En Zaragoza… Diego Urdiales iluminó al redondel con su creación

Zaragoza. Viernes 14 de octubre 2022. 9º. Festejo de abono de la Feria de El Pilar. Lleno. Toros de Juan Pedro Domecq, disparejos de presencia, mansos y descastados en su conjunto, inválidos. Sobretodo el primero y cuarto lucieron estentórea sospecha de cornicure.

Morante de la Puebla: Silencio y oreja.

Diego Urdiales: Silencio y oreja tras aviso.

Alejandro Talavante: Silencio y silencio.

_________________________

Llegó, Diego Urdiales, el único artista del cartel, con sus luminosos trazos, plenos de ritmo, armonía y naturalidad, conquistó el espíritu de los diletantes convocados en la plaza La Misericordia de Zaragoza.

Desde los lances a su segundo hubo cadencia que hizo tener esperanza en medio de una corrida en donde abundó la mansedumbre y la invalidez. Después de la simulación de la suerte de varas, comenzó la luminosa creación de, Diego Urdiales, en donde los trazos se alargaron con dimensión siempre llevando al toro bajo el imperio de su mando, y aguantando para conseguir ligar los pases que regalaron series impecables, trascendentes y con una absorta naturalidad. Un pinchazo precedió a la estocada mortífera para recibir la auténtica oreja que se concedió esta tarde.

_________________________

El ritmo, la cadencia y la armonía de Diego Urdiales; la absorta naturalidad

_________________________

Con su primero porfió, y dejó algo de lo que respalda la verdad de su toreo. El incontestable arte que provoca reconciliar a la tauromaquia con todos.

Por ahí estuvo, Morante, tuvo dos toros con estentórea sospecha de cornicure, tan mansos como bobalicones, y claro inválidos. El famoso bobitoro de Juan Pedro Domecq que tanto daño le ha hecho a la tauromaquia.

Morante buscó que la invalidez de su primero le diera “frutos” como aquel que tuvo en Sevilla, pero no fue así, se paró y tuvo que desistir. Ya no existió ese resquicio de fuerza que busca Morante en el animalillo para que pase con caminar moribundo y le pueda permitir acompañarlo con su muleta.

Con su segundo, otro manso tontuelo inválido que a duras penas y podía caminar, halló calma su búsqueda y se limitó a pasarlo, que no es lo mismo que torear. Dejó algunas series que entusiasmaron a algunos, pero no eran la consecuencia de enfrentar a la verdad que representa al toro bravo y encastado.

No, fue esa verdad.

Sino fue el simple acompañar al moribundo caminar de un animalillo que no ofrece resistencia sino compasión. Con este tipo de escenas, es Morante, quien le da argumento a los supuestos antitaurinos para atacar a la Fiesta.

Cuando, Morante, enfrente al toro bravo y encastado, y que no exista duda de la integridad en sus astas, las cosas cambiarán, porque tendrá que hacer gala de sus inexistentes mando y aguante; y demostrar que puede tras imponerse hacer faenas armónicas con naturalidad y sin falsas poses.

____________________________

El julipié en la versión morantista

____________________________

Al final, le regalaron una oreja después de un julipié al estilo morantista dejando una estocada trasera y tendida.

Alejandro Talavante tuvo un pésimo lote, al que había que lidiar, pero no quiso, no pudo, o sabrá Dios. Pasó inadvertido. Por cierto, que la cara que tenía su apoderado, Joselito, expresaba un serio hartazgo.

____________________________

Les recordamos que el calendario de los festejos de los TorosenelMundo, lo hallarán aquí en nuestra sección de Calendario 

___________________________________________

Entrar a ver la galería de la Gran Muriel Feiner

___________________________________________

@TorosenelMundo_

___________________________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________