En Mont-de-Marsan… Tomás Rufo corta un trofeo en la 2ª de Feria

Mont-de-Marsan (Francia). Arènes du Plumaçon. Segunda de la Feria de la Madeleine. Se lidiaron seis toros de Hermanos García Jiménez (4° bis), Justos de presentación, de pocas de fuerzas y con falta de casta. Lleno en los tendidos.

José Antonio Morante de la Puebla: Silencio y silencio.

Juan Ortega: Silencio y silencio.

Tomás Rufo: Silencio y oreja.

Detalles:

Saludaron montera en mano Sergio Blasco y Fernando Sanchez tras parear el sexto.

___________________________

¡Tarde de expectación, tarde decepción!

El lote sin raza y sin fuerzas de los Hermanos García Jiménez fue el responsable de la mala corrida del día. Justos en presentación, débiles no eran ni bravos, ni encastados, ni nobles, ni siquiera un poco malos. Lástima que algunas figuras crean que tienen que imponer esta ganadería, cuyos malos encierros son mucho más numerosos que los buenos.

Morante de la Puebla y Juan Ortega tuvieron algunos detalles, pero se enfrentaron a toros poco interesantes; Tomás Rufo no pudo hacer mucho con su primero. De cara al sexto, hizo todo lo posible para que el público despertara y tuviera la oportunidad de vibrar un poco, permitiendo terminar con una nota menos negativa. Una corrida para olvidar esperando que las Fiestas de la Madeleine vayan a más. Afortunadamente la banda de música puso un poco de ambiente entre cada toro.

El primero salió abanto. Lo recibió con finura Morante de la Puebla. El toro fue flojo y se salvó en varas. Juan Ortega realizó un buen quite. Inició Morante con una lúcida trinchera, pero al toro la faltó motor y tuvo pronto querencia. Morante lo toreó al hilo de las tablas.

Evidentemente le faltó chispa, pero dejo algunos naturales que nos recuerdan lo que pudo haber sido la faena con otro toro. Pinchazo y medio estocada prudente, el bicho tardó en caer. Silencio decepcionado para Morante.

El cuarto salió inválido y fue devuelto. El sobrero, del mismo hierro, fue muy justo de presentación y se le ha protestado. Tomó dos varas sin emplearse. Al toro le faltó raza y empuje.

Morante de la Puebla dibujó dos series por la derecha y dos por la izquierda sin transmisión. Poco pudo más por falta de materia prima. Mete y saca, se sucedieron pinchazos y se hecho el toro. Bronca al toro, silencio para Morante.

El segundo tomó una vara con carioca al empujar y un picotazo en la segunda reunión. Al igual que el anterior, al toro le faltó fuerza. Fue mal banderilleado. Juan Ortega inició su faena por abajo.

Primeros derechazos con el pico, el siguiente también, fue algo lucido, pero le falto sinceridad. Con la izquierda el toro, al que le faltó fuerza, avisó al torero. Ortega volvió a la derecha y no pesa sobre un astado, aunque débil y noble. Mató de una entera baja con hemorragia, lo que fue eficaz. Fue silenciado.

El quinto mal picado, tomó dos varas sin empujar. El toro fue soso. Hay actitudes hermosas en el toreo de Juan Ortega. Pero la ausencia de toro hizo que la faena quedara larga y sin entrega. Mató de dos pinchazos y un descabello. Silencio para el torero y pitos para el de García Jiménez.

En tercero que salió por chiqueros fue un toro un poco mejor presentado. Él también salió abanto. Demasiado débil, tomó dos varas sin emplearse. En banderillas salió huyendo. Tomás Rufo lo citó de lejos. Pesando en el García Jiménez, logró mantenerlo en la muleta. En cambio, si se le obligaba más, el toro se caía. Con la izquierda, Rufo toreó con el pico. El toro embistió cada vez menos. El público empezó a aburrirse y Rufo porfió más allá de lo necesario. Mató de una estocada entera rinconera y eficaz. Silencio para Rufo, pitos para el toro.

Tomás Rufo intentó despertar los ánimos del respetable recibiendo al último con una larga afarolada de rodillas, seguido de verónicas y delantales. Este torero, aunque joven, tiene una inteligencia situacional muy desarrollada. Guioniza el tercio de varas colocando al toro más por espectáculo que por bravura. Fue mal picado, el toro, acudió con aparente alegría, pero no creció tanto ni en la primera ni en la segunda vara. La cuadrilla hizo lo que hacía falta para que el tercio de banderillas sea espectacular, saludaron Fernando Sánchez y Sergio Blasco.

Rufo continuó con su labor de rescate de la tarde. Inició su faena de rodillas. Citando de lejos, el toro fue flojo, pero pasaba. Con mucha destreza, Rufo construyó una faena superficial, pero que despertó a un público que permanecía insatisfecho desde el inicio de la tarde. La faena fue superficial, pero a falta de pan, nos conformamos con bizcochos. Algunos buenos muletazos, otros más lejano y colocó una estocada entera pero trasera que fue efectiva. Se le otorgó una oreja por los esfuerzos.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

___________________________

Aquí hallarán el sorteo del festejo

___________________________

@ReboulThierry3

___________________________

Les compartimos nuestro QR para fácil acceso a TorosenelMundo

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________