En Nîmes… Ponce abre la Puerta de los Cónsules y un gran encierro de Victoriano

Nîmes (Francia). Viernes 18 de septiembre 2020. Coliseo Romano. Segunda de la Feria de la Vendimia. Se lidiaron toros de Victoriano del Río y uno de Toros de Cortés (3º), muy bien presentados con movilidad y raza. El 3° premiado con la vuelta al ruedo. Tres cuartos de plaza del aforo permitido.

Enrique Ponce: Oreja tras aviso y dos orejas.

Curro Díaz: Ovación con saludos y vuelta al ruedo.

Emilio de Justo: Oreja y ovación con saludos.

Detalles:

Tras el paseíllo el respetable obligo a Enrique Ponce recoger una ovación que compartió con el resto de terna.

El picador Germán González fue ovacionado tras picar el tercero.

El tercero con el hierro de Toros de Cortés, herrado con el n°154, de nombre Descreído, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Se desmonteraron Manuel Ángel Gomez Odero y José Manuel Perez Valcarce tras banderillear al sexto.

Se llevaron a cabo todas las medidas para luchar contra el Covid-19.

___________________________

El primer astado de Victoriano del Río para Enrique Ponce, bien colocado en suerte, se mostró bravito durante el primer encuentro quedándose encelado, saliendo solo de la segunda vara. Brindó al público. Desde los primeros intercambios de muleta, el Victoriano del Río humilló y embistió con mucha clase. El maestro de Chiva firmó una faena redonda, embellecida con deliciosos cambios de mano que, por primera vez en la feria, hicieron rugir el conclave bajo los acordes de la “Concha Flamenca“. Remató con dos series de poncinas y mató con tres cuarto de espada. Cortó un apéndice tras aviso.

Con el cuarto, otro toro bien presentado, tomó dos puyazos cumpliendo en varas. Enrique Ponce inició su trasteo sin obligarle en exceso y dejó una gran propuesta llena de armonía, gusto y temple, bajo los acordes de la música “Mision”. Lidió este ejemplar cuidándole mucho, debido a las pocas fuerzas de este Victoriano del Rio. Todo el repertorio de Ponce fue presentado con elegancia, lentitud y profundidad durante diez minutos de magia. Mató recibiendo con un estoconazo en todo lo alto. Cortó las dos orejas lo que le valió para abrir la puerta de los Cónsules.

Con el segundo para Curro Diaz, fue picado sin haber estado colocado. Permaneció largos segundos en el peto, empujando ocasionalmente la montura. La segunda vara fue más anecdótica. Entró en quite Emilio de Justo por chicuelinas y fue sorprendido por el toro a la salida del pase, voltereta de la que milagrosamente salió ileso. Brindó a Enrique Ponce. Desde el inicio de la faena, el toro perdió las manos varias veces. Curro Díaz lo cuidó mucho, dejándole recuperar entre cada tanda, que al final Curro Diaz pudo bajarle la mano. Firmó un trasteo muy clásico que solo las condiciones del astado no permitieron redondear. Mató de una media agarrada y descabello. Fue ovacionado con saludos en los medios.

Con el quinto, tomó la primera vara en bravo, desgraciadamente la segunda fue dada con el picador de reserva. Brindó Curro Diaz al público. El inicio de faena puso al público en estado de éxtasis y de pronto sonaron los acordes musicales. El diestro de Linares citó a su oponente desde lejos, respondiendo este último a todas sus solicitudes. El toro tuvo muy buen son y fue una máquina de embestir. Mató con una media espada tendida que desgraciadamente hizo que perdiera el trofeo. Dió una vuelta al ruedo.

El tercer fue del hierro de Toros de Cortés, fue bien recibido por verónicas. Tomó dos varas, la primera fue un batacazo y siguió empujando. Emilio de Justo quitó por chicuelinas, todo con alegría y potencia, En la segunda vara hizo sonar la música. Brindó al público. Frente a este astado con unas embestidas vibrantes, Emilio de Justo desarrolló un toreo ultra clásico, aunque en ocasiones un poco brutal, pero dejó tandas muy hermosas con la mano baja y soberbios remates. Mató de un pinchazo y una casi entera. Cortó una oreja y el toro fue premiado con la vuelta al ruedo.

Con el cierra plaza Emilio de Justo lo llevó a la cabalgadura con un galleo por chicuelinas. En la primera vara, se quedó el de Victoiano del Rio dormido en el peto. La segunda vara fue más anecdótica. El toro se encontró con el picador después de su última vuelta, cerca de la puerta de salida, sin ser picado. La faena de este oponente de calidad, perdió en intensidad, fue desigual en calidad, remató en serie con ambas manos sin espada montada con un par de manoletinas. Mató con dos pinchazos y una estocada entera. Fue ovacionado.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________