En Huesca… Dos orejas; empate en el mano a mano

Huesca. Domingo 11 de agosto. Segunda de la Feria de la Albahaca. En mano a mano, se lidiaron toros de Adolfo Martin, bien presentados y de juego dispar. Mansote el 1°, encastado con peligro el 2°, Nobles los 3° y 5°, deslucido y áspero el 4° y soso el 6°. Casi lleno en los tendidos.

Sebastián Castella: Oreja, ovación con saludos y oreja.

Emilio de Justo: Ovación con saludos, oreja y oreja.

Detalles:

Actuó de sobresaliente Miguel Ángel Sánchez.

___________________________

La tarde de hoy fue uno de los carteles fuerte de la Feria, el mano a mano de Castella y Emilio de Justo. El francés, quien es, una de las primeras figuras del escalafón actual, enfrentado, con su gesta, a una corrida de las denominadas “duras” y el cacereño, torerazo, quien gracias a este encaste se está abriendo camino acartelado con las figuras.

Un mano a mano con los Adlofos que dejaron muy buen sabor en la edición pasada, por lo que se repitió este 2019. Inicio el paseíllo con el himno del Eurovision por ser televisado el festejo. Gran afluencia del país vecino para ver su torero y también a Emilio de Justo, siendo un torero que resurgió en Francia.

Sebastián Castella se enfrentó con el primer Adolfo de la tarde, justo de fuerza que fue muy poco castigado en varas, dado las circunstancias. Expuso mucho Rafael Viotti en banderillas. Tras un brindis al respetable, inicio Castella obligándole mucho, por lo que se cayó el astado debido a su condición. Difícil de ligar muletazos con este tipo de burel. A pesar, el torero de Béziers hizo el esfuerzo y consiguió alargar las embestidas en una faena en la que el francés mantuvo la atención del público. Mató de una estocada en lo alto de efecto fulminante que le sirvió para cotar la primera oreja de la tarde.

Con el tercero y un buen remate de una media entró en el peto en dos ocasiones. En la primera recibiendo dos puyazos en uno, se le dio fuerte. Se cambio el segundo tercio con dos pares. David Casas fue el protagonista del brindis e inicio Castella al hilo de las tablas su trasteo. El toro tuvo buen son, y humilló, tuvo más movilidad. Ligó algunas tandas de mucho calado, aunque no le consiguió bajarle la mano. No siempre lo consiguió Castella en una faena con altibajos y tampoco acertó con los aceros. Pinchazo y media estocada trasera y desprendida. Fue ovacionado y también lo suyo para el toro en su arrastre.

Tuvo suerte el francés con su lote ya que el quinto tuvo también nobleza. Fue picada lo justo por Juan Melgar. Brindó al respetable e inició doblándose con él. Demostró el francés su templanza por naturales de mucho calado haciéndole las cosas con mucho mimo. Recortando las distancias en la parte final de su trasteo. A pesar, no llegó a los niveles que parecía que aquello podía alcanzar, visto las cualidades del toro. Se entregó a la hora de la muerte con una entera pero trasera de gran efectividad que le sirvió para el corte del segundo apéndice de su tarde.

Ante el percal de Emilio de Justo fue de menos a mas y Félix Majada le puso bien las cuerdas en varas. El toro fue encastado, pero complicado luego con la tela roja. Lo brindó al publico oscense y no resultó nada fácil, siempre venia por dentro sabiendo lo que se dejaba atrás. Apenas descolgó el toro, quedándose corto. De Justo se la jugó y consiguió ligar algunas tandas de mérito en una faena de menos a más. Pinchazo, dejando luego una espada entera de colocación defectuosa por ser feamente cogido en la suerte suprema, se perdió el pitón en su geografía corpórea y se temia lo peor . Gracias a Dios salió ileso. Recibió la ovación del público.

Con el cuarto, un toro bizco con un serio pitón derecho, paso sin penas ni gloria en el recibo capotero. Picado en un dos en uno trasero. Bien con los rehiletes Morenito de Arles en el primer par, se cambio con los cuatro arpones. Brindó su trasto al micrófono de la televisión. Emilio de Justo supo entender rápidamente las condiciones de su enemigo y dio una gran dimensión de lo que es. Cruzándose siempre, muy valiente y de torero hecho. El toro fue cambiante, con cierta nobleza, pero nada fácil y supo el cacereño templarlo, dándole siempre el pecho. Remató sus series con eternos pases de pecho. Con la tizona, se volcó literalmente encima colocando, con mucha sinceridad, una estocada entera que cayó trasera, pero por si misma, sirvió para una oreja.

Con el cierra plaza que ya de salida intentó brincar al callejón, puso en apuros a Emilio en su saludo capotero. Una vara en su sitio castigándole lo justo. Brindó a un intimo en el callejón y de pronto lo lidió con los vuelos de la muleta con mucho temple. A pesar, el astado no tuvo la virtud de repetir. Y Emilio de Justo tiró de él y aprovechó la virtud de su humillación. Toreo al natural que tanto gusta. Al de Adolfo, le faltó empuje quedándose un tanto soso. Le sobró torería al extremeño. Pinchó y dejó una entera arriba con un perfecto volapié, Por si mismo pudo cortar su segunda oreja.

Una tarde de Albaserrada que no permitió un triunfo rotundo, pero de los cuales se cortaron cuatro orejas sin poder abrir la puerta grande por aquello del reglamento aragonés que exige cortar dos trofeos a un toro para poder salir a hombros. También echamos de menos la falta de competencia en quites en este mano a mano que despertó tan interés para los aficionados.

___________________________

La galería de Philippe Gil Mir

___________________________

@PhilippeGilMir

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________