En la Opinión de Pepe Mata… Las sirenas no tienen descanso

Este sábado 9 de Enero, había sido una tarde de consternación por el alarmante transitar de las sirenas; sí, de las sirenas que anuncian estridentemente que son trasladados en sus ambulancias los enfermos, y en casi todas, penosamente, los contagiados por la Covid-19.

Esas sirenas están haciendo notar que la pandemia sigue haciendo estragos, cerca de un millón doscientos mil contagiados, más de 150 mil muertos, aunque de acuerdo a otras mediciones de Universidades prestigiosas ya se habla de que en México hay más de 300 mil muertes.

¡Sí!, muchísimos estragos ante la inconsciencia, ante la indolencia, ante la incompetencia, ante la falta de planeación, ante la carencia de estrategias por parte del gobierno.

En medio de ese meditar, terminó el atardecer, la noche hizo acto de presencia y como a las 23 horas, fui a dormir con la seria preocupación de lo que las sirenas nos estaban insistentemente mostrando a través de un panorama aciago que nos llevaba a concluir el posible colapso hospitalario.

Definitivamente ¡no!

¡No!, nos podemos sustraer de nuestra realidad.

En el transcurrir de la madrugada esas sirenas no paraban de ensordecer, parecía que su sonido clamaba angustia y reclamaba conciencia, reclama atención de los pésimos gobernantes de la muy devaluada 4T, ante el desbordamiento de una pandemia que en México no se ha podido controlar.

No, no podía dormir.

La tensión era evidente por el estridente sonido de esas sirenas que inundaban de miedo, de desconcierto a la Ciudad de México.

En el archivo de sastre de la memoria se reproducían con velocidad de vértigo, los cínicos discursos de un presidente indolente: Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien desde el inicio sin ninguna información con relación al coronavirus, afirmó:

Es una gripita pronto pasará, menor que la influenza”.

Salgan a comer a las fonditas, abráncense que no pasa nada”.

Yo tengo mi detente (estampita del Sagrado Corazón Jesús) para que no me pase nada”.

La pandemia ya está controlada”.

La curva de la pandemia está domada”.

«Vamos muy bien la pandemia está controlada«.

Tantas y tantas y tantas frases cínicas, indolentes, irresponsables, sin ningún sustento en medio de un rebasado sistema de salud, en el que ni siquiera los niños con cáncer pueden tener sus medicamentos y por ellos han muerto más de dos mil.

El desconcierto, la angustia y el dolor de los ciudadanos afectados, y también de los que vemos con terror a un virus que se apoderó de todo sin piedad.

Tan fue así que ha impedido a muchos no poder ejercer sus trabajos, y por eso apareció la consecuente crisis financiera que se acentuó el deplorable manejo epidemiológico.

Las cosas empeoran y mucho, ya que si el primer año de AMLO se decreció en un -0.5 %, con el pésimo manejo de la pandemia se llegó al -9%. Y regresar a como estábamos el 30 de Noviembre de 2018 pasarán 4 ó 5 años.

Si a esto se le agrega que a AMLO no le importa apoyar a los empresarios, sobretodo, a los pequeños empresarios para que no se pierdan fuentes de trabajo…

… ¡las cosas están peor!

¡Sí!, están peor, porque en México ¡ya están en bancarrota más de un millón de pequeños empresarios!

¿Cómo puede haber liquidez en un país en el que a su Presidente no le importan los empresarios para que a través de las fuentes de trabajo todos, incluidos los más pobres…

… ¡sí!, ¡los más pobres puedan tener dinero para sus necesidades primordiales!

No obstante, retomando este alarmante contexto de la Covid-19, al “mando” de controlarla está un auténtico incompetenteHugo López Gatell.

Esas sirenas que no permitían conciliar el sueño, son el inobjetable producto de la indolencia, incompetencia, irresponsabilidad de un gobierno que ha sido incapaz de dar solución para evitar el incremento y la propagación de la Covid-19.

