La mágica experiencia vivida en la ganadería Pico Dos Padres… el Campo Bravo Estadounidense

La ganadería Pico Dos Padres, que en español se traduce en Monte de los Obispos, es propiedad de Manuel Sousa hijo, ganadero de origen portugués e hijo del fundador de la ganadería, Don Manuel Sousa Senior, quien la fundó en 1975.

Lo que demuestra que el arte del toreo ha trascendido más allá de los países taurinos, y también puede estar afincada la casta y la bravura en tierras del país más poderoso del mundo United States of America; y, además, promover la difusión de la tauromaquia a través de festejos, que si bien son incruentos, tienen una importante multiplicación por la geografía estadounidense, y con ello, atrae mucho, muchísimo público que ha conformado muchas, muchísimas peñas y clubes taurinos.

Peña y clubes taurinos que son atraídos por los festejos que se llevan a cabo en México, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, España, Francia y Portugal.

Esta dehesa se encuentra a las afueras de la población de Turlock, en la zona central del estado de California, conocida como el Valle de San Joaquín. Puesto que en las corridas a la usanza portuguesa no se les da nombre a los toros, no se otorgan orejas ni rabos, y la premiación a los toreros consiste en vuelta al ruedo y ovación, es difícil tener un recuento estadístico sobre el comportamiento de los toros de esta ganadería a través de los años.

Tampoco ha existido una cobertura de parte de medios especializados, que es importante para tener una mejor comprensión sobre su historial, y es por ello que TorosenelMundo.com se trasladó hasta esta ganadería con el objetivo de que, usted, amable lector, la conozca y vea la dimensión de hasta donde puede conquistar la Tauromaquia seguidores, difusores, ganaderos.

Sin embargo, esta ganadería es la más importante en cuanto a número de festejos que lidia, principalmente por todo el valle de San Joaquín, en donde existen unas doce plazas de toros, y se dan unos 35 festejos al año.

Sabemos además que muchos de sus toros y novillos resultan bravos, encastados, nobles, con fiereza, clase y calidad en su embestir, y que a merced a su comportamiento en el ruedo son apartados para que sirvan de sementales.

También nos dijo el ganadero que algunos de sus ejemplares se venden en Texas para ser usados en los rodeos.

Manuel Sousa hijo, nos comentó que esta ganadería su padre la empezó con sangre del ganado bravo mexicano, inicialmente con sementales y vacas de Trincheras, y posteriormente hizo lo mismo con ganado de don Javier Garfias. Entendemos entonces que el ganado es del encaste Saltillo.

La entrada a la finca se encuentra a unos dos kilómetros de la emblemática autopista Interestatal 5, que atraviesa el Estado de California, desde la frontera con Tijuana, hasta llegar a la frontera con el estado de Oregón, para después continuar y llegar hasta Canadá.

Los terrenos de este hermoso lugar tienen una extensión de un poco más de 2,500 hectáreas, en donde en la parte más plana, a la entrada de la finca, se encuentran las instalaciones, con su plaza de toros con capacidad para unas 3,000 personas.

Ahí se encuentran también las corraletas, las bodegas, y un bodegón que sirve de comedor. También, en una pequeña ladera se encuentra la ermita de Nuestra Señora del Pilar, patrona de la entidad. La propiedad se extiende hacia los cerros, algunos muy altos, que es donde pastan los animales durante el día.

Por la noche bajan a beber agua en las instalaciones acondicionadas para ello, para después subir nuevamente a los cerros. Desde las partes planas se pueden apreciar manchas negras esparcidas sobre los lejanos cerros amarillentos ya por la inclemencia del verano.

Esas manchas negras son los toros, los toros bravos, la negra bravura que da un contraste verdaderamente maravilloso y que consolida en Campo Bravo Estadounidense.

El recientemente fin de semana -desde el jueves 22 hasta el domingo 25 de Octubre-, asistimos a una tienta en dicha ganadería, en donde los matadores mexicanos César Castañeda, Cristian Ortega, Leal Montalvo y Alejandro Lima El Mojito, tentaron más de 60 vacas a lo largo de cuatro días.

Las vacas que se tentaron en su mayoría pertenecen a la ganadería de Pico Dos Padres, aunque algunas otras vacas pertenecían a otras ganaderías más pequeñas de la zona.

Resultó verdaderamente interesante el haber estado presente en este evento tan singular en este el año de la pandemia.

Los diestros mexicanos se dieron gusto tentando vacas, algunas que resultaron extraordinarias para que César Castañeda, quien dirigió la tienta, mostrara su madurez, Cristian Ortega, su clase y finura para correr la mano, Leal Montalvo su empeño y calidad tanto en capote como con la muleta y Alejandro Lima El Mojito, grandes condiciones, templanza, poder, aguante y sentimiento, que esperamos lo lleven muy lejos en esta difícil profesión.

Después de cada tienta, el ganadero ofreció una suculenta comida en el bodegón de la ganadería, viviéndose verdaderamente un ambiente muy amigable y bonito.

El último día de tientas, después de la comida los matadores fueron los primeros en marcharse, pues debían tomar el vuelo de regreso a casa.

Quien esto escribe, además de mi amigo y periodista Armando Botello, y mi compadre y aficionado Eduardo Calderón, quien es primo del matador Raúl Ponce de León, nos quedamos conversando con el ganadero Manuel Sousa y su amigo Eduardo Bettencourt. Fue entonces cuando nos ofrecieron dar un paseo por los terrenos de la finca, donde pastan toros, vacas y becerros.

Ese viaje fue una experiencia maravillosa. La verdad es que difícilmente se puede experimentar algo tan bello. En la camioneta del ganadero Souza, Iniciamos la marcha pasando por el área en donde se encontraban los 18 sementales de la ganadería.

¡Qué preciosos y arrogantes animales!

Continuamos subiendo pequeñas laderas hasta llegar a los caminos empinados que nos llevarían hasta lo alto de los cerros. El espectáculo fue maravilloso e impresionante. Los toros pastando tranquilamente a lo lejos protegiéndose del sol bajo los árboles, comprobaban la privilegiada vida del toro de lidia.

Según el ganadero, la ganadería cuenta al momento entre novillos y toros con más de cien.

¡Con más de cien para lidiarse!

Seguidamente cruzamos un terreno cercado y, atravesando un portón de hierro, penetramos en otra sección de la finca en donde había varios centenares de vacas, algunas con sus becerros, en donde habitaban libremente en la absoluta tranquilidad. Descendimos del vehículo para presenciar a distancia a los animales.

Abajo de los cerros, a lo lejos, se podía apreciar un lento transitar de vehículos sobre una línea recta que era la Interestatal 5, pasando a lado de algunas estructuras que apenas se divisaban, todo rodeado de montañas.

Agradecimos la amabilidad del ganadero, y en el camino de regreso a casa no nos cansábamos de comentar lo maravilloso de esta experiencia en la ganadería de Pico Dos Padres.

____________________________________

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________