En Almendral de la Cañada… Tres de los cinco novilleros en hombros

Plaza de toros de Almendral de la Cañada, con casi tres cuartos del aforo cubierto. Se lidiaron cinco novillos del hierro de Martín Carrasco de Santisteban del Puerto (Jaén) los que en general dieron buen juego a excepción de los corridos en segundo y tercer lugar; el mejor el cuarto al que se le premió con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Guillermo Soto: Dos orejas.

José Ángel Condés: Oreja.

José El Candela: Oreja.

Luis Fernández: Dos orejas y rabo.

Óscar Sierra: Dos orejas y rabo.

———————————————

Con motivo de las fiestas patronales de la localidad toledana de Almendral de la Cañada y en el día de la Beata Ana de San Bartolomé, se ha celebrado una novillada sin caballos en la que han tomado parte alumnos de las escuelas taurinas de Miguelturra (Ciudad Real), Pepino (Toledo) y el torero local.

Festejo que ha resultado bastante interesante tanto por él el ganado lidiado, así como por las maneras con las que se han desenvuelto los cinco novilleros ante los astados. Sobresaliendo de manera especial Guillermo Soto que cortó dos orejas, Luis Fernández quien se ganó a ley las dos orejas y el rabo de su magnífico novillo, el que fue premiado con la vuelta al ruedo.

Y también dos orejas y rabo para el torero local, Óscar Sierra quien hacía su presentación de luces ante sus paisanos de Almendral de la Cañada.

Peor suerte tuvieron los otros dos miembros del cartel, como fueron José Ángel Condés y José El Candela los que pese al poco juego de sus astados y su bisoñez, cortaron una oreja cada uno de ellos.

Destacó sobremanera Luis Fernández quien mostró unas hechuras de torero, clase, gusto y oficio por encima de lo que se le podría suponer a un joven que está prácticamente empezando en este duro y complicado mundo del toro.

Anduvo muy bien con el capote, recibió a su novillo a porta gayola y le supo embarcar perfectamente tanto con el capote, como con la muleta. Cabeza muy bien amueblada, sin llevar la faena ya estudiada de casa; sino sabiendo improvisar con arte todo aquello que el novillo demandaba a lo largo de su lidia.

En definitiva, un nombre, el de Luis Fernández y un torero que habrá que seguir de cerca, pues tiene aparente madera de poder llegar holgadamente al escalafón superior.

También anduvo bastante bien, pese a los nervios de su presentación ante su público, el torero local Óscar Sierra, al que le vimos teniendo un buen concepto del toreo con gusto y desenvolviéndose perfectamente con el capote, las banderillas y la muleta; así como fácil y acertado en el manejo de la espada. Otra promesa del toreo joven y fresco, que tanta falta nos hace.

____________________________

____________________________

@miguel_a_yanez 

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________