Lo dice Pepe Mata… Las lindas ovejitas campiranas del pastorcillo Victoriano

Han salido seis lindas ovejitas campiranas que ha enviado el pastorcillo Victoriano al coso titular del mundo; unas tan asustadizas, que llegaron a la exageración de la tercera, que buscaba afanosamente la salida con el fin de regresar a la pradera en donde estaba el árbol que le cobijaba del sol en sus largos días de descanso.

Y el señor Roca que sigue siendo Rey, obligó en tablas en la querencia natural, a acudir a la ovejita huidiza en una faena que fue importante por la apasionada entrega del artista del Perú.

Hubo otras ovejitas que al margen de acudir a un simulacro de varas, fueron obedientes como un gracioso y domesticado perrito faldero, y con una de ellas, Miguel Ángel construyó una bonita faena; una quinta que tuvo más movilidad, se estrelló en el caballo levantándolo de la parte delantera porque en su huida uno de sus cuernos se quedó atorado en el peto, y por consecuencia necesaria al levantar mal al caballo quedó en el desequilibrio y cayó junto con su picador, a esta ovejita que tuvo mucha movilidad no le pudo hacer algo digno de recordar Alberto y lo pitaron fuerte.

Volvió esa ovejita a estrellarse en el peto, en donde sólo le dieron un pellizco, y aplaudieron largamente a Tito ahí y durante su regreso al patio de caballos; y así continuó el simulacro de lo que algún día se llamó corrida de toros bravos y encastados.

Todo ha caído en la mentira de lo que fue la grandeza, y ahora simplemente es el reflejo de las miserias taurinas.

Salvo mejor opinión, creo, que, por otra parte, la aspiración de todo torero, es hasta donde este humilde campesino de la vida entiende, en convertirse en auténtico héroe y un artista a cabalidad.

Sólo que para ser héroe un torero, debe conseguir dominar a un toro bravo y encastado, que justamente es la esencia, la verdad de la Fiesta; y para convertirse en artista debe enfrentar un día sí y otro también, al toro auténtico, esto es al toro bravo y encastado.

Porque si enfrenta una simulación, entonces ni es héroe ni puede ser nunca artista.

El arte presupone verdad, honestidad, sinceridad, dignidad personal, y el acto heroico…

y el acto heroico: ¡también!

Por ello, eso de que dentro de la evolución de la Fiesta se tenga que eliminar su verdad que la ha hecho sobrevivir por siglos, resulta incongruente.

La Fiesta debe seguirse llamando BRAVA y apellidarse ENCASTADA.

Dado lo anterior, la ENGAÑIFA de que no existe ya el toro bravo y encastado, y todo debe resumirse a la Fiesta de la supuesta ‘movilidad’, es a todas luces imperdonable por la falta de respeto que se perpetra…

… se perpetra contra el público…

… se perpetra contra la tradición…

… se perpetra contra la liturgia…

… se perpetra contra la ética que deben tener todos los involucrados en el arte del toreo.

Eso de que el pastorcillo Victoriano, se ufane de que sus ovejitas han sido de una dulzura bonachona, carentes de bravuras, pero que dejaron estar a los toreros para que se sintieran a gusto.

Es una incongruencia y la negación de la grandeza, así como de la verdad que debe prevalecer en el arte del toreo; y debería, eso se supone que haría una gente con ética, seriedad y honestidad…

… se debería poner a revisar sus empadres para devolverle la verdad a su dehesa con la casta y la bravura.

Eso que los amigos del ENGAÑO ponderen que esa es la Fiesta del divertimento, con faenas supuestamente bonitas porque justamente sólo divierten al público, intentando justificar la MENTIRA del toro bobalicón, es REPROBABLE.

Porque además, cuando se va a degustar de una creación artística no se va a divertir, sino a emocionarse; y a los toros se va a emocionar cuando en el redondel está:

El toro auténtico para el torero de verdad.

¿A dónde han quedado los ganaderos honestos?

Yo creo que sí debe haber, habrá que buscarlos para que ayuden a devolverle la luz a una Fiesta que se mueve en medio de la oscuridad.

¿En donde quedaron los toreros que alguna vez fueron héroes?

Bueno, seguramente debe haber en las nuevas generaciones, jóvenes que pueden reivindicar un arte mítico y mágico como es el del toreo.

¿A dónde quedó la verdad que los amigos del engaño esconden para servir al mejor postor?

Esa está justamente en la casta y bravura que puede devolverle al arte del toreo su esplendor y razón de ser, que por ahora no tiene.

Por lo pronto, habrá que seguir conformándose con una Fiesta que a falta de casta y bravura, es simplemente de la movilidad.

¿Habrá entonces movilidad buena o mala?

Bueno, siempre habrá algo que criticar…

… lo importante es devolverle la verdad a una Fiesta que alguna vez fue BRAVA.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

_____________________________

@PERIODISTAURINO

_____________________________