En Madrid… Hermoso y Vicens por la puerta grande

Las Ventas. 8 de junio de 2019. Vigésimo sexto festejo de abono. Tres cuartos de entrada. Toros de El Capea y Carmen Lorenzo (2º y 4º), mansos en general, algunos con genio la llamada casta mala.

Pablo Hermoso de Mendoza: Silencio, silencio y dos orejas

Lea Vicens: Oreja, silencio y oreja.

_____________________

El primero de la tarde, para Hermoso de Mendoza, fue un astado muy manso desde los inicios. No se enceló en ningún momento para seguir al caballo, y el rejoneador solo pudo intentar hacer piruetas, intentando por todos los medios, pero sin fortuna alguna. Con su caballo Berlín puso banderillas de categoría y temple, pero la actitud querenciosa del toro no permitió lucimiento alguno. Silencio para el tras fallar con el rejón de muerte.

Le pasó lo mismo con el segundo de su lote; un astado con genio, esto es, casta de la mala. Buscaba la querencia y era imposible que ligase en torno al caballo. Montando a Disparate intentó poner un poco de juego y ritmo sobre el ruedo, con pares de banderillas de buena calidad. Más tarde, a lomos de Donatelli, prosiguió su actuación, marcada por la mansedumbre de un toro que no dio pie a faena cuajada y redonda. Otro silencio más para él.

El quinto y último de él fue un toro completamente distinto. Con mucha movilidad y ritmo, el toro se encelaba y acudía al caballo. Esto le permitió a Hermoso realizar sus especiales hermosinas -aunque Ventura afirma que son gamerinas-, para deleite del respetable y admiración. A lomos de Berlín puso pares de banderillas con los que iba rematando poco a poco su actuación, para cambiar al caballo de nombre Arsenio, con quien puso el broche a su faena. Piruetas y ajuste definieron estos compases, en los que conectó con el público y al final, matando de buenas formas, cortó dos orejas.

Lea Vicens recibió a un segundo toro noble pero con movilidad y recorrido. A lomos de Bach ejecutó los primeros compases de su actuación con los que fue cuajando una composición de mucha calidad. Más tarde se pasó a su caballo Bético con el que se empleó galopando de costado y redondeando aún más su actuación, ajustó mucho y sometió al toro, por lo cual el público lo valoró y paseó una oreja.

A pesar de la condición del cuarto toro, Lea Vicens no supo aprovechar sus cualidades. Lo intentó a lomos de Gacela pero la poca fortuna de la colocación de las banderillas y un pequeño susto emborronaron su actuación. Lea pudo aprovechar y haber sacado más petróleo de este toro, pero su entrega no conectó ni con el ni con el tendido.

Cosa diferente salió con el último de la tarde, al cual Lea Vicens sí que entendió y le dio tiempo y espacio para llevarlo ajustado a la grupa de su cuadra. Puso banderillas con mucha calidad y equilibró su faena de modo que con la buena colocación del rejón de muerte, cortó una oreja y con ello pudo abrir la puerta grande.

__________________________________

@Duenases

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________