En Cutervo… Impresionante entrega del público a los toreros

En tarde soleada con ligera brisa bajando desde las alturas del majestuoso Ilucán, se dio la primera corrida de toros, segunda fecha del serial de la Feria de Cutervo en honor al santo patrón San Juan Bautista. Se lidió un buen encierro, en línea general, de San Pedro, que dio juego, tuvieron movilidad y se emplearon. Destacó el que hizo tercero.

Víctor Hugo Garavito: Saludó en el tercio.

Carlos Ramírez Morenito de Canta: Vuelta al ruedo.

Emilio Barrantes: Vuelta.

__________________________

Víctor Hugo Garavito, que venía para inaugurar temporada, sorteó a El Amauta, negro listón marcado con el número 715 que sale correlón. En el tercio van los primeros lances de tanteo por alto, verónicas con la pierna genuflexa. Un par de chicuelinas casi sobre las rayas que reciben las primeras palmas. Con oficio, lo lleva a la montura del Toto que instrumenta dos puyazos de los que protesta el toro. Acertado el usía para ordenar el cambio de suerte. En el primer capotazo de Eduard Valdez pierde las manos. Va por los palos Salvador Díaz que coloca bien. Zorrilla tras pasar en falso al primer intento, coloca en buen sitio el segundo. Brindis al público que se reditúa con fuertes aplausos.  Saludo para don César Lozada a pie de la valla. Comienza con el trasteo por bajo al que sigue una buena tanda de pases por el derecho que remata con el de pecho pero sin encontrar el acople porque el toro es reservón.  Desplante previo a tomar el acero. Hay entrega del correcto diestro nacional que despacha a su oponente tras segundo intento. Saludo.

Carlos Ramírez Morenito de Canta, llegaba con mucha ilusión de sacarse el clavo de su última actuación en esta plaza, tuvo en frente a un sardo de nombre El Amigo marcado con el número 606, que es el más chico de entre sus hermanos, cornigacho, fue alegre y tuvo movilidad en la muleta. En el caballo rehúye por lo que Andrade le tapa la salida y suministra bien el castigo. Pasa apuros Huarcaya a su turno con las banderillas, las que coloca yendo al  encuentro del que sale haciendo hilo. Brinda el diestro canteño a sus alternantes. Sobre el tercio, rodillas en tierra, principian su labor muletazos con mando que entusiasman y ponen play a la música que la banda ejecuta con acierto. Buena serie en los medios a por derechazos estirando la mano. Va construyéndose una faena a base de raza y mando. Empieza a pararse el sanpedrino y los pases se encadenan de uno en uno que liga con el de pecho; apela al circular que sale logrado, pases al natural, por derecha, el toro no lleva malas ideas.  Desplante torero dando la cara al tendido.Tiene el triunfo el canteño que no llega por el pinchazo al primer intento del que se escupe el acero. Parece haberse resbalado de la empuñadura.  Sin contrariarse se perfila al segundo intento y deja una bienvenidilla” que resulta suficiente. Saludo y vuelta al ruedo.

Al paisano de la tierra Emilio Barrantes Abanto, le correspondió el toro El Almendral con número  709, negro listón, gacho, que sale rematando el burladero y al que recibe con aseado saludo capotero por verónicas unas a pierna flexionada y otras con el compás abierto. Se jalean por parte del público que espera al paisano. Recibe un puyazo medido por el Toto y destaca Huarcaya clavando al sesgo. El brindis en los medios al respetable para luego también brindar al presidente de la comisión organizadora Seda y Oro,  César Lozada conjuntamente con Jorge Moriberón.

El comienzo de faena es a pies juntos en los tercios, asentado el matador;  ya en los medios liga pases de buena factura con la flamula. Hay derechazos muy buenos, encajados . El toro se deja y tiene movilidad. En uno se le cierra por “la ventana” por lo que corrije Emilio y toma naturales llevándolo toreado y gustándose. Son vistosas dos luquesinas vendiendo la faena y haciéndose notar.  Todo en un palmo. Se nota mayor consolidación de este torero al que no veíamos desde su época de novillero. Realmente ha estado muy bien. Mata de buena estocada bien señalada. Se hace tardía la decisión del Juez para conceder el merecido trofeo debido a la falta de entendimiento del público que en vez de aplaudir y gritar debe agitar los pañuelos blancos como muestra de su petición. Es concedido el apéndice y la plaza se aroma con aire de triunfo en la vuelta al ruedo vitoreada.

____________________________________

____________________________________

@TorosenelMundo_

_____________________________