En el tintero del Abogado Pérez-Palma… Los subalternos, verdaderos guardianes del toreo

Tal manecillas de reloj, precisos en cada instante, en cada momento, están en todos los puntos cardinales del ruedo los subalternos. Se desplazan con movimientos rápidos, pero sigilosos, con valentía, dispuestos a cuidar y proteger, poniendo en juego su integridad, ahí tal juego de ajedrez protegiendo la esencia del toreo: al toro y al torero.

Desde el paseíllo demuestran su valía, pisan  la arena están de tras de los espadas, como guardianes transmitiendo seguridad y confianza, de esa de tener la responsabilidad de una vida.

Entre monteras y castoreños, va la vida del matador, una vez pisando ruedo todo es sabiduría y habilidad, una labor simplemente imprescindible.

Ver la destreza en su movimientos, achampañados de un profundo conocimiento de la lidia y los terrenos del toro, no pueden darse el lujo planear una estrategia, ni mucho menos de dudar, simplemente con instinto y sapiensa desarrollan su labor.

Colocan al toro, lo corren, lo mueven, los cambian de sitio, lo paran, evitando que haga carreras innecesarias, atendiendo siempre la necesidad y los requerimientos del matador y la lidia.

El arte la brega es un trabajo de precisión, de exactitud, los capotazos exactos, ni de mas ni de menos, teniendo como única arma un capote, pero si el destino así lo requiere, a cuerpo limpio con tal de proteger al torero.

Así los tiempos y momentos, en perfecta e inequívoca precisión los hombre de a caballo, los maestros del temple; los varilargueros, con una comparecencia mínima pero fundamental y valiosa, prácticamente a cuerpo limpio enfrentan al astado, y en un milimétrico espacio tiempo, templan la velocidad, la fuerza y el ímpetu del toro.

Visualmente una lucha titánica y de fortalezas -que lo es-, pero con la sutileza y duración de un acorde, para determinar con exacta precisión y conocimiento la bravura y cualidades del toro, para el desarrollo posterior de la obra maestra del torero: la faena.

Los del castoreño los románticos incomprendidos, casi siempre juzgados, es común escuchar: “… le faltó puya, le sobró puya, castigo mucho al astado, etcétera“. Tres titanes en el ruedo: toro, caballo y varilarguero. Una lucha de gigantes, más una tonelada de fuerza en el ruedo y el picador sólo con su vara y a pecho limpio en el medio de este encuentro, y en lo que tarda en el aire el sonido de un acorde, nos dejan una postal de fuerza y valentía.

Una función -la de picar- que además de fortaleza requiere amplios conocimientos y la perfección de una sinfonía, ni un acorde más ni un acorde menos, ejecución perfecta en los terrenos del toro, dudas no existen. No tienen ese lujo de arredrarse ante la adversidad, todo es conocimiento, sabiduría e instinto, para llevar acaba la suerte más indispensable e insustituible: la suerte de varas, ejecutada por los maestros del temple.

Del temple y la fortaleza ya se encargo el picador, ahora, corre el segundo tercio: la suerte de banderillas –los avivadores– más allá de un acto de valentía, es un acto de interpretación y conocimiento del toro, de sus terrenos y sus tiempos, si ese tiempo mínimo que es la diferencia entre la vida o la muerte, coreografía precisa, a cuerpo limpio.

Sin engaños, frente a frente toro y hombre, ejecutan una danza sin música simplemente perfecta: a cuarteo, a media vuelta, de poder a poder, de frente, al quiebro… perfección, conocimiento, plasmada en una imagen que representa la danza de la vida, procurando siempre ejecutar en una sola pasada, sin falsos, cuidando siempre al astado para llegar completo al siguiente tercio.

Dos subalternos realizan la suerte, mientras el otro realiza la brega, situando al toro en el espacio exacto, y una vez ejecutada auxiliar al banderillero de la embestida del astado, sincronía precisa, sin omisiones de las formas y de la sabiduría

El respeto se gana por la experiencia que solo el tiempo otorga, y los subalternos igual conservan el orden y la antigüedad; el primer y el tercer par de banderillas las coloca el más antiguo, el segundo par lo colocan los demás banderilleros intercalando las funciones en el siguiente astado, el que banderilleó el segundo par del primer toro, lo tocara realizar funciones de brega en el siguiente, jerarquías y conocimiento.

La labor de los subalternos son una perfecta máquina de conocimientos e instintos, sin palabras, muchas veces la mirada dice todo, un simple gesto con lleva una instrucción precisa, donde colocar el toro, sacar al toro del caballo, salir del ruedo, un sinfín de dialectos mudos, con todos los significados que solamente ellos pueden comprender.

Los hombres de plata protagonistas secundarios en cada ruedo, héroes anónimos del triunfo, su triunfo es diferente; en la faena está inmerso, la gloria de su torero es el triunfo de ellos, son cómplices y arquitectos, de la lidia.

En el último tercio la suerte con muleta, los hombres de palta, dejan servido al toro, templado, avivado, para que el protagonista de la fiesta, culmine con la interpretación de su faena, y durante el desarrollo de esta, se siguen observando los movimientos exactos cual tablero de ajedrez.

Se van desplazando según los terrenos y la ubicación del toro y la necesidad del matador y su faena, precisos, sin recorridos de más, en las distancias exactas, colocan al toro, lo frenan, junta pero separadamente del espada van siguiendo el ritmo, cada quien su espacio en la misma arena.

Maestros, matemáticos, arquitectos, toda una gama de conocimientos de los terrenos del toro, de excluid milimétrica en sus movimientos y capotazos precisos, así van transformando al toro para la lidia.

Guardas de la tauromaquia, de la vida, sería difícil comprender la fiesta sin su presencia, sería imposible el triunfo sin su labor, toro y torero de la mano de los Hombres de Palta, en cada triunfo, en cada mala tarde, ahí están, siempre acompañando, ciudadano las espaldas del espada, siempre vigilantes, siempre atentos, dispuestos a dar la vida por una tarde de gloria.

____________________________________

Fotos: Eduardo Puerto

____________________________________

@ALBERTO_SERFIN

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________