En Alicante… En medio de la asfixiante mansedumbre, puerta grande para Manzanares

Alicante. 24 de junio de 2022. Cerca de dos tercios de entrada. Toros de Álvaro Núñez y El Pilar (2º y 6º), mal presentados, el tercero anovillado, todos en conjunto mansos, descastados.

Morante de la Puebla: Fuerte bronca en ambos.

José María Manzanares: Ovación y dos orejas.

Pablo Aguado: Ovación tras aviso y silencio.

Detalles:

Al finalizar el paseíllo se hizo entrega al doctor José María Reyes de una placa en reconocimiento a sus más de 30 años al frente de la enfermería de la plaza.

______________________________

La gente, el gran público, no hizo buena entrada estaba Morante y con él el torero de la tierra, José Mari Manzanares, así como, Pablo Aguado, otro torero que a la fuerza de la nada han intentando inventar como artista. Y no se llenó, a pesar de que se suponía era uno de los carteles estelares, porque adivinaron y con certeza que aparecerían las ganaderías comerciales, y como andan era obvio que darían un pésimo juego y, al final, no se equivocaron.

José María Manzanares ha estado correcto con su primero que fue de El Pilar. Un toro que las complicaciones de su mansedumbre le hizo exigir mucho al torero quien requería de mayor mando y aguante; sin embargo, cumplió decorosamente y al final sus paisanos le aplaudieron bondadosamente en el tercio.

Otro toro de Álvaro Núñez que resultó mansurrón, pero con movilidad fue el segundo de Manzanares, al que entendió en sus estentóreos defectos y le hizo faena pulcra que entusiasmó y mucho a la asistencia. Al final después de una entera le dieron dos orejas como aliciente.

Pablo Aguado no pudo dominar con su capote a su primero que resultó un anovillado ejemplar de Álvaro Núñez. En varas se permitió un puyazo exagerado. Las limitaciones de los toreros no se deben apoyar desde el tercio de varas. Su faena con algunos pases de tanteo a muy prudente distancia, continuaron así, tan lejos entre el toro y el torero, al margen que reponía mucho entre cada pase.

Dos series con la derecha acompañando el caminar el toro, que comenzó a complicarse con la zurda que ya le costó más al torero por la falta de aguante. Cuando, Aguado, intentó más el toro le exigió y fue cuando decidió mejor claudicar. Dos pinchazos, una habilidosa caída y un aviso.

El que cerró plaza resultó un inválido que iba caminando lentamente, a pausas, Aguado hábilmente se le acercó con su capote y le acompañó en su débil andar en supuestos lances que no dijeron mucho. En varas cayó el astado, la gente molesta protestó, exigía el cambio, pero Aguado pedía calma para que dejaran al astado. Es posible que imaginara que sería el clásico animalito de obediencia borreguna.

Sólo que no fue así. El astado mostró su invalidez absoluta y Aguado naufragó. Todavía al final “lidió” a un astado que no se movía. La escena resultó grotesca porque era absurdo que hiciera eso a un inválido que estaba próximo a claudicar.

Morante fracasó, porque se vio impedido consecuencia de su falta de aguante de imponerse a la mansedumbre de sus ejemplares. El toro que abrió plaza de Álvaro Núñez era malo. Manso complicado. Morante tenía el reto de más que torearlo era lidiarlo con poder y gran dignidad. Sólo que Morante al carecer de aguante claudicó de inmediato, sin hacer nada y dejó un espadazo huyendo de la puerta indigno. Fuerte bronca.

Con su segundo fue incapaz de superar la adversidad. Su evidente falta de aguante le hizo claudicar ante el complicado animalejo. Pésimo con el acero ya que se salía de la suerte de forma estentórea. Fuerte bronca.

Para este sábado 25 de junio

Toros de Juan Pedro Domecq para Alejandro Talavante y Tomás Rufo.

______________________________________

______________________________________________

______________________________________________

@TorosenelMundo_

_________________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________________