La reflexión de Martín Campos… El Toro en los tiempos del Coronavirus

El Coronavirus acaba de constituirse en la nueva y letal amenaza contra la humanidad. De un brote infeccioso surgido en un desconocido pueblo de la China continental, en pocas semanas se propagó por el mundo entero causando zozobra tras dejar saldos trágicos en las miles de muertes de personas afectadas.

Al punto que fue declarado como pandemia mundial por la Organización Mundial de la Salud y son ya varios los países que han adoptado medidas que, entre tardías y apresuradas, se hacen necesarias siendo plenamente justificadas ante el avance exponencial del mal.

La sanidad mundial y la vida humana prevalecen ante cualquier otra consideración, cualesquiera sean las consecuencias que afecten las actividades de las personas, económicas o sociales. Eso esta perfectamente claro. La actividad del toro, de la fiesta de los toros, no es —no podría serlo— ajena a todo ello.

Los taurinos sin duda lamentamos por partida doble la irrupción de esta pandemia; el futbolero seguramente de igual forma, y así podríamos enumerar muchas similaridades que afectan el desarrollo normal de otras actividades humanas en estos tiempos.

Pero lo que hay que tener en cuenta es que lejos de la superficialidad que significaría apenarnos de ver interrumpidas las ilusiones por asistir a nuestros espectáculos favoritos, hay un hecho real muchísimo más grave como es que estamos contando muertes de seres humanos contagiados por todo el mundo.

Gobiernos europeos vienen adoptando medidas severas para controlar la situación.

En España y Francia se han suspendido definitivamente las festividades que involucraban los toros. Tanto en la francesa Arlés, como las ferias de Fallas y de La Magdalena en Valencia, fueron de las primeras en serlo.  Entonces conforme las cifras de contagios iban creciendo, resultaba ya bastante posible que de igual manera tanto la Semana Santa como la Feria de Abril, en Sevilla, corrieran la misma suerte.

Pues en efecto, Sevilla y sus festividades fueron suspendidas y pese al esperanzador mensaje de su ayuntamiento como, para el caso nuestro, de la empresa Pagés, gestora de la Plaza de La Real Maestranza, por volverlas a programar para un esperemos aséptico mes de setiembre próximo, será todo este tiempo de cuarentena y de cuidados sanitarios en general, de constante incertidumbre.

Si ya la temporada anterior se vio claramente afectada en lo económico luego del balance negativo de pérdidas empresariales causadas por la para de quien tira como nadie otro hoy mismo de las taquillas, el número uno actual, Roca Rey, y ante la inmensa expectativa que representaba su vuelta a los ruedos en la península expuesta en el hecho de haberse agotado los boletos para verle en el coso de la callle Xátiva una semana antes de la fecha, el 14 de marzo.

Es claro que el panorama así puesto representara más de un dolor de cabeza para empresarios y autoridades municipales puesto que el perjuicio económico y comercial es ostensible haciéndose sumamente apremiante buscar alternativas conducentes, uniendo voluntades, a darle la mejor salida al problema.

En los países de la Iberoamérica taurina, de igual manera como era lógico, las medidas también se están reforzando. Desde las suspensiones de las actividades públicas mayores a aforos establecidos, hasta acciones más drásticas de parte de los gobiernos.

Como en el Perú, donde el gobierno decretó la noche de ayer el Estado de Emergencia en todo su territorio nacional de tal manera que la libre circulación, el derecho a reunión, y libertades individaules quedan suspendidas por los siguientes quince días, tiempo en que se prevé los primeros casos de contagio del Covid 19 sean curados o mitigados.

De tal manera que al igual que en Europa, las actividades taurinas, ferias y festejos, quedan cancelados y/o suspendios. Ya la semana última programaciones en la capital peruana como los festejos de Chaquipampa este 29 de marzo y de Chumpi en mayo, así también la feria de Puquio en la provincia de Lucanas, Ayacucho, ante la declaratoria por 90 días de la emergencia sanitaria dictada por las autoridades, han sido postergados.

La única manera de contribuir a que el estado de la situación actual no se prolongue y agrave en la proliferación del contagio y se extienda peligrosamente la pandemia, es seguir estrictamente las recomendaciones de la autoridad, sea que nos veamos afectados en nuestras actividades cotidianas. Finalmente son solo dos semanas que aguardemos sean suficientes.

De momento aún no se cuenta con una vacuna eficaz para combatir al virus pero sí existen más de un Juvenal Urbino cuya imagen de médico empeñado tenazmente en hallar cura al cólera en una comarca caribeña, se ve reflejada en todos los actuales héroes sanitarios que denodadamente están trabajando en ello, en su atención y prevención.

Conmovedora la imagen de los balcones sevillanos aplaudiendo en gesto agradecido a los de mandiles blancos.

Confiemeos en su labor y que Dios nos ayude.

____________________________

____________________________________

@TorosenelMundo_ 

___________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

___________________________________________________________________________