En Madrid… Oreja de peso para la naturalidad de Emilio de Justo

Las Ventas. Miércoles 29 de mayo de 2019. Decimosexto festejo de abono. Casi lleno. Toros de Victorino Martín. Rápidos, con casta y fijeza en la capa. El mejor fue el sexto, de gran humillación.

Octavio Chacón: Silencio y silencio tras aviso.

Daniel Luque: Ovación tras aviso y silencio tras aviso.

Emilio de Justo: Silencio tras aviso y oreja.

Detalles:

En el ruedo se dibujo el hierro de Victorino Martín en el que se conmemoraba el centenario el debut del hierro de Albaserrada en Madrid.

En el sexto fue aplaudida la lidia de Ángel Gómez y saludaron Morenito de Arles y José Manuel Pérez.del hierro

____________________________

Octavio Chacón recibió a un primer Victorino que tuvo fijeza en el capote. Cumplió en la primera vara arreando con la cara arriba. En la segunda puya se arrancó desde largo, y se estrelló con mucha fuerza. Propició un tercio de banderillas rápido, debido a su pronta arrancada. Al comienzo de la faena, el astado mostró un comportamiento peligroso, levantando la cabeza al final de cada tanda, y acudiendo con mucha prontitud a los engaños. Se fijaba, e intentaba arremeter contra el cuerpo de Chacón. Tuvo el diestro que tirar de casta para saber manejar y administrar la condición del toro, que repetía al instante, y no dejaba margen. Estocada entera pero algo caída.

Octavio Chacón tanteó la embestida del cuarto con el capote. Metió la cabeza con gran profundidad, cualidad que aprovechó el matador para sacar dos buenas tandas al comienzo de la faena. Respetó los tiempos adecuados para sacar el máximo provecho del astado. Le echó valor al natural aunque no fue el izquierdo el pitón bueno. La gente se fue apagando hasta concluir con un estoconazo que dio muerte instantánea.

Mala pasada le jugó el viento a Daniel Luque ante el segundo. A la verónica lo llevó a los medios. Se estrelló en el peto. En el tendido del 6 comenzó la faena, donde se encontraban los papelillos. Una buena tanda por el derecho consiguió animar al público. Lo tomó en corto y con cuidado para poder ligar los pases. Apreció la gente el valor al torear con el pecho en el primer pase. Por el izquierdo no cuajó. Fue afeándose la embestida hasta que decidió tomar el acero. La estocada la colocó trasera y caída.

El segundo del lote de Luque no salió con mucho ritmo en los primeros compases. Tampoco se mostró fuerte en el caballo, y no propició mucha vistosidad en el tercio de banderillas. Comenzó Luque su faena en el entorno de los medios, pero la aspereza del toro evitó que se produjera una ligazón adecuada. Se limitó a darle pases sueltos en el mismo lugar, sin mucha reunión. El público no conectó y no entendió lo que estaba realizado el diestro, por lo cual se le pitó y no se le dio margen. Prosiguió su actuación con la mano izquierda, pero siguiendo la tónica de toda la faena. Nada destacable hubo, y la estocada final fue media y sin contundencia.

El primero del lote de Emilio de Justo salió retrotado al acudir al capote, y se mostró complicado en los primeros compases. Fue pedida si devolución durante la lidia, pero el presidente lo mantuvo. No se lució mucho durante el caballo y las banderillas, pues no arremetió con ritmo, y siempre mostró algo de genio. Continuó así durante la faena. Perdía las manos en repetidas ocasiones, y no estuvo encelado a la hora de acudir a la muleta del diestro. Muy reservón, no fue apto para desarrollar una lidia cuajada. Pinchó en varias ocasiones, y su actuación quedó en el olvido.

Los pelos de punta se pusieron tras la emoción por la recepción a la verónica de Emilio de Justo al sexto de la tarde. Buena fue la lidia de Ángel Gómez, y los pares de Morenito de Arles y Manuel Pérez Valcarce. Los tres se desmonteraron. La faena la comenzó con una naturalidad implacable en desde el tercio. La gente notó algo diferente con esa humillación del astado, rozando el morir por la arena. La plaza hizo silencio absoluto. Aguanto con torería los parones. La gente en pie. El vuelo de la muleta se desplazó al compás del animal. La estocada fue baja pero entera. La petición de la oreja fue unánime.

En conclusión, una tarde de las que gusta al aficionado. Los cinco primeros no fueron malos pero no terminaron de cuajar. Sin embargo, la esperanza del último calló a Las Ventas. Y cuando Las Ventas calla es por algo. La naturalidad de Justo se impuso ante un astado que rozaba el morro con el albero. Esta es la naturalidad y bravura que necesita la Fiesta. Hoy “He estado en los toros”.

____________________________

Ir a la galería de Muriel Feiner

____________________________

____________________________

@pablobielsa5

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________