Lo comenta Miguel Ángel Yáñez… Ayuso por la puerta grande

El 5 de Mayo, el día después de las elecciones a la Comunidad de Madrid y momento de análisis de los resultados electorales. Ha ganado nuevamente Isabel Díaz Ayuso, y su trabajo lo merece. Su apuesta por mejorar la vida de los madrileños en medio de una pandemia y con un Gobierno español populista en contra, ha sido el factor que le ha mantenido la confianza de la Comunidad de Madrid.

Han sido elecciones autonómicas, no obstante, en cierta medida los votantes las convirtieron en referente nacional. Es muy probable que la gran mayoría haya votado por el hartazgo que existe con respecto a un presidente de gobierno Pedro Sánchez y un ex-vicepresidente de gobierno Pablo Iglesias -quien por fortuna ya se fue a su casa a descansar-, que son la misma representación del populismo que tanto daño está haciendo a España y al mundo donde prevalece.

Un Gobierno español que no han hecho otra cosa nada más que mentir, politizar de forma torticera, envenenar a la población y sembrar el odio, el rencor y atacar todo aquello que suene y huela a España, sus orígenes, tradiciones y cultura, sea la que sea y que así esté reconocida.

Al margen, de ir por sistema en contra de Madrid y los madrileños. Madrileños que no necesariamente tienen que haber nacido aquí, porque todo aquel que viva en Madrid se le considera madrileño como tal desde el momento en el que se instala en nuestra ciudad y Comunidad.

Y Madrid quiere ser libre y disfrutar de esa libertad ordenada que tanto le gusta, y que un gobierno populista está intentando restringir atacando sin ninguna base a la sede de la Comunidad de Madrid para intentar menoscabarla, pero que no han podido por la infranqueable lucha que ha sostenido Díaz Ayuso.

Porque además cabe recordar, que el populismo lo único que busca es el poder por el poder mismo a través del autoritarismo, imponerse en un acto faccioso sin pensar en los intereses y las libertades de la ciudadanía; y eso es lo que hemos visto desde la Moncloa y desde la imperial casa de Galapagar.

En Madrid prevalece en la conciencia de todos los que aquí vivimos la libertad; sí libertad para trabajar, para salir y entrar, para ir a los cines, a los teatros, a los museos, a sus bares, restaurantes, cafeterías y para ir a los toros, que tanto gustan y tanta afición hay y siempre con la prudencia y cuidado necesario pertinente debido a la pandemia que nos asola.

En definitiva, tener y propiciar una economía activa para seguir mirando al futuro y con la vista puesta en el progreso , que no en una “progresía” sectaria, populista, rancia y prohibicionista.

Lo que han hecho de forma clara y frontal contra el mundo de la tauromaquia sobretodo, Pablo Iglesias, ahogando económicamente a todo el sector, tanto a los puestos directos e indirectos que viven y cotizan -y mucho- con su profesión; y siempre amparándose en mentiras y en su odio frontal a esta expresión artística y cultural, solo por ser “santo y seña” de españolidad en el mundo entero.

Cuando se ha demostrado además que aquellos festejos taurinos que se han podido celebrar han sido de los más impecables en lo que a protección sanitaria se refiere, con una asepsia total; tanto, que no se ha demostrado que haya habido ningún tipo de contagio en ellos y con toda la responsabilidad habida y por haber.

Responsabilidad que puso de manifiesto la reelegida, Isabel Díaz Ayuso, quien durante el pasado año de 2020, en pleno apogeo de la pandemia no autorizó ningún festejo taurino en la Comunidad de Madrid, cuando desde el gobierno central se nos dijo a inicios del verano que “se había vencido al virus de la COVID-19” y luego pasó lo que pasó, una multiplicación en el contagio y las consecuentes muertes.

Sin embargo, el pistoletazo de salida para la tauromaquia en Madrid lo dio Ayuso con el festival celebrado en Las Ventas el pasado día 2 de Mayo, pese a ser dos días antes de las elecciones sin miedo a lo que pudiera esto influir en los votantes.

Como también en autorizar los festejos de Leganés, Vistalegre, Navalcarnero y otros más, que devuelven la ilusión y sobre todo reactivan ese sector el taurino, tan castigado como otros muchos en su actividad y economía. Momentos para la esperanza y recuperación.

Pese a todo, hay que recordar que esta es una mini o media legislatura de tan sólo dos años en los que se pueden hacer relativamente pocas cosas, pero las que se hagan que sean en beneficio de todos y para todos, porque Madrid ha demostrado una vez más que tiene memoria y sabe expresarla en el momento apropiado.

Y sólo nos queda decir la enhorabuena para Isabel Díaz Ayuso, y recordar que la confianza de esta reelección tiene que ir a más.

#Quédate_En_Casa

____________________________

Foto: Actualidad RT

_________________________________

@miguel_a_yanez 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________