En Las Ventas… Puerta grande para Emilio de Justo, torero de Madrid

Las Ventas (Madrid). Sábado 2 octubre 2021. Quinta de la Feria de Otoño. No hay billetes (reducción de aforo). Corrida de toros de Garcigrande (2º y 4º) y Domingo Hernández (1º, 3º, 5º y 6º). Destacó el quinto toro por su gran transmisión en la muleta. 1º Ovación, 2º Pitos, 3º Pitos, 4º Pitos, 5º Fuerte ovación y 6º Silencio.

Julián López El Juli: Oreja y silencio.

Emilio de Justo: Silencio tras un aviso y dos orejas.

Juan Ortega: Silencio y ovación con saludos tras un aviso.

Detalles:

Tras el paseíllo el público obligo a saludar a Emilio de Justo con una gran ovación.

Buena brega de Ivan García en el primer toro de la tarde.

Extraordinario el segundo par de banderillas de Ivan García en el cuarto toro de la tarde, saludó la ovación del público.

______________________

A las 18:00 se inició el paseíllo, el público expectante llenaba y daba colorido a los tendidos. Aunque por ahora sólo hay autorizado alrededor del 50% del aforo total, Las Ventas lucia hoy un gran ambiente colgando el cartel de «No hay billetes» desde días antes. Tarde de expectación y, dice el dicho: “Tarde de expectación, tarde de decepción”. Pero hoy no iba ser así, hoy todo el público salió contento de la primera plaza del mundo. Una plaza que te lo da todo cuando te entregas, pero con una gran afición exigente.

Tras el paseíllo, los toreros se metieron al callejón. En ese momento Madrid se levantó de sus asientos y comenzó a ovacionar a un torero: Emilio de Justo, quien invitó a sus compañeros, los que por vergüenza torera no salieron y dejaron que el respetable le recibiera como se merece, Madrid a sus pies. No se debe olvidar que salió por la puerta grande de esta misma plaza en julio y eso esta plaza lo valora mucho.

Dicen que no hay quinto malo, pues este dicho si que llegó a cumplir. Salió Farolero, herrado con el número 90, guarismo 6 y con el hierro de Domingo Hernández en los costillares. Emilio de Justo no consiguió asentarse con el capote. El astado se defendió en varas, esto es, no peleó, saliendo de najas en el primer encuentro. De Justo, comenzó la faena de muleta doblándose por abajo, acompañando la embestida del toro. Un gran derechazo por abajo hizo rugir a Madrid. Remató su primera tanda con dos pases de pecho que resultaron la gran rúbrica al prólogo de una gran sinfonía.

Continuó por derechazos, con el compás abierto, dando todas las ventajas al toro con el fin de darle confianza para que, Emilio, impusiera su imperio y evitar que el toro tuviera alguna mala intención. Sin esconder la pata, como se conoce en el argot taurino, continuó Emilio de Justo forjando una faena que quedará para la historia. Al natural dejó varias series que pusieron de pie al respetable evidentemente emocionado. Una belleza inconmensurable, toreo caro, luminoso de Emilio de Justo en Madrid. En ciertos momentos de la faena no estuvo colocado en su sitio, pero pronto rectificó. Con naturalidad siguió toreando a un toro que se vino arriba en el tercio de muleta y que, gracias a su casta, transmitió al público.

No era un toro fácil, pero Emilio estuvo a la altura. Tras cambiar la ayuda por la espada, dejó otra gran serie por derechazos a pies juntos y sin ningún tipo de ayuda. Epílogo de la faena por trincherazos y un estocadón. Cayó el toro y Madrid parecía un manicomio pidiendo los trofeos. Tal fue el espectáculo, que incluso llegaron a pedir la vuelta al ruedo a un toro que manseó en varas. Emilio de Justo, torero de Madrid y aquí están los argumentos.

El segundo toro de la tarde recibió palmas por su presentación. Sin lucimiento el recibo de Emilio de Justo por la mansedumbre del de Garcigrande. Protestado al no estar sobrado de fuerzas. Quite por delantales con poca transmisión de Juan Ortega, recortó con una media. De Justo no se quiso dejar ganar la pelea y replicó con un quite por ceñidas chicuelinas, recortó con una excelente media.

Sacó casta en el último tercio y, pese a su mansedumbre, se mantuvo fijo en los engaños de Emilio. El torero, al principio muy despegado, al final de la faena se colocó mejor, aunque para ese momento el toro ya se había quedado sin fondo. Pinchazo hondo y demasiados descabellos, pitados por el público.

Abrió la tarde Poeta, un toro colorado de capa del hierro de Domingo Hernández. Con un silencio de expectación, El Juli dejó un recibo a la verónica poco lucido. Efectiva la brega de Iván García y buen par de José Núñez El Pilo. Comenzó Julián doblándose por abajo con el toro, dejó un pase en el que se escuchó un pequeño rugido de la plaza. La faena bastante despegada, con templanza, pero con la falta de colocación que pide el toreo para emocionar.

El toro que manseó en varas, se vino arriba en la muleta y, con nobleza, obedeció a los cites de El Juli. Derechazos y naturales de gran trazo, que si hubiesen sido sin ventajas habrían trasmitido más a la plaza. Se salió de la suerte suprema -el julipié– dejando una estocada entera. Tras un descabello certero, comenzaron a asomar los pañuelos y el presidente concedió una oreja. Tímidas protestas del público.

El cuarto toro de la tarde recibió palmas por su presentación. Un toro con mucho volumen y defensivo por delante. Quite por chicuelinas de Julián, recortó con una media. Muy protestado el mal tercio de varas.

Faena sin transmisión, el toro solo pasaba por ahí, dijo muy poco. Julian se alivió y tras una media estocada saliéndose de la suerte y varios descabellos finalizó su primera tarde de Madrid. Esperemos que el día 10 de octubre venga el Juli que puso la plaza de Las Ventas boca abajo y, no hace mucho de eso.

Algún “olé” en el recibo a la verónica de Juan Ortega. Aunque el toro no le permitió lucirse como a él le hubiese gustado. Comenzó tanteándolo por abajo, no le gustó y pronto fue a por la espada, el toro fue más brusco que sus hermanos. Salió de la suerte suprema en varias ocasiones, erró en repetidas ocasiones llevándose algunos pitos del respetable.

Cerró la tarde Juan Ortega. No consiguió asentarse con el capote. Arriesgado el primer par de banderillas de Jorge Fuentes. Con la muleta se dobló con el toro, dejando algún trincherazo de mucho sabor.

Con toques suaves y templados comenzó a ganarse el cariño de Madrid. Pero la colocación que tanto emociona no se daba, el respetable se quedó con varios pases que destacaron por su trazo. Remató la faena por suaves naturales ayudados. Estocada entera pero falló con el verduguillo y saludó una ovación del público de Madrid.

_____________________________

Pronto la galería fotográfica del festejo

Ir a la galería de la Gran Muriel Feiner

_____________________________

___________________________

@fotografiaalbertomoreno  

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________