En Vic-Fezensac… Sendas ovaciones en la novillada matinal de Raso de Portillo

Vic-Fezensac (Francia). Arènes Joseph Fourniol. Sábado 4 de junio 2022, matinal. Novillada, primera de la Feria del Toro para Pentecostés. Se lidiaron cinco novillos de Raso de Portillo y uno de El Quiñon (6°), justos de presentación. Madia Plaza.

Cristian Pérez: Silencio tras dos avisos y ovación con saludos.

Diego Peseiro: Pitos tras dos avisos y ovación con saludos.

José Rojo: Silencio tras dos avisos y ovación con saludos.

Detalles:

Saludó montera en mano David Adalid tras parear al cuarto.

Fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre el sexto de la matinal con el hierro de El Quiñon, llevaba el nombre de “Paletista”, herrado con el número 33, nacido en 01/19, negro de capa.

Aquí hallarán el sorteo de la novillada

_____________________________

El primero, delgadito, pero bien hecho, fue recibido con una larga afarolada de rodillas por parte de Cristian Pérez. Tras un buen recibo capotero lo colocó en varas en tres ocasiones, todas fueron traseras y tampoco se entregó el novillo. Inició su trasteo con dos pases cambiados y un pecho. El Raso de Portillo en un inicio colocó bien la cara, pero de pronto mostró su falta de emoción. Con la mano zurda, Cristian Pérez puso todo su empeño, pero el astado fue a menos, la faena fue demasiado larga. Se atascó con los aceros, tanto espada como descabello y fue silenciado tras escuchar dos recados.

Otro buen inicio con el percal de Cristian Pérez con el cuarto que tomó dos puyazos sin entregarse. Rivalidad en quite entre Peseiro y Pérez. David Adalid se lució con los palitroques y tuvo que recoger una merecida ovación. El inicio de su trasteo de rodillas resultó algo complicado. El novillo fue serio y noble y el novillero firmó una faena con valentía, pero también carente de poder. Dejó una buena serie de naturales en medio de una faena que vuelve a ser demasiado larga. Remató con un estilo tremendista y colocó un tercio de espada tras un pinchazo que provocó un derrame. Fue ovacionado.

El segundo fue un novillo que no gustó al respetable y fue pitado por su falta de trapío y pitones. El de Raso de Portillo fue colocado en suerte en tres ocasiones, pero no se empleó. Tras un buen tercio de banderillas, pero con el público a la contra que rechazó el brindis ofrecido por Diego Peseiro, el portugués inició su propuesta con tres series por la derecha. El novillo fue soso y careció de alegría y transmisión. Con la falta de recursos del portugués, y la falta de trapío del burel, el público está desanimado. También se atascó mucho con los aceros y a punto estuvo de sonar los tres avisos. Fue lógicamente pitado.

Con el quinto fue duramente volteado tras su recibo a portagayola. Hubo desorden en el ruedo y también fue cogido el banderillero francés Julien Breton quien se salvó de una cornada. El novillo fue serio y acudió en cuatro ocasiones a la cabalgadura, a pesar el astado no se empleó. Los cuatro encuentros se limitaron a ser picatazos. El novillo nunca ha empujado ni por bravura ni la labor del picador. Nuevamente Diego Peseiro fue volteado en su tercio de banderillas. Brindó su trasteo al respetable. No cabe duda que es un novillero con muchas ganas, pero a pesar de su “gran edad” le faltó oficio. El novillo pidió distancia y poder, ambas cosas que no tuvo en esta lidia. Mató de un metisaca y una entera baja. Le valió para recoger una ovación.

El tercero, tampoco no tuvo mucho trapío, aunque tuvo un poco más de cara. Jose Rojo cuido el tercio de varas, pero el picador dejó tres varas traseras sin emplearse. En el inicio de la faena, el ejemplar de Raso de Portillo fue noble, y tuvo cierta movilidad. José Rojo estuvo luchando por encontrar el sitio idóneo. El astado con media casta, bajó de tono y José Rojo no encontró la solución para dar más relieve a su propuesta. Porfió en exceso y el público no se lo agradeció. Otro final complicado con las espadas, sonaron los dos avisos y fue silenciado.

El sexto, con el hierro de la misma casa, un ejemplar de El Quiñon fue el mejor presentado del lote. Acudió con alegría al peto en cuatro ocasiones. El novillo fue bravo y empujó en todas las entradas, peor todas fueron traseras. Brindó al público, e inicio su propuesta por doblones, citando de lejos. El toro fue noble, pero le faltó chispa, José Rojo, tiró de recursos que fue lo que pedía su lidia para dejar algunos muletazos. Rápidamente ambos se vivieron a bajo en una faena también demasiado larga. Es que fueron casi tres horas de festejo. Tras una estocada entera y un descabello, le valió para recoger una ovación.

_____________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

_____________________________

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________