En Santander… La solidez de Fonseca y la algarabía de Perera los hace triunfadores

Santander (Cantabria). Coso de Cuatro Caminos. Gran Final del Circuito del Norte. Más de tres cuartos de entrada en el aforo autorizado. Novillos de Jandilla, mansos, descastados, inválidos, no pelearon en caballos, en resumen una pésima novillada indigna de una gran final.

Carlos Domínguez: Ovación tras aviso y silencio tras aviso.

Isaac Fonseca: Oreja con petición y oreja.

Manuel Perera: Oreja y oreja.

Detalles:

Después de romper el paseo de cuadrillas se escuchó el Himno Nacional de España.

En los tendidos se contó con la presencia de la Alcaldesa de Santander, Gema Igual Ortiz, quien está dando apoyo decidido al arte del toreo.

Por espléndido tercio de banderillas en el segundo del festejo, escucharon ovación en el tercio Raúl Ruiz y Tito.

_________________________________

El problema con la mayoría de nosotros es que preferimos ser arruinados por los elogios que salvados por las críticas”: Bernardo Stamateas

Los falsos elogios sólo confunden y al final pueden extraviar a quien se le ofrecen, al margen de que unos supongan que son producto de sus buenas intenciones. Nada, hacen daño, porque… de buenas intenciones están llenos los caminos al infierno.

Es el caso de, Manuel Perera, quien contendió este viernes en Santander en la gran final del Circuito del Norte, un joven entusiasta, bullidor quien en más de las ocasiones gusta de ‘vender‘ estridentemente sus actuaciones aunque carezcan de contenido.

Hizo dos faenas insustanciales más preocupado por emular a Isaac Fonseca que intentar convencer con base en sus argumentos.

Que le concedió el jurado de forma gentil el trofeo por empate; bueno eso fue una decisión, salomónica; sin embargo, sólo la reflexión llevará al joven Perera hacia la verdad.

_________________________________

_________________________________

Por otra parte, el ganadero de Jandilla, envió un pésimo, en verdad un pésimo encierro para un festejo tan importante en donde la Fundación el Toro de Lidia que preside, Victorino Martín, está haciendo todo lo posible por apoyar sin tasa ni medida a toda esa luminosa juventud novilleril que son el semillero selecto de la tauromaquia y que han sido olvidados por un sistema anquilosado en los vicios.

Tan pésimo ha sido el encierro que, Carlos Domínguez, a pesar de todo el esfuerzo que puso, no pudo concretar nada con sus mansos e inválidos bovinos.

El que dejó una sólida actuación fue, Isaac Fonseca, un jovencito nacido en Morelia, sí allá en Michoacán, por supuesto México, quién hace 3 años tomó la sabia decisión de ir a España para formarse y consolidarse. Justo -con esa decisión- ahí mostró su carácter y lo ha demostrado en cada actuación que va teniendo como esta tarde de la gran final en el Coso de Cuatro Caminos.

Ir de la mano de, Carlos Aragón Cancela -propietario de Flor de Jara-, ha sido fundamental para la evolución de Isaac.

Tan pronto salió su primero y después de haber analizado su comportamiento, Isaac se fue de hinojos a saludarlo por verónicas que tuvieron ritmo y cadencia, para hilar ya incorporado unas ceñidísimas chicuelinas y de ahí recortarlas rodillas en tierra con una por demás torera y eterna larga que hizo suspirar a los espíritus de los diletantes taurinos.

______________________________

______________________________

Esto anunció mucho en el porvenir de la faena, lo que después de un tercio de varas que no existió por la mansedumbre del inválido utrero, hizo aparecer un quite por saltilleras cambiando el viaje del novillo a menos de un metro de su cuerpo y luego hacer unas sentidas gaoneras que hicieron explotar de júbilo al respetable.

Situación que fue in crescendo en el prólogo de su faena, nuevamente rodillas en tierra aparecieron dos pases cambiados por la espalda en donde seguramente el pitón del bovino dejó algún surco en su geografía corpórea por lo cercano de su caminar.

Ya de pie, sumó una serie con la mano derecha que resultó suave, sí necesariamente muy suave para no atosigar más al debilucho astado y proporcionarle confianza en su andar; y con la zurda otra serie sentida y cercana tan cercana que no se entendía como podía pasar el de Jandilla. Tras rematar se derrumbó el novillo que sólo se podía sostenerse por la mágica paciencia lidiadora de Isaac Fonseca.

Por ello, por la asfixiante invalidez Isaac pisó los terrenos del novillo y consumó otra serie con la diestra que resultó espléndida. Al final, unas joselillinas que antecedieron al estocadón que hizo sucumbir al novillo. El público exigió una oreja más que merecida.

______________________________

______________________________

Con el que hizo quinto, le recibió con un farol de hinojos para dar paso a unas verónicas en medio del diluvio. En varas, para variar salió huyendo el de Jandilla y todo quedó en un picotazo de mosquito. Lamentablemente a la mansedumbre se le unió un tremendo costalazo que se dió el novillo cuando le estaban llevando al segundo par de banderillas.

En este contexto, Isaac, tenía un gran reto así que en los medios citó de hinojos aguantó -como es lo habitual en el joven Fonseca- la embestida del novillo y tras una sólida serie con la mano derecha que remató con una prodigiosa arrucina, tan, pero tan cercana que pareció imposible que pasara el astado.

Incorporado prosiguió con la mano derecha, pero el mansurón insistía en huir y refugiarse en las tablas. Con serena inteligencia, Isaac Fonseca, ahí, al hilo de las tablas extrajo series con ambas manos de mucho mérito. Una vez terminadas las bien hechas luquesinas dejó otro gran espadazo y como era de esperarse cortó más que merecida oreja.

______________________________

______________________________

En medio de esta apasionada entrega, apareció el bisoño Perera, y lo hizo tratando de emular a Isaac Fonseca, así que esta tarde no vimos a Manuel Perera, sino a una copia que intentó ser Fonseca.

Por ello sumó dos faenas insustanciales, incluso, hasta aburridas.

A su primero lo recibió de hinojos con tafalleras y como quite… claro saltilleras. Con la tela roja dejó una faena desangelada con con animalito manso, soso y deslucido. Dejó una estocada muy contraria y le dieron una oreja.

______________________________

______________________________

Al que cerró plaza le recibió con un farol que se percibió como más espectáculo que verdad, para luego sumar verónicas desacompasadas. A su quehacer con la muleta, le dio inicio de hinojos con entusiasmo, algarabía, pero carente de calidad y buenas maneras.

Sumó pases con ambas manos sin ritmo, como si estuviera acumulando «ladrillos» sin ton ni son… sí, hubo muchos pases, que sólo resultaron una gran rebanada de nada.

Al final dejó una estocada muy contraria y delanterísima, por la mala colocación tuvo que hacer uso del descabello con el que fue suficiente para que claudicara el novillo. Le concedieron una oreja.

Justamente esto fue lo que evaluó el gentil jurado, el que tuvo una angustiosa deliberación y decidió entonces fragmentar el trofeo declarando un empate en donde la realidad indica que no lo había.

Cosas veredes.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

@PERIODISTAURINO 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________