En la Opinión de Pepe Mata… Las gestas se hacen siempre; no sólo para hacerse publicidad

Buscar la publicidad por la publicidad misma para alargar una existencia sin fundamento, no aportará nada ni para el torero ni para la tauromaquia”.

Durante el fin de semana se escuchó la noticia de que, Morante de la Puebla, solicitó a la empresa de Sevilla enfrentar para la próxima feria, un encierro de la temible ganadería de Miura.

De inmediato la prensa al servicio de otros intereses, comenzó a festinar y, por supuesto, a ponderar, como si con esto de las “gestas a modo”, la Fiesta a la que los propios figurines han llevado casi a la debacle, podría resurgir.

Cosa más lejana que eso.

Al carecer de la serena reflexión, olvidaron que la humanidad está inmersa en una alarmante pandemia, la que después de brotar en Europa, por un pésimo manejo de las autoridades, así como por no haber hecho caso muchos de los ciudadanos de la gravedad y del ordenamiento sanitario…

… rebrotó con inaudita fuerza y ahora mismo, en España, están en confinamiento y suspendidos los espectáculos públicos, para evitar se sigan multiplicando los contagios.

Por lo anterior, se percibe que resultaría muy dudoso que vuelva haber festejos en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla dentro del primer semestre de este 2021, y la probabilidad notifica que podría ser hasta después de que las vacunas puedan surtir efecto en más del 70 % de la población hispana y se produzca la inmunidad de rebaño.

¿Cuándo ocurrirá esto?

No se sabe.

Sin embargo, todo este anuncio de Morante, se percibe más producto de una mera situación publicitaria en beneficio de él; que un arranque “heroico” para concretarse en el redondel para apoyar a la Fiesta.

_________________________________

La bondad “borreguna” que curiosamente aparece cuando torea Morante

_________________________________

¿Las gestas pueden darse por una feliz ocurrencia?

¡Por supuesto que no!

¿Sería una gesta la de Morante?

¡Por supuesto que no!

A pesar de lo que pudiera decir la prensa al servicio del engaño, las gestas se hacen siempre, invariablemente, con respeto y gran dignidad.

De ninguna forma son el resultado de un hecho anecdótico, de una apurada ocurrencia para intentar justificar y redimir la decadencia de un torero, que incluso pudo colaborar al menoscabo de la verdad, en este caso, en el arte del toreo.

Primero, porque ya conoce los toros de Miura que podría enfrentar, según se supo, visitó Zahariche, en donde seguramente habrán seleccionados con pinzas milimétricas a los “temibles” miuras que participarían en el festejo.

Sí, sí, para que no fatigue su robusta geografía corpórea y así pueda estar cómodo en el redondel sevillano.

¿Un héroe buscaría la comodidad?

¡Por supuesto que no!

Los héroes enfrentan todo y a todos en cualquier momento; no se escudan bajo el espejismo de la comodidad.

¿Un artista crearía bajo el concepto de la comodidad?

¡Por supuesto que no!

El arte presupone verdad y no puede el artista devaluarse para primero engañarse a sí mismo y luego intentar engañar a la buena fe de los demás.

Cierta gente habla del arte en los “mentideros” taurinos, y ha llegado afirmar que Morante es artista; y surge la pregunta:

_________________________________

Morante “heroico” con este lindo pequeñajo en Juriquilla (Querétaro)-México

_________________________________

¿Esta gente conocerá lo que el arte significa, su evolución y trascendencia?

¿Entiende el significado de las cuestiones de formas y el sustento del contenido para consumar una obra de arte?

¿Sabrán de la dialéctica en el arte o del contrapunto de toda obra de arte?

De acuerdo a los escritos de estos llamados “puristas” sólo repiten sin conciencia ni conocimiento los sempiternos lugares comunes, pero no dan argumentos a sus dichos personales, porque son sólo eso…

… lugares comunes y dichos vacíos.

El arte por sí solo convoca porque impacta; no necesita de un pequeño grupúsculo que lo justifique y lo apruebe para intentar demostrar su existencia.

El arte presupone verdad -reitero- y esa inobjetable verdad en la tauromaquia está representada -un día sí y otro también- por el toro auténtico para el torero de verdad

el toro íntegro, con sus más de cuatro años, sin manipulación de astas, bravo y encastado; no dúctil ni dócil ni bobalicón.

_________________________________

Morante, muy relajado en Brihuega con este dócil bovino de Juan Pedro

_________________________________

Un toro auténtico sí, para un torero de verdad, aquel hombre que se inviste como torero en un terno de luces con el fin de oficiar un rito, cuya verdad está delimitada en la liturgia y no la puede menoscabar, porque no sólo se ofendería a él mismo sino al arte del toreo y al gran público que le da razón de ser a ese misterioso arte como espectáculo.

Un torero de verdad, que primero es un héroe porque impone su imperio tras domeñar al bravo y encastado ejemplar, para inmediatamente transfigurarse en artista y así crear la fina arquitectura de su tauromaquia, sustentada en el fuego incontestable de la pasión bien entendida.

Sólo cuando hay verdad… el arte puede existir.

La estética es la consecuencia necesaria de la creación pero nunca la parte fundamental; cuando la estética pasa a ser lo primordial falta el sustento del contenido y resulta una propuesta vacía, bella de formas pero… vacía, simplemente vacía.

¿Se tiene que ser un gran conocedor del arte para entender la verdad de la tauromaquia?

No necesariamente.

Claro que ayuda y mucho conocer de arte, con el noble fin de degustar con mayor profundidad de las creaciones; pero no es algo imprescindible.

La gente por sí sola entiende cuando la verdad habita en el redondel al estar el torero frente a un toro bravo y encastado y, reprueba el momento en que la engañan por abusar de su buena fe, parodiando con astados bobalicones.

_________________________________

Otro “muñequito” para Morante en Brihuega

_________________________________

Justo bajo este concepto, al no cumplirse con la verdad para que pueda existir el arte del toreo, la gente, el gran público, comenzó ausentarse.

Sí, ya que las parodias se consolidaron en el redondel y perdió su magia tan enigmática expresión, al convertirse en un espectáculo predecible por la asfixiante mansedumbre y la docilidad de un bovino que sustituye la grandeza de un toro bravo.

Sí, parodias que por muy bonitas que puedan resultar, no son la consecuencia de la búsqueda implacable de esa verdad, de esa autenticidad.

Si Morante quiere hacer gestas para redimirse, que enfrente al toro en toda su dimensión, al toro bravo y encastado, al toro íntegro.

________________________________

Si Morante quiere hacer una gesta… que enfrente TOROS, como este miura

_______________

Las gestas son diarias, en cada momento, no parte de un anecdotario para salvarse de la debacle

________________________________

Buscar la publicidad por la publicidad misma para alargar una existencia sin fundamento, no aportará nada ni para el torero ni para la tauromaquia.

Sólo concederá la razón a sus detractores, al demostrar que los figurines tras haber disminuido la casta y la bravura para la insana comodidad, condujeron a un arte tan mágico a vivir la farsa de una fiesta menoscabada, frágil e intrascendente.

Es tiempo -más que de gestas para Morante-, de jubilarse; y del necesario reencuentro con la verdad de un arte tan luminoso, como sin lugar a dudas es el arte del toreo.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

Sígueme en mi nueva cuenta de Twitter

@PEPEMAT91688656

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________