En Nîmes… Doble Puerta de los Cónsules: Castella y Perera con un indulto

Nîmes (Francia). Anfiteatro romano. Sábado 14 de septiembre. Vespertino. Tercera de la Feria de la Vendimia. Se lidiaron toros de Garcigrande (1º, 3º, 4º y 6º) y Domingo Hernández (2º y 5º). Correctamente presentados. El gran sexto fue indultado y el tercero, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Mas de tres cuartos de plaza largos.

Sebastián Castella: Oreja y dos orejas tras aviso.

José María Manzanares: Oreja y silencio.

Miguel Ángel Perera, quien sustituyó a Andrés Roca Rey: Oreja con petición de la segunda y dos orejas simbólicas tras aviso.

Detalles:

Tras romper el paseíllo, la terna fue invitada a recoger una ovación.

El Garcigrande, lidiado en tercer lugar de nombre Tornasolado, herrado con el número 39, nacido en noviembre 2014, de 515 kilos fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

El Garcigrande, lidiado en sexto lugar, de nombre Cazadotes, herrado con el número 36, nacido en noviembre 2014, de 521 kilos fue indultado.

___________________________

El primer astado con el hierro de Garcigrande fue para Sebastián Castella lo recibió con un armonioso capoteo. Bajo la vara de Juan Melgar, el toro empujó con la cara alta en la primera reunión, la segunda fue breve y salió suelto. En la muleta, el astado resultó manejable, pero sin clase ni sobrado de fuerza. Castello lo toreó a media altura tirando el máximo de su oponente sin mucha transmisión. Su muleta poderosa y variada bajo de intensidad en le segunda parte de la lidia. Remató con bernardinas y mató de una estocada entera desprendida, le sirvió para el corte de una oreja.

El cuarto, con el hierro de Garcigrande, no mostró nada bueno desde su salida, ni obedeció a los cites de la cuadrilla. Bien picado por Santiago Pérez en sus dos entradas al peto. Brindó su faena al respetable e inició con pases cambiados dándole distancia. El toro fue violento, brusco y sin clase, pero Castella se mostó firme dejando un trasteo agradable y variado frente a un exigente oponente. Mató de estocada baja y tendida que, de forma sorprendente, fue premiado con doble trofeo tras un aviso. Parte del público protestó la segunda.

El segunda para Jose María Manzanares con el hierro de Domingo Hernández fue dificultoso a la hora de recibirlo en el percal. Fue duramente castigado en varas en la primera que fue rectificada, y la segunda sin ser apretada, el varilarguero dejo escapar la vara colgada en el lomo del toro. Recibió una sonora bronca. En el último tercio, el toro resulto soso, sin clase, con la cara alta y sin muchas fuerzas. De poca transmisión en el engaño de Manzanares. El alicantino tuvo que cuidarlo en ambos pitones. Lo mimó. Se empeño a matar a recibir cuando el toro no obedeció a los toques, pero lo consiguió. Logró cortar una oreja barata por haber matado recibiendo. Premio que fue por parte del público protestado.

Con el quinto, de Domingo Hernández, cumplió en varas sin penas ni glorias. Desde el inicio del trasteo mostró su falta de fuerzas, perdiendo las manos. Tuvo Manzanares que tratarlo con parsimonia y resulto el toro deslucido. Poco pudo hacer con este oponente. Le resultó complicada la suerte suprema, cuatros pinchazos antes de colocar una estocada. Fue silenciado.

El tercero para Miquel Ángel Perera, tras ser saludado por verónicas fue picado en dos ocasiones. Salió suelto del primer encuentro, manseando. Pelea de gallo en quites: Castella quitó por chiculeinas y Perera replicó por gaoneras consiguiendo los fuertes aplausos del respetable. Inició su trasteo con los pies juntos sin enmendarse, conectando enseguida con los tendidos. Perera aprovechó la movilidad del Garcigrande que en unos instantes mostró sus ganas de rajarse. Estuvo muy firme Perera con un trasteo variado, asentado y con ritmo y a la vez poderoso con creatividad que llegó a los tendidos de pies. Mató de un estoconazo con uso del descabello. El público pidió con mucha fuerza los trofeos, pero, de forma curiosa, se le premio con un solo trofeo, cuando, visto el tono de la tarde, pudieron ser dos. El palco asomó el pañuelo azul para una incomprensible vuelta al ruedo.

Con el cierra plaza, Perera fue discreto con el capote. El Garcigrande tomó los dos puyazos sin ser demasiado castigado. Se quedó un tanto crudo. Y Perera no tardó en ver las cualidades de su oponente. Encontró enseguida el ritmo de su astado. Con mucha dominación, Perera dejó tres tandas de derechazos de gran factura. El toro fue excelente y muy noble. Perera no se cansó de liar derechazos largos y profundos, el toro fue una máquina de embestir. Lo templó por ambos pitones y repitió el Garcigrande con mucha humillación y siempre a más, Plasmó Perera una verdadera obra de arte. Remató con unas luquecinas sonoras que hicieron ponerse de pie a toda la plaza. El respetable de pie, pidió el indulto con mucha fuerza. Siguió inteligentemente Perera con una última tanda que tuvo como efecto que concediera el palco presidencial el indulto. Dos orejas simbólicas fueron la culminación de la tarde.

___________________________

Ir a la galería de Philippe Gil Mir

___________________________

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________