En Saint-Martin de Crau (Francia)… Vuelta al ruedo para Octavio Chacón y Javier Cortés

Saint-Martin de Crau (Francia) Arènes Louis Thiers. Primera de la feria de la Crau, con dos tercios de entrada en tarde soleada con algo de viento, se lidiaron en corrida de competencia toros de seis ganaderías francesas, desiguales de presentación, pero fuertes, sobresalieron el primero noble y el sexto de soberbia presencia, pero dieron escaso juego. En el orden de lidia, 1° Jacques Giraud (procedencia Carlos Núñez), 2° Hermanos Granier (encastel Saltillo procedencia Santa Coloma – Buendía), 3° Hermanos Tardieu (procedencia Juan Pedro Domecq y Carlos Núñez), 4° Hermanos Jalabert (procedencia Marqués de Domecq), 5° Pagès-Mailhan (procedencia Santa Coloma y Parladé), y 6° Hubert Yonnet (procedencia Pinto Barreiros por Conchita Cintrón).

Octavio Chacón: Vuelta al ruedo tras petición y silencio tras aviso.

Pérez Mota: Silencio en ambos.

Javier Cortés: Ovación con saludos y vuelta al ruedo tras aviso.

Detalles:

Marco Leal tuvo que desmonterarse tras parear el tercero.

El Picador Gabin Rehabi se lució con el sexto.

____________________________

Con el primer astado de Jacques Giraud (procedencia Carlos Núñez), Octavio Chacón pudo lucirse con el capote. El toro tomó dos buenos puyazos. Su labor muletera tuvo méritos. Lo lidio por ambas manos y entendió perfectamente la buena condición del astado. Llegó hasta bajarle la mano en unas buenas tandas. Finiquito con una serie de manoletinas ajustadas. Se despidió con una estocada entera pero defectuosa lo que le impidió cortar un trofeo. Dio una vuelta al ruedo tras petición y pitos a la presidencia por no concederle un apéndice. Con el hizo cuarto, un hermoso astado de los hermanos Jalabert (procedencia Marqués de Domecq), que recibió tres varas mal colocadas, salió el burel un tanto mermado de las manos de este tercio. El torero gaditano sabía que se tenía que lidiar pausadamente para poderle y dibujó una faena digna visto las condiciones del toro. Le faltó a su enemigo transmisión por lo que la faena no cogió vuelo. Con un pinchazo y una estocada entera desprendida, se silenció su labor tras un aviso.

Pérez Mota se enfrentó con uno de los hermanos Granier (procedencia Santa Coloma – Buendía) con el que pudo dibujar acoplarse con el percal. El cárdeno tomo tres varas saliendo suelto y cumpliendo sin más. El toro resulto complicado, dando cabezazos en cada pase lo que impidió al torero ligar los pases. Va a menos la lidia. Remata su faena con tres naturales de frente y tras una estocada entera pero tendida y suelta se silenció su labor. Con su segundo oponente, un toro alto de Pagès-Mailhan (procedencia Santa Coloma y Parladé) con el que no pudo lucirse con el capote. Buen tercio de varas con tres encuentros empujando contra el peto y viniéndose de lejos. Brindó su faena al diestro Juan Bautista presente en el callejón. Lo lidio por ambos pitones sin llegar a acoplarse con él ante un enemigo un poco recorrido y sin fuelle. Hubo muchos enganchones de parte del torero de El Bosque. Mato de una estocada entera arriba de efecto rápido. Escucho los silencios.

El madrileño Javier Cortés al que lo correspondió un astado de los hermanos Tardieu (procedencia Juan Pedro Domecq y Carlos Núñez) no llego a lucirse con el capote. Entró tres veces al peto y se lució por delantales en quite Octavio Chacón. Sobresalió el banderillero de Arles Marco Leal que tuvo que recoger una merecida ovación. Se esforzó mucho Javier Cortés con su oponente al que le faltaba motor, pero lo intentó todo. El público se quedó frío y no supo entender la voluntad del diestro. Lo pinchó dos veces antes que se eche el toro. Recogió una ovación con saludos. Con el que cerraba plaza, un toro de Hubert Yonnet (procedencia Pinto Barreiros por Conchita Cintrón) de excelente presentación, ofensivo y astifino, ¡un tío! Fue ovacionado de salida. El tercio de varas fue muy emocionante. Recibió tres varas impresionantes metiendo los riñones, el último viniendo desde los medios con alegría y fuerza. Hay que resaltar la buena ejecución del picador Gabin Rehabi que fue ovacionado con la cuadra de caballos de Alain Bonijol. El torero lidio su oponente con mucha voluntad, oficio y cruzándose, pero no entró el respetable. Es cierto que al toro le costó humillar. Se despide de su oponente con un pinchazo y una estocada entera pero tendida y contraria y de un descabello, aviso. Dio una merecida vuelta al ruedo.

____________________________

@PhilippeGilMir

_____________________________