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaum, producto también del populismo de la 4T, hija predilecta dentro de las huestes de AMLO; no le dio la relevancia que merecía esto porque su “jefe» político “tenía otros datos”.

Tuvieron tres meses valiosos para adelantarse a la pandemia ya que el primer caso en México se anunció el 28 de Febrero del 2020.

Tuvieron tiempo para acondicionar hospitales, pero no fue así y ahora nuevamente en semáforo rojo, el coronavirus se sigue apoderando de la vida de México.

El uso de cubrebocas que debió haber sido imprescindible desde el inicio y que fue recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) junto con la sana distancia, el lavado de las manos y el desinfectante antibacterial o gel hidroalcóholico, no fue tomado en cuenta por AMLO; por el contrario, hizo burla y con su reprobable irresponsabilidad afirmó que “… el cubrebocas no tiene sustento científico”.

Y sólo lo ha usado cuando viaja en el avión en últimas fechas, y cuando fue a visitar a Donald Trump.

Mientras Gatell en lugar de hacerle ver la realidad a AMLO, concientizarlo, le dio por su lado y se atrevió a declarar públicamente que “… la fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio”.

¡Vaya falta de desvergüenza!

Al gobierno le ha faltado autocrítica, ha carecido de capacidad para aceptar y corregir errores, por eso se sigue multiplicando la pandemia; igualmente, le ha faltado la responsabilidad de obedecer el mandato del pueblo en el rubro de salud, y si bien es cierto que un gran sector de la sociedad usa cubrebocas, sigue las normas sanitarias exigidas internacionalmente y está confinada…

existen muchas personas que no creen en la existencia del coronavirus, de la Covid-19 y caminan en la calle con la irresponsabilidad acuestas sin ninguna protección; pudiendo ser los focos de infección que multiplican la pandemia.

¿Qué hace el gobierno ante esta inconsciencia?

¿Qué ha hecho AMLO y Sheimbaum ante esta gravísima irresponsabilidad, esta inadmisible inconsciencia de ese sector de la población que insiste en no usar cubrebocas ni las medidas sanitarias exigidas para evitar ser focos de infección?

¡Nada!

¡Absolutamente no hacen nada!

Pero, suponen -suponen mal-, que con decirle a la necedad que se proteja y no salga de su casa la van a convencer como acto de magia. Porque además se «defienden» con la irracional cantaleta electoral de que “… no somos un gobierno represor”.

No obstante, la implacable realidad anuncia que sus manos se siguen llenando de sangre por su indolencia, incapacidad e indiferencia.

Así, lamentablemente, muy lamentablemente, dejan hacer, dejan pasar y hacen como que no ven, y se sigue angustiosamente incrementando la pandemia.

En este contexto, todo hace ver que ante la INDOLENCIA de AMLO, la INCOMPETENCIA de Gatell y la falta de AUTONOMÍA de Sheimbaum las sirenas seguirán estridentemente sonando, anunciando día y noche…

… noche y día -en medio de la angustia permanente- que el gobierno ha sido incapaz de evitar la multiplicación de la pandemia.

Mientras, sólo nos queda la conciencia y seguir luchando por mantener nuestro compromiso…

… el compromiso que tenemos con nosotros mismos, el de salvaguardar nuestra salud y nuestra integridad.

Si nosotros no tomamos conciencia y no actuamos para salir de esta pandemia, no lo hará el inútil gobierno, que ahora -de acuerdo a sus acciones- sólo piensa en las elecciones de Junio de 2021.

Deseamos que las vacunas que comenzaron a llegar, a cuentagotas, en verdad sí lleguen a todos; y no sean sólo para buscar el beneficio electoral del mal gobierno y su muy devaluada 4T.

#Quédense_en_casa

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

Sígueme en mi nueva cuenta de Twitter

@PEPEMAT91688656

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________