con el astado, y entregándose al público. Poniendo mucha esencia rejoneadora y mucho temple, finalizó a lomos de Jazmín y Espontáneo. Había puesto en pie al público, y llevó a cabo una faena con gusto de inicio a fin, lo cual le valió cortar las dos orejas, asegurándose desde el inicio la puerta grande.

A punto estuvo de cortar las dos orejas con el sexto de la tarde, pero el rejón no del todo bien puesto se lo imposibilitó. Cabe destacar la actuación muy parecida a la anterior de su comparecencia, marcada por su clase y apuesta por el temple y la elegancia en sus formas. Comenzó con Gacela, poniendo banderillas de forma muy adecuada, para pasar más tarde a lomos de Deseado y poner nuevamente arriba al respetable del coso de Huelva. Una faena muy medida de principio a fin, y con gran equilibrio en sus piruetas y formas. Lea dejó claro que quiere ser una rejoneadora de lo alto del escalafón, y para ello realizó dos faenas marcadas por la elegancia y cuidado de formas. Cortó una oreja al sexto, para rematar su actuación.

En conclusión, lo mejor de la tarde de hoy lo puso Lea Vicens en el coso de la Merced, cortando tres orejas a su lote y realizando faenas de mucho peso dado a sus buenas formas, calidad y mesura. Andrés Romero le acompañó en la puerta grande gracias a su actitud con su lote, algo manso, pero al que realizó faenas de mucho corazón. Hermoso de Mendoza recogió, por su parte, sendas ovaciones debido a su originalidad y clase, privándole las orejas su mala fortuna con el rejón de muerte. Finalizamos las Colombinas con muy buenas sensaciones, y esperamos desde Toros en el mundo que nuestras crónicas hayan sido de gran ayuda para mostrarles, una vez más, lo que ocurre en los acontecimientos taurinos de todo el  mundo. ¡Viva la Fiesta!

____________________________

@Duenases

______________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

______________________________________________________