En Aguascalientes… Emilio de Justo, bocanadas de aire fresco

Plaza Monumental de Aguascalientes. Domingo 31 de Octubre, 2021. Corrida del Festival de Calaveras. Medio aforo del permitido por las autoridades sanitarias. Se lidiaron astados de Begoña desiguales en presentación y juego.

Emilio de Justo: Palmas y dos orejas

Luis David Adame: División de opiniones y división de opiniones tras dos avisos

Leo Valadez: Oreja y palmas tras aviso.

_____________________________

La Monumental esta tarde en volvió del vació tal como los difuntos que en la cultura mexicana por estas fechas llegan de visita con los vivos desde el inframundo. 

La tarde fría quería calores y los taurinos emociones, por ello retornaban luego un tiempo de inactividad y vaya que no se fueron decepcionados, puesto que se vivieron momentos interesantes en el ruedo hidrocálido.

Uno de los responsables de regresar a la afición de esta tierra los olés fue el español, Emilio de Justo, quien hizo su debut en tierras mexicanas con un triunfo, pero independientemente del corte de orejas, lo que vimos del torero español fue como una bocanada de aire fresco; tal como cuando retiras la mascarilla del rostro, cuando aspiras un viento renovado, de esos que te alborotan el cabello y un poquillo el alma.

Emilio de Justo es una realidad, una esperanzadora realidad para este nuevo tiempo en el que poco a poco se retoman las actividades taurinas.

Emilio de Justo, como una columna del templo de Zeus

Con el primero de la tarde el español comenzó su labor bregando de buena manera, luego de la poca vara quitó por chicuelinas y recortes toreros. De muleta por bajo, firme. Cambios y remates que fueron constituyendo una faena que gustó. Movilidad del astado y temple del torero, fijeza ante largueza, tiento, toques y zapatillas firmes.

Tandas por derecha que fueron agua para las gargantas doloridas de una afición sedienta. De Justo reposado, entendido de la embestida cual, si tuviera temporadas enteras en este país, fino y estético, el toro a menos, manoletinas estoicas para finalizar, el pinchazo en lo alto y lo que pudo ser una merecida oreja se quedó en sinceras palmas.

Emilio de Justo, una bocanada de aire fresco para la tauromaquia

Con el cuarto de la tarde fue un vaivén de emociones, de esas faenas que tienen futuro dudoso, un astado de Begoña de poca presencia  por el que nadie apostaría, de esos que se escupen del puyazo y que cualquier otro torero habría pasaportado y vámonos, pero no, de Justo no.

Él se quedó, cuando todo era incierto, el astado disperso, la afición también, silenció la música e hizo centrar las miradas a su muleta, y ahí la dejó en la cara del astado para obligarle a pasar, aquello fue una guerra de insistir, querer, poder. Una afirmación con su muleta para persistir, resistir hasta que hizo suyo el momento y las embestidas de un astado aquerenciado. Mató de estocada entera en buen sitio para que se le otorgaran dos orejas.

Se presentó triunfando en tierras mexicanas

Luis David Adame tuvo sus momentos interesantes en el primero de su lote, calaserinas vistosas y revolera. Con la muleta en el centro del ruedo cambiados por la espalda y remates de pecho con alta respuesta desde el tendido. Por derecha con temple ante una embestida complicada, por naturales aseado y vertical ante un astado manejable pero que le faltaba un punto de emotividad. Para finalizar hasta tres poncinas que le fueron coreadas, pero lo bueno se le esfumó entre las manos por el mal uso del acero, múltiples fallas y la gente le cobró factura con una marcada división de opiniones.

Con su segundo, Luis David Adame alegró con el manejo del capote en zapopinas y en banderillas brillante momento compartido con su compañero de cartel Leo Valadez, ambos plasmaron pares vistosos que fueron del agrado de su gente.

Con la muleta comenzó con arrojo, rodillas en tierra cambiados por la espalda de escalofrío y una tanda por derecha también de hinojos que hacía presagiar cantares, de pie por ese mismo lado conectando ante el poco recorrido del burel, que para entonces ya le levantaba la cabeza al final del muletazo.

Luis David tiene ese toque de elegancia, verticalidad, pero que si pierde un poco la brújula se va a los extremos, olvida la pelea en la cara del toro y peca de popular, preocupado más por los sonidos musicales que por los sentires que emana su muleta, se distrajo y su labor ya no fue igual, la gente le recriminó el hecho de pedir fandanga, para colmo de males con la espada estuvo fatal, hasta oír dos avisos y retirarse nuevamente entre división de opiniones.

Leo Valadez cortó una merecida oreja a su primero, un astado justo de presencia al que recibió con lances a pies juntos, luego de la brevísima vara quitó por vistosas crinolinas. Cubrió de manera correcta el tercio de banderillas. De muleta Leo creó una labor serena por ambos lados, tandas templadas y desdenes toreros, esta vez el torero hidrocálido se vio y se sintió relajado, disfrutando su estar delante de los toros. Al final se puso de rodillas de manera innecesaria puesto que hecho estaba lo mejor, mató de estocada y a sus manos una oreja.

Con el cierra plaza Leo estuvo voluntarioso, compartió banderillas con Adame logrando buenos instantes, de muleta un astado sin muchas posibilidades de triunfo, no había ni lápiz ni papel para escribir una buena historia, fallas con la espada escuchó un aviso y se retiró en silencio.

_____________________________

_____________________________

@AnaDelgado28 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________