En Almería… Ureña se encumbra, ante un Ferrera descomunal

Almería. Domingo 18 de agosto de 2019. Media plaza en tarde calurosa. Feria de la Virgen del Mar. Segunda de abono. Corrida de toros de Zalduendo, con volumen y desiguales de juego. Extraordinario el tercero. Con posibilidades primero y tercero. Manso encastado el primero; deslucido y de corto viaje el segundo; de encomiable embestida el tercero; manso con posibilidades el cuarto; manso e imposible el quinto; y deslucido y de poco juego el sexto. Tutor, lidiado en tercer lugar y con 557 kilos de peso, herrado con el número 197, negro de capa y nacido en mayo 2015 fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Antonio Ferrera: Oreja y dos orejas.

Diego Urdiales: Vuelta al ruedo tras petición y ovación con saludos tras dos avisos.

Paco Ureña quien sustituyó a Pablo Aguado: Dos orejas y silencio tras aviso.

Detalles:

Curro Vivas, saludó tras parear al quinto.

Al finalizar el paseíllo, la terna fue obligada a saludar una ovación desde el tercio.

_______________________________________

La Feria de Almería va cogiendo velocidad de crucero. Un festival de orejas se repartieron Antonio Ferrera y Paco Ureña, merced a un desigual encierro de Zalduendo, donde los astados que rayaron a gran nivel fueron los lidiados en la primera parte del festejo.

Ferrera, con dos faenas plenas de naturalidad y torería, puso el listón muy alto. Desorejó al cuarto, gracias a una poderosa faena donde afloró la técnica, el empaque, la torería… eso que no se compra en El Corte Inglés.

El poso y la composición del extremeño mantuvo a raya a un manso toro de Zalduendo. Emergieron los detalles y el toreo antiguo en muchos momentos de su actuación. Todo, con esa personalidad que sólo Ferrera imprime a sus faenas. La estocada en la suerte de recibir fue el culmen de la obra.

Creatividad hubo y mucho, con el mansito primero que mediada la faena se rajó pero Ferrera que no se dejó ganar la partida, lo trató con mesura. Otra estocada recibiendo para cortarle una oreja meritoria, que sumaron en total tres apéndices para compartir la salida a hombros con Paco Ureña, que sustituyó al lesionado Pablo Aguado.

El lorquino, Paco Ureña, dio una de cal y otra de arena. La de cal con el tercero, un Zalduendo alto y zancudo al que recibió por delantales. El paso por el caballo dejó ver la bravura del morlaco. El poso y la creatividad de Ureña pusieron el éxtasis a una faena que brindó a su banderillero Curro Vivas en su Almería natal.

La labor transcurrió dentro de un concepto clásico y de buen toreo. No se amilanó, toreando a placer y entregado. Los finales rodilla en tierra fueron apoteósicos, frente a un toro bravo y de excelsa embestida con repetición. Abrochó por hinojos y paseó las dos orejas, tras concederle la vuelta al ruedo a Tutor.

Con el quinto, encontró claramente la arena ante un toro manso y sin posibilidades. No terminó de humillar y cuando lo hizo, llevó el viaje a media altura imposibilitando la labor. En esta ocasión, no estuvo acertado con al espada y perdió el trofeo. Aun así, su tarde y temporada continúan en claro avance.

De vacío se marchó Diego Urdiales, aunque dejó su impronta en sus dos toros gracias a dos faenas clásicas y artísticas, fieles a su concepto.

Dejó detalles y muletazos bellísimos ante el segundo en un trasteo sobre ambas manos, donde el riojano aguantó estoico las coladas de un toro de pobre embestida. La estocada de efecto fulminante, lo dejó todo en una vuelta al ruedo tras petición.

En el quinto, dejó retazos de su calidad pero la mansedumbre de su oponente, amén de que le impidió estoquear con franqueza, hicieron aflorar los dos avisos.

___________________________________________________

Aquí accede a la galería de la Gran Muriel Feiner

___________________________________________________

@alb_bautista

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________