Lo dice Pepe Mata… El importante reto de enfrentar a los victorinos

Enfrentar a los victorinos es algo muy serio, de suma responsabilidad, enfrentar a la casta y a la bravura, es para auténticos toreros como los que han estado esta tarde; porque se requiere de serena inteligencia, por supuesto de notable valor natural y sensibilidad a flor de piel.

Poner el corazón sobre la arena y adelantarse a las poderosas intenciones del toro en todo su esplendor.

Eso meditaba cuando vi salir al primer victorino, un toro que mostró evidente peligro, que se iba al torero, y justamente, Octavio Chacón, al que le correspondió, se adelantó a sus intenciones con elocuente solvencia y sereno valor; no salvándose de un fortísimo guantazo, porque Octavio, siempre pone el pie hacia adelante y en su léxico no está la palabra claudicar.

Así consiguió una faena de dominio, en donde hizo acto de presencia su impecable técnica y para muchos, envidiable oficio, que deben ser reconocidos por la incuestionable honestidad torera que posee.

____________________________

– Octavio Chacón , y su mano diestra

____________________________

Con su segundo, otro toro bravo y encastado, recogió la embestida con la capa, esto es enseñó al toro por donde debería de pasar conforme a las órdenes del torero; con la muleta anunció que vendría una faena importante, al hilo de las tablas a la altura del Tendido 5, consiguió series con la derecha bajando la mano, dominando al toro, dándole dimensión, lo que impactó gratamente.

Sin embargo, cuando la mano izquierda tomó el mando, hubo desconcierto en el torero, y ya no se consolidó la arquitectura de su faena como se esperaba.

El señor Daniel Luque, voluntarioso ha estado con los dos que le han correspondido, no pudo lucir lo que seguramente él hubiera querido, pero este tipo de toros de poder, de dominio para luego hallar las faenas de sentimiento, no le van a su toreo.

Y quien acabaría regalando una faena interesante por la técnica que posee, por su valor incuestionable, así como por su sentimiento inquebrantable, fue Emilio de Justo, en el que cerró plaza.

Cuánto bien le ha hecho tener alrededor de él a Ludovic Lelong Luisito, así como a Alberto García Buj, un binomio que supieron entender del torero, de su esencia, de su inobjetable sensibilidad… notables argumentos que posee.

¡Por supuesto que estas cualidades siempre las ha tenido Emilio!

Sólo que no estaban siendo valoradas en toda su dimensión, al tiempo que era injustamente marginado por los figurines, que tanto daño le han hecho al arte del toreo.

Emilio dejó una faena en ese sexto, primero, domeñadora, después de fina arquitectura, que si bien ha sido breve, impactó gratamente al respetable; por el sólido contenido que impuso, mismo que al mismo tiempo otorgó por consecuencia necesaria, la belleza en las formas.

Ha cortado una oreja tras rubricar con espadazo caído; la creación ahí quedó como vivo ejemplo de lo que es el verdadero toreo.

Al final, la gente salió toreando, salió contenta de la pasión bien entendida, de la entrega de los toreros.

¡Por supuesto!, de los toros, no del encaste Albaserrada, sino del encaste Victorino, porque tras 59 años, el sello que prevalece, sin lugar a dudas, es el de Victorino Martín.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

@PERIODISTAURINO 

_____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_____________________________________________________________________________